_
_
_
_

El PSC se prepara para un choque abierto con el PSOE por la abstención

Los catalanes defenderán el "no" de cara a la investidura de Rajoy y no acatarán la decisión del comité federal si decide la abstención

Varios centenares de personas se concentraron ayer frente a la sede del PSOE en Ferraz. En el vídeo, el líder del PSC, Miquel Iceta, a su llegada este domingo al Comité Federal.Foto: reuters_live | Vídeo: ULY MARTÍN / EL PAÍS-QUALITY
Anabel Díez

El PSC ha cerrado las vías que pudieran evitar el choque con el PSOE: defenderá este domingo en el comité federal el no a la investidura la próxima semana de Mariano Rajoy y no acatará la decisión de este órgano si decide la abstención. La defensa de algunos dirigentes de los socialistas catalanes, en una reunión celebrada el pasado viernes, de no votar en este comité federal para quedar menos comprometidos fue rechazada por la inmensa mayoría. Ni el PSOE ni el PSC han encontrado fórmulas que impidan la crisis entre ambas formaciones, pese a los intentos de intermediación.

Los 19 miembros del PSC que pertenecen al comité federal mantuvieron en la tarde del viernes una reunión en Barcelona, sin publicidad, para debatir sobre la posición de los socialistas catalanes en la cita de este domingo. El encuentro, encabezado por el primer secretario del partido, Miquel Iceta, no planteó variaciones sobre la cuestión de fondo, que es que el PSC no puede propiciar la investidura del candidato del PP, Mariano Rajoy. Sí se observó, sin embargo, una gran preocupación por el conflicto que se les abre con el PSOE si, como se da por seguro, este comité federal acuerda que los 84 diputados socialistas se abstengan en la segunda votación de investidura de Rajoy para evitar nuevas elecciones.

Más información
Militantes del PSOE se manifiestan contra el viraje del no a la abstención al PP
El PSC reitera el “no a Rajoy” a pocas horas de elegir a su secretario
De sobrecargo a comandante

Esa preocupación se manifestó en la reunión cuando se formularon algunas propuestas para que el voto negativo de los siete diputados del PSC en el Congreso a esa investidura no resulte tan gravoso para el PSOE.

La posibilidad de que los 19 miembros del PSC hicieran uso de la voz pero no del voto en el comité federal de partido fue invocado por una minoría de intervinientes. Así se defendería el no a la investidura, pero al no participar en la votación quedaría algo más mitigado el profundo reproche que ya de antemano les formulan desde el PSOE: el PSC interviene en el debate interno del PSOE, expresa su opinión, vota, pero si no sale lo que le gusta se niega a acatar la decisión de la mayoría.

Votar para no acatar el resultado de la votación

Pues así será porque la mayoría de los que intervinieron en esa reunión expresaron su disconformidad con la propuesta, especialmente defendida por Antonio Balmon, alcalde de Cornellá de Llobregat, y José Zaragoza, exsecretario de Organización del PSC. “Si no votamos, no desafiamos ni echamos ningún órdago”, señalaron fuentes del PSC. No obstante, José Zaragoza señaló a EL PAÍS que “el PSC tiene una posición común que fue la expresada por el primer secretario, Miquel Iceta”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Esa posición común es votar que no y reunir el próximo martes a su consell nacional —un órgano similar al comité federal del PSOE— para evaluar la nueva posición del PSOE al sustituir el no a Rajoy de la declaración de diciembre de 2015 por la abstención, como ocurrirá este domingo. “No solo yo sino muchos en el PSC hemos querido siempre buscar los puntos en común”, señala Zaragoza, que se afilió al PSC hace más de 30 años, después de la unificación de los socialistas catalanes, en 1978.

De ese lado y también del PSOE ha habido intentos de atajar la crisis, pero no han dado resultado. El PSC fue el primer abanderado en defender la abstención de 11 socialistas, los necesarios para que salga Rajoy, y que el resto vote no; entre los del no, según esta propuesta, estarían los diputados catalanes. No les parecía mal a algunos dirigentes territoriales, pero sí a la mayoría, que se pregunta por qué sobre los hombros del PSC no iba a recaer ninguna parte de la carga. “No es lo mismo defender posiciones políticas en algunas partes de España que en Cataluña”, responden en el partido de Iceta.

Explicación del voto

“Si nuestros compañeros no quieren entender que un 48% de catalanes quiere irse de España y que centran las razones fundamentalmente en la política del PP y de Rajoy es que no hay nada que hacer”, señala con pesar un dirigente catalán. Explicar el porqué del no es lo que hará este domingo Miquel Iceta en el comité federal y por eso ha desechado que el PSC se inhiba en la votación. También este domingo será el día en el que por primera vez muchos dirigentes socialistas expliquen las razones que justifiquen pedir al comité federal la abstención ante Rajoy.

Tanto el presidente de la gestora, Javier Fernández, como la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, defienden que el PSOE tiene que asumir en bloque la decisión de la abstención y defender sin complejos que se trata de evitar terceras elecciones y obligar al Gobierno del PP a emprender una agenda reformista.

Si la indisciplina del PSC se saldara solo con la máxima sanción económica, que es de 600 euros por votar contra el criterio del grupo, ni se hablaría del asunto. Pero para muchos dirigentes del PSOE, si se consuma el acto de indisciplina, el protocolo que regula la relación entre los dos partidos tiene que ser revisado.

En el PSC lo saben pero añaden que una gestora no tiene esa competencia porque el protocolo es materia de un congreso y este no tiene fecha. Y añaden que los problemas que puede tener el PSOE por abstenerse ante Rajoy no pueden achacarse al PSC. Así lo reconocen en el PSOE, pero la posición del PSC no ayuda, añaden fuentes del partido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Anabel Díez
Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_