IU pide cárcel para la tesorera del PP por destruir el ordenador de Bárcenas

La coalición de izquierdas reclama una multa de 10,8 millones de euros para el partido conservador

Izquierda Unida, partido que lidera una de las acusaciones en el caso de la destrucción de los discos duros de los ordenadores del extesorero del PP Luis Bárcenas, ha reclamado este jueves cinco años de prisión para la actual tesorera, Carmen Navarro, por daños informáticos y encubrimiento. La coalición liderada por Alberto Garzón reclama la misma pena de cárcel para el abogado del partido Alberto Durán y para el informático que formateó los dispositivos hasta 35 veces antes de destrozarlos físicamente. Asimismo, IU pide una multa de 10,8 millones de euros para el PP, que está procesado en la causa como persona jurídica.

Bárcenas en los juzgados de Madrid el pasado mayo.
Bárcenas en los juzgados de Madrid el pasado mayo.Kike Para

En su escrito de conclusiones provisionales, Izquierda Unida recuerda que el 3 de julio de 2013, seis días después de que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, instructor del caso Gürtel de corrupción, enviara a prisión a Bárcenas, el informático José Manuel Moreno formateó los discos duros de los ordenadores Apple y Toshiba del extesorero popular. Las computadoras habían permanecido guardadas en la sala Andalucía de la sede nacional del PP, en la calle Génova 13 desde abril de 2010, cuando Bárcenas dimitió como senador por su imputación en Gürtel, hasta enero de 2013, cuando el PP rompió definitivamente con él después de que EL PAÍS publicara los papeles de su contabilidad secreta.

Más información
El PP recusa a la juez del caso de los discos duros de Bárcenas
La juez procesa al PP y a su tesorera por destruir los ordenadores de Bárcenas
Bárcenas se retira de la acusación de la destrucción de sus ordenadores

Tras la ruptura, Bárcenas reclamó al partido que le devolviera todos los documentos que conservaba en la sala Andalucía y los ordenadores. Los papeles volvieron al extesorero, pero las computadoras no le fueron devueltas. En los dispositivos informáticos, según relató Bárcenas al juez, había pruebas de supuestos pagos de empresarios para la caja b del partido.

El juez Ruz reclamó al PP que le entregara los dos ordenadores el 16 de agosto de 2013, pero para entonces su contenido ya había sido borrado o destruido. Tras comprobar los posibles daños para la investigación, el magistrado envió la causa a los juzgados ordinarios ante un posible delito de encubrimiento por destrucción de pruebas. La causa, que permaneció perdida durante un año en los juzgados de la Plaza de Castilla, recayó finalmente en la juez Rosa Freire, que el pasado julio cerró la investigación y procesó a Carmen Navarro, Alberto Durán y al informático José Manuel Moreno, así como al PP como persona jurídica.

El pasado martes, Luis Bárcenas, que ejercía la acusación particular en esta causa, decidió desistir de la acción penal antes de presentar su propio escrito de acusación. Fuentes cercanas al extesorero han alegado estrecheces económicas para mantener los servicios jurídicos de su abogado y el deseo de no suponer un obstáculo para el PP ante la investidura de Mariano Rajoy.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS