La compraventa de Ramón Espinar tensa la disputa de Podemos en Madrid

El partido cierra filas con el senador y el sector pablista aprovecha para revolverse contra el sistema

Ramón Espinar, ayer en Madrid.Samuel Sánchez / ATLAS (atlas)

La operación de compraventa de una vivienda protegida en Alcobendas que le valió a Ramón Espinar, portavoz de Podemos en el Senado, una ganancia de 20.000 euros tensó ayer las filas de la formación de Pablo Iglesias. El partido renueva la semana que viene su dirección en la Comunidad de Madrid, y la disputa por el liderazgo enfrenta a un grupo de cargos afines a Íñigo Errejón, encabezados por la portavoz del Ayuntamiento, Rita Maestre, y al propio Espinar, quien aspira a ser secretario general y cuenta con el apoyo de Iglesias.

Más información
Espinar: “Nosotros representamos el Podemos rebelde”
Espinar vendió su vivienda protegida a los pocos meses de comprarla
In English: Podemos closes ranks around senator who sold subsidized home

Todos en la cúpula de la organización salieron en defensa del senador y diputado autonómico. No obstante, se escucharon también suspicacias relacionadas con esta información y su procedencia, y en las redes sociales se leyeron críticas a los miembros de la candidatura de Maestre, llamada Adelante Podemos con la gente, supuestamente por no apoyar con suficiente ahínco a Espinar. En cualquier caso, los principales dirigentes del partido no solo restaron importancia a la compraventa del piso sino que recurrieron a un amplio abanico de descalificaciones -una técnica empleada por todas las fuerzas políticas, del PP al PSOE, pasando por la antigua Convergència-, para contener el alcance de la noticia.

Hablaron de “injerencia” en las primarias autonómicas y, especialmente el entorno de Iglesias, de “ataque” a ese sector de Podemos que Espinar definió como “rebelde” en contraposición con el que en su opinión representa el sector errejonista. Pero mientras lanzaban esas acusaciones algunos las aprovecharon para la campaña, en clave interna, y para fortalecer ese perfil de formación antisistema frente a otro que los cargos próximos a Iglesias llaman “moderado”.

Calificaron de “máquina del fango” la información, adelantada por la Cadena SER. Esta emisora intentó sin éxito durante semanas recabar la versión de Espinar, quien compareció finalmente ayer. Los dirigentes de Podemos tomaron prestada esa expresión, popularizada por el escritor y semiólogo Umberto Eco, para revolverse contra la fiscalización de los medios. “Repugnante la máquina del fango para influir en las primarias. No nos domesticarán”, escribió en Twitter el líder de la formación.

Iglesias acusó al presidente del grupo PRISA (editora de EL PAÍS), Juan Luis Cebrián, de pretender influir en la votación interna. “Aparatos de Cebrián a saco en nuestras primarias, como en el PSOE. Aquí votamos en libertad”, escribió en otro tuit. “Dando la cara, también en esto somos distintos. Que nadie enfangue un proceso ejemplar. Nos tendrán en común”, sostuvo su número dos, Íñigo Errejón. La rival de Espinar en las primarias, Maestre, dijo “creer” en sus palabras. El exlíder de IU Cayo Lara señaló, por contra: “Especular es especular. Y hacerlo con una vivienda protegida es especular, lo diga Agamenón o su porquero”. También Gaspar Llamazares fue crítico: “Ni los argumentos de Espinar son convincentes ni yo dejaré Unidos Podemos, entre otras cosas, porque no pertenezco al grupo parlamentario”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS