Las opciones para desbloquear el gobierno tras la dimisión de Sánchez

La salida del líder del PSOE, que apostaba por el no, abre la puerta a una abstención colectiva

Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.
Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. Jaime Villanueva

La dimisión de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE reabre las opciones de que el PP logre formar un gobierno en minoría presidido por Mariano Rajoy. El exlíder de los socialistas defendió siempre con rotundidad su negativa a favorecer la continuidad en La Moncloa del actual presidente en funciones y llegó a explorar un proyecto alternativo con Podemos y Ciudadanos. Su renuncia deja entre interrogantes la decisión que tomará el PSOE y si será posible evitar la convocatoria de las terceras elecciones generales en menos de un año. A menos de un mes de que se cumpla el plazo que haga obligatorio celebrar nuevos comicios (el 31 de octubre cumple el plazo), estas son las opciones aritméticas.

Primera votación de investidura (hay que sumar 176 apoyos).

Más información
Pedro Sánchez dimite como secretario general del PSOE
Las 12 horas que decidieron la caída de Pedro Sánchez
  • El PP, Ciudadanos, el PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias votan a favor (176 síes). Sería la opción menos costosa para el PSOE, porque no tendría que intervenir directamente para permitir la investidura de Rajoy: valdría con que convenciera para votar a favor a Nueva Canarias, su aliado electoral. Sin embargo, Pedro Quevedo, único diputado de este partido, ya se ha mostrado contrario a esta opción. También lo ha hecho el PNV, que tiene cinco diputados y es en principio incompatible con Ciudadanos, que excluye de sus pactos a partidos nacionalistas e independentistas.
  • El PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, el PNV y CDC votan a favor (183 síes) Esta fórmula superaría los 176 escaños que marca la mayoría absoluta. Sin embargo, las relaciones entre el PP y la antigua Convergència están tan rotas como entre este partido catalán y Ciudadanos y entre estos y PNV. Según todos los implicados, es una combinación imposible.
  • El PP, el PSOE, Ciudadanos y Coalición Canaria votan a favor (255 síes, mayoría absoluta en la primera votación). Es la opción favorita de Rajoy, que gozaría del respaldo de 255 diputados. Los socialistas ni siquiera la barajan: solo se debaten entre el no, que podría suponer una nueva convocatoria electoral, y la abstención.

Segunda votación (es suficiente con sumar más síes que noes)

  • El PP, Ciudadanos y Coalición Canaria votan a favor y el PSOE se abstiene. (170 síes, 85 abstenciones y 95 noes). Es el proyecto que patrocina Albert Rivera, que así lograría el doble objetivo de poner en marcha las 150 reformas que ha pactado con Rajoy y de además compartir con los socialistas parte del desgaste de que el PP continúe en el gobierno. Para que esto ocurra, el PSOE tiene que garantizar, como mínimo, la abstención de 11 de sus 85 diputados. "Abstenerse y apoyar no son la misma cosa", ha argumentado este lunes Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE.
  • El PP y Coalición Canaria votan a favor y abstención de varios partidos que incluya al PSOE y Ciudadanos. (138 síes, 117 abstenciones y 95 noes) ¿Y si los socialistas plantean a otros partidos una abstención compartida que permita repartir entre varias formaciones el desgaste de que gobierne Rajoy? "No nos lo hemos planteado", contesta José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos, que debería renunciar a que se pongan en marcha las 150 medidas que pactó en agosto con el PP a cambio de su voto afirmativo a la investidura de Rajoy. Tanto esta opción como la anterior permitiría al PSOE y a Ciudadanos imponer su agenda a un Ejecutivo en minoría, según Rivera.

Las otras sumas

Pedro Sánchez valoró la opción de gobernar con sus 85 diputados, para lo que habría necesitado pactar la investidura con los de Podemos (71) y Ciudadanos (32).

Como estos dos partidos se han declarado mutuamente excluyentes, Pablo Iglesias propuso que los 156 votos afirmativos que habría sumado con Sánchez buscaran la complicidad de los partidos nacionalistas para llegar la mayoría absoluta (176). Su propuesta era explorar si los 181 votos en contra que había registrado Mariano Rajoy podían coincidir en apoyar a otro candidato.

Albert Rivera cerró toda posibilidad de participar en este proyecto, aunque fuera solo a través de una abstención, con lo que Sánchez tenía asegurado un mínimo de 169 votos en contra.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS