Lo que decían y lo que dicen en el PP de Rita Barberá

La muerte de la exalcaldesa divide al partido: unos acusan a la prensa de linchamiento y otros admiten que no se portaron bien con ella

Coronas de flores en el funeral por Rita Barberá
Coronas de flores en el funeral por Rita BarberáNatxo Francés (EFE)

La muerte de Rita Barberá apenas dos meses después de pedirle que se diera de baja en el PP ha provocado un cruce de reproches y acusaciones entre populares que señalan a la prensa —"la habéis condenado a muerte", declaró Celia Villalobos— y otros que admiten que no se portaron "bien" con ella. Este es un repaso a la difícil relación entre el PP y Barberá, en campaña electoral para los comicios vascos y gallegos, durante la negociación para la investidura y ante su repentina muerte el pasado miércoles.  Algunos miembros de su familia han comentado estos días que le había afectado mucho el trato del partido. Tras 40 años de militancia, desde los tiempos de AP, Barberá se había refugiado en el grupo mixto. En sus últimos plenos en el Senado arrimaba su silla a las del PP y solo regresaba a su escaño para votar, eso sí, lo mismo que sus antiguos compañeros.

Rafael Hernando

Más información

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, habló el miércoles de "linchamiento" público. El jueves aseguró que había sido "apartada" del partido para tratar de evitarlo, y que pese a eso, "las hienas", en alusión a los medios de comunicación, "siguieron mordiéndola". "Había quien nos pedía que o esta señora se iba del partido o España se quedaba sin gobierno. Visto lo sucedido, quizá nos equivocamos en aquella reflexión que hicimos con ella, y teníamos quizá que haberla amparado", ha comentado hoy en una entrevista en TVE.  Hace apenas dos meses, Hernando defendía así la salida del PP de la exalcaldesa:  "El 12 de septiembre se produjo la apertura de la causa contra la señora Barberá y el 14 está expulsada”. El portavoz parlamentario ha insinuado este viernes que habría que revisar el acuerdo anticorrupción con Ciudadanos que precedió al pacto de investidura de Mariano Rajoy con la formación de Albert Rivera y que obliga a suspender a los cargos públicos imputados por corrupción. Cuando Barberá fue apartada del PP aún no había sido imputada. 

Íñigo Méndez de Vigo

En una línea parecida se ha manifestado el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, al decir este viernes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que la muerte de Barberá debería servir para hacer una "reflexión" sobre el derecho a la presunción de inocencia. En la misma comparecencia ha asegurado que la exalcaldesa era "queridísima en el partido" y que "ella lo sabía". El día anterior, sin embargo, había manifestado que "algunos", él entre ellos, podían reprocharse no haberla llamado más para que no se sintiera "sola".

María Dolores de Cospedal

Fue, con el vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, la encargada de negociar con Barberá su salida del partido. Pese a ello, ha sido quien más la ha defendido en público, también cuando se aferró al escaño en el Senado, en contra de la opinión de casi todo el PP -Javier Maroto, por ejemplo, calificó esa decisión de la exalcaldesa de "indigna"-. "Creo que ya ha hecho lo que considera que tenía que hacer y que tiene derecho a la presunción de inocencia como todo el mundo", dijo entonces la secretaria general de los populares. El miércoles, al conocer que había fallecido, declaró: "Siempre fue una mujer honrada y honesta".

Mariano Rajoy

El presidente la defendió durante meses, alegando que no había sido imputada. No quiso participar en las negociaciones con Barberá para que se diera de baja en el partido. Cuando ella decidió conservar su escaño en el Senado dentro del grupo mixto, preguntado por si debía haber renunciado también a él, se limitó a decir: "Ha abandonado el PP. Nosotros le pedimos que renunciara a la militancia y ella lo ha hecho. El presidente ya no tiene ninguna autoridad sobre ella". El pasado miércoles, al conocer la noticia, declaró, emocionado, que estaba "enormemente apenado" por su muerte y confesó que había hablado con ella ante su declaración como imputada en el Supremo.En el funeral añadió que había sido "un honor" ser su amigo y la describió como "una persona excelente, generosa y luchadora".

José Manuel García Margallo

Amigo de Barberá, las cámaras de la sexta captaron el pasado jueves, durante la ceremonia de apertura de la legislatura, a la exalcaldesa llamando a José Manuel García Margallo: "¡Marguis! Que no me has saludado!". El exministro ha asegurado estos días que Barberá estaba "muy triste y decepcionada con algunos compañeros del partido". Según declaró, él confiaba en que la causa contra ella se archivase y el PP "pudiera hacer una reparación pública a Rita". Margallo, no obstante, también ha cargado contra la prensa: "Ha habido una auténtica cacería mediática que le ha afectado enormemente”.

Alberto Fabra

El expresidente de la Comunidad Valenciana ha declarado estos días que alguno "puede que no tenga la conciencia tranquila". El pasado febrero, ante los indicios de corrupción en el Ayuntamiento valenciano, Fabra apelaba a la "sensibilidad" de Barberá  para tomar una decisión que evitara que el partido se sintiera "incómodo" y le pedía públicamente "explicaciones convincentes". De lo contrario, dijo en la Cadena SER, a los ciudadanos les resultaría difícil de creer que "no supiera nada de lo que estaba ocurriendo en su entorno más próximo”. 

José María Aznar

El expresidente del Gobierno lanzó un reproche nada velado al PP en su comunicado de pésame por la muerte de la exalcaldesa de Valencia. "Lamento que Rita Barberá haya muerto habiendo sido excluida del partido al que dedicó su vida. Y lamento que haya muerto antes de ver archivada la causa abierta contra ella y con ello, restablecido el buen nombre que para mí siempre tuvo", declaró.

Jesús Posada

El expresidente del Congreso habló el miércoles de "cacería injustificada" contra Barberá. Posteriormente, se desmarcó de las palabras de Aznar, aseguró que el PP había actuado "adecuadamente" al pedirle su baja y admitió que se habían excedido en algunos comentarios tras conocer la noticia de la muerte de la exalcaldesa. "Fue un día en el que salía todo un poco del fondo del corazón y algunas personas dijeron cosas que les salieron porque llevaban mucho tiempo pensándolas".

Rafael Catalá

El ministro de Justicia alabó su decisión de abandonar el partido, el pasado septiembre: “Ha hecho un ejercicio de responsabilidad al pedir su baja en el PP”. El miércoles declaró: "Cada uno tendrá sobre su conciencia las barbaridades que se le han atribuido sin ninguna prueba y justificación".

Xavier García Albiol

El senador catalán criticó hace dos meses la decisión de Barberá de permanecer en el Senado tras darse de baja en el PP: "Se equivoca. Hemos de tener más conciencia de partido y más lealtad”, dijo. El una reciente entrevista en Rac 1 pedía abrir una "reflexión", y aseguraba que la exalcaldesa era "una persona de edad avanzada"  a la que se había "machacado excesivamente". "Hemos de hacer todos juntos una reflexión. El ensañamiento político debe tener determinados límites".

Sobre la firma

Natalia Junquera

Reportera de la sección de España desde 2006. Los jueves publica una columna en Madrid, Kilómetro cero. Durante la semana comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter y realiza entrevistas para la serie Conversaciones a la contra. Especialista en memoria histórica, ha escrito dos libros, Valientes y Vidas Robadas (Aguilar).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción