Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villares: “Feijóo se creó la imagen ficticia de buen gestor a base de propaganda”

Este exjuez neófito en política promete formar "un gobierno cohesionado" con el PSOE y "levantar las alfombras" en la Xunta

El candidato de En Marea, en un momento de la entrevista. Ampliar foto
El candidato de En Marea, en un momento de la entrevista.

Galicia, el territorio que se ha convertido en la probeta de la nueva izquierda, pondrá a prueba el 25-S el tirón electoral y la consistencia de una de las más amplias confluencias nacidas en España. En Marea, una suma de militantes de Podemos, Anova y Esquerda Unida (EU) y activistas de las mareas municipales, ha confiado el reto de llegar a la Xunta a un neófito en política, el exmagistrado Luís Villares (Lugo, 1978).

Pregunta. Después de siete años de crisis, recortes y escándalos de corrupción Feijóo llega a las elecciones con pronósticos de mayoría absoluta. ¿Ha recobrado el PP la resistencia de los tiempos de Manuel Fraga?

Respuesta. Lo único que tiene a favor son las encuestas, no tiene a la gente. Hay una mayoría social que está por el cambio y lo vamos a ver el día 25.

P. El bipartito dejó un halo de decepción en parte de la izquierda. ¿Qué prometen cambiar de esa experiencia si llegan a la Xunta?

R. En Marea no participó del bipartito y no tenemos que responder de los errores de otros. Pero como aprendizaje, prometemos crear un gobierno cohesionado, único, basado en pactos programáticos claros, con unidad de acción.

P. El candidato del PSdeG-PSOE ha asegurado que les tenderá la mano para formar un gobierno alternativo al PP si el partido socialista queda de segundo, pero no ha dejado claro que vaya a hacer lo mismo si ese puesto es para En Marea. ¿Tiene usted claro que sí lo hará?

R. La postura de En Marea sí es clara: si no somos la fuerza más votada, sea cual sea el resultado, garantizamos que aquí no habrá PP después del 25-S. Las municipales y las generales ya han demostrado que a Galicia también ha llegado el fin de las mayorías absolutas.

P. ¿Pero cree que el PSdeG hará lo mismo?

R. Sí, por responsabilidad y por necesidad. Si todos tenemos claro que existe una mayoría social que pide un cambio, que no quiere más políticas de recorte ni más sufrimiento ciudadano, la única opción es esta.

P. Las mareas municipales se quejan de que en las ciudades donde gobiernan en minoría el PSOE no les apoya y les pone zancadillas. Con ese precedente, ¿cómo piensa limar asperezas con los socialistas para un gobierno de coalición?

R. Tenemos que cohesionar un gobierno porque muchas políticas son transversales. Es necesario establecer desde el principio una unidad transversal porque hoy en día no se concibe la política en departamentos estancos. El Parlamento y el Gobierno gallego no son como un municipio y los principios de relación y de trabajo tendrán que ser diferentes

P. ¿Puede provocarle un conflicto interno al PSdeG un acuerdo de coalición con En Marea?

R. Eso tendrá que resolverlo internamente el PSdeG y yo no me voy a meter. Pero también es comprensible que haya una política del partido socialista con respecto a los Ayuntamientos que haya estado supeditada durante estos meses a los resultados de las elecciones autonómicas. A partir del día 25 llegará un nuevo momento y unas nuevas relaciones entre las mareas y el PSOE.

P. ¿Por qué debe creer el electorado que el ruido interno que trascendió al nacer En Marea se apagará si llegan a la Xunta?

R. Porque somos un partido cohesionado y unido. El proceso de unidad popular tiene un momento constituyente. Nuestra potencia política trasciende a cualquier dificultad previa. Agrupamos a militantes procedentes de tres partidos políticos y hemos puesto de acuerdo a más de cien mareas municipales. La capacidad de coordinación, de establecer principios políticos claros y de crear un instrumento eficaz para hacer política que tiene En Marea es tan grande que cualquier ruido interno, normal cuando se produce un movimiento fundacional, queda solapado. La ciudadanía de Galicia puede tener la tranquilidad de que toda la unidad que hemos puesto en la fundación, en las primarias, en el programa y en las candidaturas va a ser la tónica que siga después de las elecciones.

P. En su partido conviven militantes nacionalistas y no nacionalistas. ¿Qué posiciones prevalecerán cuando surja un conflicto entre los intereses de Galicia y los del resto de España?

