Errejón defiende, en contra de Iglesias, que “no hay contradicción” entre las instituciones y la calle

"Podemos aspira a reconstruir el pueblo para ejercer la soberanía", afirma el 'número dos' del partido

Iñigo Errejon durante su apoyo a los trabajadores de telemarketing, hoy en Madrid.
Iñigo Errejon durante su apoyo a los trabajadores de telemarketing, hoy en Madrid.Kike Para

El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, ha defendido este jueves que el trabajo de su partido en las instituciones y la presencia en la calle son compatibles y que no existe, por tanto, la contradicción que el miércoles señaló Pablo Iglesias para situar los términos del debate interno. “Creo que Podemos es una formación política que aspira a reconstruir el pueblo español para ejercer la soberanía. Y eso se hace tanto desde las instituciones demostrando que somos útiles, nuestro mejor ejemplo son los Ayuntamientos del cambio, como hoy aquí mismo desde la calle, defendiendo a la gente que protege los derechos del conjunto de la ciudadanía”, ha señalado tras asistir a una manifestación de trabajadores de telemarketing en huelga. “Creo que no hay contradicción, creo que tenemos que caminar con un pie en cada uno de los dos lados”.

Más información
Podemos se arroga el liderazgo de la oposición a los populares
Garzón: “Pedro Sánchez no es el mártir revolucionario de izquierdas”

Errejón ha recalcado, además, frente a lo que dijo Iglesias, que “sigue habiendo una diferencia fundamental entre los partidos tradicionales que defienden a los de arriba y las formaciones políticas que aspiramos a equilibrar la balanza ya a recuperar buena parte de los derechos que la ciudadanía española ha perdido”. El dirigente ha insistido en que “las dos cosas no son contradictorias”. “Creo que no hay menor contradicción entre la transversalidad y la radicalidad, sino que solo pueden ir de la mano”, ha agregado antes de defender el tipo de discusión que se da en el seno del partido. “Discutimos en abierto, más si es en formato seminarios como lo que hemos tenido en los últimos días. Contrastamos nuestras ideas en abierto, por eso somos más fuertes”, ha dicho.

Estas declaraciones llegan después de que Pablo Iglesias definiera ayer lo que, en su opinión, es el eje central de la discusión que debe afrontar Podemos. “El gran debate, lo que tenemos que discutir en estos meses es si Podemos tiene que seguir siendo populista o no”, afirmó el secretario general de la formación. Iglesias se refirió al populismo desde un punto de vista académico, partiendo del análisis del filósofo argentino Ernesto Laclau, uno de los referentes de Íñigo Errejón y base teórica del partido desde su nacimiento. Casi tres años después de que esa hipótesis populista echara a andar en las elecciones europeas de 2014, Iglesias ha intentado impugnarla de forma abierta y con alguna provocación al sector representado por su número dos. Aun así, salvó lo que ha calificado de "populismo de izquierdas", contrapuesto a "un Podemos que busque compromisos y respetabilidad en las instituciones".

Iglesias, que busca blindarse ante los críticos con vistas al consejo ciudadano, máximo órgano de dirección de Podemos, que se celebra este sábado. Quiere reafirmar sus tesis, y para ello refuta las de Errejón. "Me encantaría que por esa puerta entrara Ernesto Laclau y dijera no tenéis ni puta idea de lo que estáis diciendo de mí”, afirmó. También deslizó una crítica a la normalización de sus cargos públicos en las instituciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS