_
_
_
_

Correa: “Entraba en Génova con la misma tarjeta que los miembros de la Ejecutiva”

El cerebro del 'caso Gürtel' convierte su última jornada de interrogatorio en un ataque a Luis Bárcenas

Francisco Correa, en la Audiencia Nacional.Foto: reuters_live | Vídeo: CLAUDIO ÁLVAREZ / QUALITY
Fernando J. Pérez

Francisco Correa convirtió este lunes su última jornada de declaración en el juicio del caso Gürtel en un ataque sin concesiones al extesorero del PP Luis Bárcenas. El cerebro confeso de la trama reiteró que se repartió con él mordidas por mediar en contratos del Gobierno de José María Aznar. "Le llevaba el dinero no solo a Génova [sede nacional del PP] sino también a su casa en Príncipe de Vergara", aseguró.

Más información
Correa dinamita las ruinas de su imperio
El Congreso acelera la comisión sobre la corrupción

A preguntas de su abogado, Correa ofreció nuevos detalles de su relación con la formación conservadora, que en jornadas anteriores describió como su "casa": "En el PP yo no pasaba por el escáner, tenía una tarjeta especial y pasaba directamente al parking. Tenía una tarjeta como los miembros de la ejecutiva del partido y no pasaba por ningún escáner, y se puede comprobar con los archivos de Génova".

La jornada de este lunes, la tercera dedicada a la declaración de Correa, comenzó con una sorpresa. Virgilio Latorre, abogado del Partido Socialista del País Valenciano, acusación popular en la causa, se disponía a plantear su batería de preguntas a Correa, que hasta cuatro veces en las jornadas anteriores se había mostrado dispuesto a contestarlas, cuando el líder de la trama se echó atrás. "Por consejo de mi abogado no voy a contestar a las acusaciones ni al resto de defensas, aunque me gustaría hacerlo". Fuentes del PSPV aseguraron que fueron los primeros sorprendidos con la espantada de Correa, y negaron que existiera ningún tipo de pacto o acuerdo con él para que, como vulgarmente se dice, tirara de la manta.

Pese a todo, las defensas lanzaron al aire las preguntas que tenían previstas para Correa. Las más hirientes para él las planteó Francisco Maroto, abogado de Luis Bárcenas. Este directamente acusó a Correa de haberse "inventado todo" en las jornadas anteriores, cuando dijo que se repartió con el extesorero popular mordidas del 3% de los contratos públicos en los que mediaba. El cerebro de la trama se agarraba a los extremos de la mesa para calmar los nervios mientras pedía con la mirada a su letrado que interviniera ante el ataque de Bárcenas.

Maroto pidió que declaren como testigos los exministros de Medio Ambiente y Fomento con Aznar Jaume Matas, Elvira Rodríguez y Rafael Arias-Salgado, así como los constructores Florentino Pérez, de ACS, y Juan Miguel Villar Mir, de OHL. Todas esas entidades fueron citadas por Correa en su declaración del viernes como las que participaron en su reparto de maletines. El tribunal rechazó la testifical de los empresarios —"no pintan nada aquí", dijo el presidente de la sala, Ángel Hurtado— y de los políticos: "No sabemos qué concretas obras han tenido que ver con ellos ni qué posición tenían".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras un receso de 15 minutos, en los que Correa recorrió el vestíbulo de la Audiencia Nacional de corrillo en corrillo visiblemente enfadado, le llegó el turno de responder. Cortando a su propio letrado, también muy molesto con él, Correa lanzó: "Constructora Hispánica recibió obra gestionada por mí, y Teconsa recibió obra gestionada por mí y por Jesús Merino (…) En algunas de ellas, el señor Bárcenas decidía compartir con esos señores que están con las siglas —yo no decidía, no pertenecia al PP—, y en otras muchas Bárcenas no compartía, se las quedaba Bárcenas y no sé si para él o se las daba a Álvaro Lapuerta", tesorero del PP, al que se le ha archivado la acusación por demencia sobrevenida. En ningún caso, y pese a hacer alarde de retentiva —"tengo una memoria privilegiada y todo lo tengo en la cabeza"—, Correa detalló en qué obras medió su grupo de empresas.

Correa también insistió en que pagó la campaña electoral del exalcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid) Jesús Sepúlveda, exmarido de la antigua ministra de Sanidad Ana Mato: "Le entregué un dinero para la campaña, 120.000 o 150.000 euros, y la campaña la hizo otra empresa y me enfadé con él. No se reflejó en ningún documento porque saldría de mi caja b personal, no todos los datos están reflejados".

En las respuestas a su abogado, Correa negó tener relación de amistad ni con el expresidente del Gobierno y del PP, José María Aznar —"he trabajado para él muchos años: me miraba, me sonreía y punto"— y con el ex secretario general del partido Francisco Álvarez-Cascos: "Yo no he sido íntimo amigo de Paco Cascos, le he visto un par de veces, y no he repartido absolutamente nada con él".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Fernando J. Pérez
Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_