Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soria comunicó a Rajoy que quería ir al Banco Mundial dos meses después de dimitir

Guindos y Rajoy defienden el cargo dado a Soria: “Sería ilegal negárselo”

“El planteamiento es claro: no es un nombramiento político, sino de naturaleza administrativa. No lo decide el Consejo de Ministros ni yo”. El ministro Luis de Guindos justificó ayer desde China que una comisión ministerial nombrada por él designara a su amigo y exministro José Manuel Soria como nuevo director ejecutivo del Banco Mundial en representación de España. Soria, que dimitió en abril tras el escándalo de los papeles de Panamá, comunicó a Mariano Rajoy que aspiraba a ese cargo antes del verano.

Polémica con José Manuel Soria.  Luis de Guindos, en Hangzhou (China).

Rajoy y Guindos defienden la legalidad administrativa del nombramiento de Soria. Conceden que se ha desatado un escándalo político, pero aparentan no darle demasiada importancia. El actual ministro de Economía, departamento del que depende la comisión de altos cargos que nominó a Soria, argumentó así las razones por las que manifestó sentirse tranquilo y ajeno a esa decisión: “El puesto no es político, es estrictamente administrativo. Soria ya dimitió de todos sus cargos políticos y reingresó en el cuerpo de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado, pidió ese destino y sería ilegal habérselo negado, porque no está ni imputado ni inhabilitado”.

El presidente del Gobierno, que también es amigo de Soria, repitió este domingo ese argumento, obvió las críticas que ha desatado esta decisión incluso en el PP y añadió: “Si un funcionario no puede ser funcionario, ¿entonces esto qué es?”. Rajoy admitió que Soria le había comentado antes del verano, aproximadamente dos meses después de dimitir, que tenía intención de pedir ese destino, reservado para el cuerpo de técnicos comerciales y economistas del Estado. Y Guindos también confesó que había hablado con Soria de esa opción profesional. Guindos desmintió esa noticia cuando La Sexta la emitió en junio y aseguró que Soria se iba a EE UU a una universidad.

El ministro justificó este domingo que Soria tenía todo el derecho a esa posición porque solo había dimitido en abril de todos sus cargos políticos pero no había renunciado a ser funcionario de un cuerpo de élite del Estado.

Guindos explicará el caso en las Cortes

El ministro de Economía, Luis de Guindos, avanzó ayer desde China que pedirá comparecer en la Comisión de Economía del Congreso, entre la cumbre del Eurogrupo de Bratislava que termina el 16 de septiembre y el 15 de octubre, cuando hay que entregar la prórroga presupuestaria en Bruselas; y que en esa comparecencia explicará los detalles de la nominación de José Manuel Soria para el Banco Mundial.

Varios grupos de la oposición habían reclamado la presencia urgente del ministro, pero Guindos pretende implicar primero a los demás partidos en la aprobación de un decreto ley para reducir el impuesto de sociedades y cumplir con la UE. En ese contexto, apuntó, estará dispuesto a responder a todas las preguntas sobre Soria que le formulen.

Soria dimitió de ministro de Industria, diputado en el Congreso y presidente del PP de Canarias tras aparecer su nombre en una empresa familiar radicada en el paraíso fiscal de Jersey durante el escándalo de los papeles de Panamá. Soria mintió sobre su implicación en esa compañía. Los últimos meses los ha pasado en EE UU participando en un máster económico y replanteándose su futuro.

Guindos aceptó haber retrasado varios meses, desde diciembre, la convocatoria de las plazas vacantes previstas para técnicos comerciales en distintas instituciones financieras internacionales y señaló que lo hizo porque creía que no debía concederlas por estar en funciones. Incluso encargó un informe a la Abogacía del Estado para validar la legalidad de esa competencia.

El ministro añadió que al final la comisión de nombramientos de su departamento (formada por varios secretarios de Estado y directores generales nombrados por él) optó por otorgar ese puesto de director ejecutivo del Banco Mundial este viernes pasadas casi a las nueve de la noche, cuando se votó en el Congreso la investidura fracasada de Rajoy. Argumentó que ese día culminaba el plazo previsto por la institución financiera para cubrir esos puestos reservados a los países que gobiernan la entidad.

 

A última hora

 

También concedió que el momento político para comunicarlo no era el más oportuno, pero defendió que se había esperado hasta la última hora (dos de la tarde en EE UU) fijada por el propio banco y que se había emitido por primera vez un comunicado del ministerio por la especial circunstancia de la implicación de Soria.

El ministro sostuvo que en la decisión se tuvieron en cuenta criterios meramente funcionariales. “Si hubiera sido un nombramiento político, no lo habría llevado y Soria no habría aplicado para el puesto”, aventuró.

El Gobierno, según el ministro, no estaba dispuesto a que España perdiera esa opción de tener a uno de los gobernadores del Banco Mundial y esgrimió que el currículo profesional y político de Soria le acreditaba por delante de otros aspirantes. Se da la circunstancia de que el antiguo número dos de Soria en el Ministerio de Industria, el secretario de Estado Alberto Nadal, también técnico comercial, había solicitado esa posición en el Banco Mundial y retiró su candidatura.

De Guindos llegó a comentar que el destino dado a Soria en el Banco Mundial no era mejor que el de responsable de la oficina económica de España en Nueva York, que también quedaba vacante y al que el exministro podía concurrir y que ofrece mejor salario y las mismas condiciones fiscales (exentos de impuestos) que su nuevo trabajo en Washington.

Cuando se produzca el nombramiento oficial (debe votarse en el Banco Mundial, pero no suelen darse vetos), Soria ocupará el cargo desde noviembre y hasta el 31 de octubre de 2018 y cobrará en torno a 252.720 dólares al año (unos 226.000 euros), libres de impuestos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información