Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASO AUSBANC

Manos Limpias se declara en concurso de acreedores

Bernad ordena desde prisión la suspensión de pagos del sindicato, que adeuda más de 80.000 euros

El líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, en la Ciudad de la Justicia de Barcelona, en agosto de 2014, tras presentar una querella contra la familia Pujol. Ampliar foto
El líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, en la Ciudad de la Justicia de Barcelona, en agosto de 2014, tras presentar una querella contra la familia Pujol.

El secretario general del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernad, ha pedido a su abogado que tramite la declaración de concurso de acreedores de la organización. La decisión se ha adoptado en la cárcel madrileña de Navalcarnero, donde el líder de esta entidad se halla interno desde el pasado abril por su supuesta implicación en la red de extorsión de empresas y bancos que dirigía el presidente de la asociación de consumidores Ausbanc, Luis Pineda.

Manos Limpias pretende con esta medida (que en la práctica significa alcanzar acuerdos con los acreedores bajo supervisión judicial) solventar la delicada situación financiera del sindicato, según han confirmado a EL PAÍS fuentes próximas del entorno de Bernad, cuya central ha intervenido como acción popular en el juicio contra la infanta Cristina en el caso Nóos.

El sindicato adeuda en la actualidad 80.000 euros al ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo. La justicia condenó a Manos Limpias a desembolsar 33.000 euros al dirigente gibraltareño después de que la organización le vinculara en una de sus denuncias en 2013 con contrabando, narcotráfico y blanqueo de capitales. Con el paso del tiempo, la sentencia de Gibraltar se ha transformado, con los intereses de las costas, en una pelota financiera de 80.000 euros. Y la deuda total del sindicato es aún más elevada puesto que pesan sobre él otras sentencias que también comportan el pago de costas.

La contabilidad de la organización es "muy delicada", según el entorno de su secretario general 

El juzgado de Instrucción número 47 de Madrid embargó una parte de la pensión del secretario general de Manos Limpias, de 74 años, para hacer frente a la deuda con Picardo. El bloqueo –1.500 euros de una pensión de 2.000- se produjo por mandato del Tribunal Supremo de Gibraltar, según El Mundo.

Desmantelación 'de facto'

Tras su ingreso en prisión, que Manos Limpias atribuye a una confabulación de poderes fácticos derivados de la acusación contra la hija y el yerno del rey emérito, Bernad decidió desmantelar de facto del sindicato. El líder de Manos Limpias ha ordenado retirar las denuncias que tenía presentadas o en trámite en varios juzgados de España. También ha dado instrucciones para no recurrir el futuro fallo del caso Nóos, el asunto más mediático de la extensa nómina de causas de manos Limpias y que llevó al banquillo de la Audiencia de Palma a la infanta Cristina y a su marido, Iñaki Urdangarin. Bernad también ha decidido apartar a la abogada Virginia López Negrete del caso que afecta a la infanta.

Más información