Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy ignora el ultimátum y las condiciones de Rivera para negociar la investidura

Una semana después de pedir tiempo para consultar a su ejecutiva, el líder del PP se limita a decir que los suyos le han dado vía libre para negociar

Mariano Rajoy en su comparecencia de hoy

"Podemos aceptar muchas cosas. O no". Esta ha sido la respuesta de Mariano Rajoy tras la reunión del comité ejecutivo nacional del PP, al que había pedido "consultar" las condiciones de Albert Rivera tras reunirse con él por última vez, el pasado 10 de agosto. El líder del PP ha asegurado este miércoles que durante el encuentro de la ejecutiva, que ha durado aproximadamente dos horas, "nadie ha dicho ni una palabra sobre las condiciones" y ha mantenido que en ningún momento había convocado al comité con ese propósito. Estas fueron sus palabras exactas cuando anunció la reunión de la cúpula del PP antes de irse de puente el pasado 10 de agosto: "Le he explicado al señor Rivera que debo someter el documento [las condiciones] a la aprobación del comité ejecutivo de mi partido. Como ustedes comprenderán, no puedo ni debo tomar esta decisión en solitario".

De hecho, así lo entendieron los propios miembros de la ejecutiva popular, que durante los últimos días y hasta hoy mismo han comentado que las condiciones de Rivera les parecían "asumibles", pero que requerían matices y concreción y que sobre eso negociaría Rajoy y la dirección del partido con Ciudadanos. Tampoco es cierto que en la ejecutiva no se haya dicho "ni una palabra" sobre las condiciones, porque el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha mencionado, al menos, que algunos de los requisitos de Rivera ya iban en el programa del PP. El dirigente popular ha aprovechado, además, su intervención para pedir que se celebre en cuanto se pueda el congreso que debe elegir al nuevo líder del partido y que se utilice esa cita como un "revulsivo" de regeneración.

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, que gobierna gracias al apoyo de Ciudadanos, ha comentado que la experiencia en Madrid no había sido un camino de rosas, pero que lo importante es formar Gobierno y desbloquear la situación. Cifuentes ha aprobado en Madrid algunos de esos requisitos que ahora exige Rivera a Rajoy, como la de suprimir los aforamientos. 

Las declaraciones de Rajoy el 10 de agosto, tras reunirse con Rivera.

"He convocado al comité para que me autorice a negociar con Ciudadanos. Pedí esa autorización porque España necesita un Gobierno ya. Vamos a luchar hasta el final para que no se repitan elecciones. No queremos que se pierda el tiempo. Queremos que la política española recupere su madurez", ha declarado Rajoy. El presidente en funciones insiste en que urge formar Gobierno y que no hacerlo pondría en peligro la incipiente recuperación económica, pero después de pedir una semana a Ciudadanos para negociar su apoyo a la investidura, el líder del PP se ha presentado hoy ante la prensa con una mera "autorización" para seguir negociando, es decir, como si antes de la ejecutiva no tuviera libertad para hablar con Rivera.

Sin fecha de investidura

Tampoco este miércoles, 20 días después de recibir el encargo del Rey de formar Gobierno, ha aclarado Rajoy la fecha del debate de investidura, como le exige Rivera. Ni siquiera si piensa presentarse en caso de no tener garantizados todos los apoyos necesarios, para los que no le bastaría solo con los de Ciudadanos.  "El tema no es la fecha de un debate", ha dicho, zafándose una vez más de la pregunta. "El tema es la fecha de la formación de un Gobierno. Y para formar Gobierno se requieren dos colaboraciones: la de Ciudadanos, que ha dado un paso adelante modificando su posición, y la del PSOE, que hoy parece preferir una repetición de las elecciones".

"Lo que procede ahora es que yo pueda tener una conversación con el señor Sánchez para ver si realmente quiere repetir las elecciones y cuál es su criterio sobre la fecha en que debe celebrarse el debate de investidura porque es muy importante para fijar ese debate contar con la opinión del señor Sánchez", se ha limitado a decir Rajoy.

El líder del PP ha añadido que si no logra salir investido, "lo más probable" es que se repitan las elecciones. "Y desde la Segunda Guerra Mundial ningún país de Europa ha tenido que hacerlo", ha argumentado el presidente en funciones.

La dirección del PP no ha contado este miércoles en la reunión del comité ejecutivo nacional con algunos de sus miembros más incómodos. Al encuentro, en el que Mariano Rajoy había anunciado que consultaría las seis condiciones de regeneración democrática de Albert Rivera, no ha asistido la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá. La senadora lleva, de hecho, sin aparecer por la sede de Génova desde que sus antiguos compañeros en el Ayuntamiento fueron imputados por blanqueo. El partido, en cualquier caso, no vetó a ninguno de los miembros del comité que podrían verse directamente afectados por los requisitos de Ciudadanos, como el de suspender a los cargos públicos imputados por delitos de corrupción. Esta condición supone adelantar el umbral que el PP había incluido en su programa electoral y que situaba en la apertura de juicio oral.

Tampoco ha acudido José María Aznar, voz crítica del partido que sí acudió por sorpresa a la última reunión de la ejecutiva, tras las elecciones del pasado diciembre, para censurar los resultados y urgir al partido a celebrar el congreso donde debe elegir nuevo líder. La exministra Ana Mato acaba de darse de baja en el órgano de dirección del partido. El pasado noviembre abandonó la política. La exdirigente popular dimitió en 2014 para no perjudicar al PP por su implicación en el caso Gürtel. En una situación parecida está el expresidente madrileño Ignacio González, que tiene abierto un expediente en el partido desde que fue imputado por el caso Ático. González dimitió de su cargo de secretario del PP madrileño en enero, aunque el partido no lo supo hasta que lo comunicó Esperanza Aguirre el mismo día que ella dimitía como presidenta del PP madrileño, un mes después.

Tampoco ha acudido Vicente Martínez-Pujalte, al que la fiscalía investiga por falsedad y cohecho.

Más información