Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete incendios con riesgo para los vecinos siguen activos en Galicia

Las llamas han calcinado cerca de 2.000 hectáreas. La policía investiga la aparición de artefactos que han podido provocar el siniestro

Santiago de Compostela
Dos personas durante las labores contra el incendio forestal declarado en Avión (Ourense). Ampliar foto
Dos personas durante las labores contra el incendio forestal declarado en Avión (Ourense). EFE

Un total de siete incendios con riesgo para la población por la proximidad de las llamas, están activos en la Comunidad gallega, donde han calcinado ya unas 2.000 hectáreas.

La situación de amenaza para los núcleos de población se mantiene este jueves en los términos municipales de Porto do Son, parroquias de Caamaño, Xuño y Baroña, y Cee, parroquia de Toba, los cuatro en la provincia de A Coruña; en Nieva, municipio de Avión (Ourense), en la parroquia de Arcade, Soutomaior (Pontevedra), y en Santiago de Compostela, parroquia de Fecha, según el parte de la Consellería de Medio Rural de la Xunta.

Otros incendios en los municipios de Vimianzo (Coruña), Cotobade, Soutomaior, Arbo y Crecente (Pontevedra) también permanecen activos, con superficies afectadas de más de 20 hectáreas en cada uno de ellos.

Los equipos de extinción han logrado controlar las llamas en Fisterra (Coruña), los municipios pontevedreses de Cotobade, Caldas de Reis y Mondariz y Pontevedra, y han extinguido los incendios forestales registrados en los municipios coruñeses de Rois y Cerceda.

El Gobierno de la Comunidad autónoma gallega ha calificado la situación de actividad incendiaria "anormal", en palabras de Ángeles Vázquez, la titular de la Consellería del Medio Rural. En este sentido, Vázquez ha indicado que se está reforzando la presión de las fuerzas y cuerpos de seguridad para intentar aminorar la actuación de los incendiarios.

Artefactos incendiarios

Agentes de la Policía Autonómica de la Jefatura de Ourense investigan la aparición de un artefacto incendiario en un monte de Boborás, en Ourense, que se encontraba en las inmediaciones de un colegio. Según los investigadores, se trata de un artefacto "de libro" confeccionado a partir de una mecha de los antiguos mecheros y una corona compuesta por una decena de cerillas que permitirían encender el dispositivo con tiempo suficiente para abandonar la zona.

También esta pasada madrugada, los dos ocupantes de un vehículo de extinción de incendios han resultado heridos tras sufrir un accidente en el municipio coruñés de Camariñas. Los servicios sanitarios de urgencias trasladaron a estas dos personas a un centro hospitalario.

Más información