R. No habrá ningún conflicto de intereses porque tenemos un proyecto de síntesis entre todas las sensibilidades, un proyecto nacional para Galicia. Partimos del reconocimiento de Galicia como nación pero a partir de ahí entendemos que la prioridad es articularnos como país. No hay contradicciones internas ni las habrá externas. Tenemos claro que hay que reforzar el autogobierno con el desarrollo completo del Estatuto de Autonomía, que aún no se ha hecho, y completar el régimen de transferencias del artículo 150 de la Constitución.

P. ¿Tampoco dará problemas la doble militancia de algunos de sus inscritos?

R. En absoluto. El único centro de decisión del partido está en el propio partido. Tenemos una asamblea y una dirección soberanas.

P. ¿Tiene Galicia un problema de encaje en España?

R. No lo creo. No existe en la ciudadanía gallega una demanda de superación del marco jurídico-político. El marco de autogobierno que ya tenemos no ha sido explorado. Corresponde ahora ejercitarlo y ejercitarlo bien, en clave de defensa de los intereses de Galicia. Esa es la prioridad de En Marea.

P. ¿Qué es lo peor que ha hecho Feijóo en sus mandatos?

R. Causar sufrimiento a su población. A gente dependiente se le han negado prestaciones a las que tenían derecho simplemente para cuadrar el déficit. Hubo enfermos de hepatitis C a los que se negó medicamentos con menoscabo de su salud, algunos de ellos con resultado de muerte. Eso no puede volver a pasar.

P. ¿Por qué entonces en las encuestas sale tan bien parada la imagen de Feijóo?

R. Se ha construido una imagen desvinculada de la del PP, se ha establecido un cordón sanitario alrededor de su persona. Es una imagen ficticia, de buen gestor, que no se corresponde con la realidad y ahí están los datos para demostrarlo. Tanto los datos de población como los económicos han sido indicadores completamente negativos. Creemos que las encuestas no son un reflejo de lo que va ser el día 25 porque no hay forma todavía de medir el proyecto de En Marea. No somos ni la coalición que se presentó a las generales ni las mareas municipales, somos más que la suma de uno y de otro. La capacidad de acumular ha sido tan grande que no hay encuesta que mida eso.

P. ¿Qué herramientas tiene Feijóo que no tenga Rajoy para construirse esa buena imagen que dice que es ficticia?

R. Un formidable aparato de propaganda institucional, para empezar secuestrando a los medios de comunicación públicos, algo que no es nuevo en el PP. Lo han hecho en Telemadrid, en el canal valenciano con Camps y Barberá… El hecho de que se tarde en desmontar ese entramado no significa que no llegue. Llegó en Valencia, en menor medida en la Comunidad de Madrid y está llegando aquí. Conocemos sucesivas imputaciones y condenas por corrupción en Galicia. En Santiago el PP tuvo a toda la corporación imputada y tres alcaldes en cuatro años por escándalos de corrupción. La semana pasada se conoció otra condena más a un exconcejal de ese gobierno. Baltar, acusado de acoso sexual y prevaricación por demandar favores sexual a cambio de un enchufe a una mujer en situación de necesidad, forma parte del PP y de esa única coalición que puede establecer Feijóo en Galicia, que es con sus baronías. Y en Lugo tenemos en el banquillo a un alto cargo [del PP] acusado de llevar a votar a mayores con Alzheimer.

P. ¿Temen encontrarse polvo bajo las alfombras si llegan a la Xunta?

R. Estamos seguros de que será así.

P. ¿Y las levantarán?

R. Evidentemente, porque la gente tiene derecho a saber qué se hizo con su dinero durante todos estos años. En sanidad haremos una auditoría completa de los procesos de privatización y lo que haya que llevar a la fiscalía lo llevaremos.

P. ¿Y qué es lo mejor que hizo Feijóo?

R. Decir que se iba para Madrid. Cuando allí dijeron que no lo querían nos llevamos una decepción. Pero el día 25 cumpliremos sus deseos.

P. ¿Puede ser el hartazgo electoral su peor enemigo el 25-S?

R. La sociedad gallega está más harta de la corrupción y los recortes que de votar. Feijóo forma parte de la dirección nacional del PP y no es ajeno a los escándalos de indignidad política que seguimos conociendo en campaña.

Más información