Las negociaciones para formar Gobierno
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Actitud y aptitud para negociar

Los líderes políticos quieren recuperar el tiempo perdido a trompicones para lograr algún acuerdo antes de agosto

Mariano Rajoy junto a Pablo Iglesias este martes durante su reunión.
Mariano Rajoy junto a Pablo Iglesias este martes durante su reunión.J. SORIANO (AFP)
Más información
Iglesias: “Sánchez debe elegir entre Rajoy, una alternativa de izquierda o elecciones”
Rivera se abre a una abstención para que Rajoy gobierne en minoría
Guerra: “Es contradictorio que el PSOE diga no a Rajoy y que no habrá elecciones”

Más de dos semanas después de las segundas elecciones generales en seis meses, este martes se iniciaron las negociaciones en busca de la investidura de un presidente del Gobierno. Los líderes políticos quieren recuperar el tiempo perdido a trompicones para lograr algún acuerdo antes de agosto. ¿O no?

Este es el momento en el que Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera tienen que demostrar su actitud y su aptitud frente a la negociación. El caso de Pablo Iglesias es diferente, ya que ha decidido ponerse de perfil, lamerse las heridas del fracaso electoral, evitar que le estalle la crisis interna y esperar su momento para disparar contra todos una vez que se forme Gobierno.

El presidente del Gobierno en funciones ha dejado pasar 16 días para sentarse con los otros tres líderes del nuevo sistema cuatripartidista. En ese tiempo, Sánchez y Rivera, a través de sus segundos, han enviado mensajes destructivos que poco ayudan a cerrar acuerdos. Eso sí, todos afirman sin pudor que no habrá unas terceras elecciones. ¿Cómo lo van a evitar?

Hasta hoy, desde el Gobierno en funciones se asegura que están dispuestos a hablar de todo, pero que si el PSOE no le apoya habrá otras elecciones. En los mentideros de Madrid ya se ha puesto fecha a ese día fatídico: 27 de noviembre. Aunque ayer el PP anunció el envío a sus posibles socios de un documento con las reformas que están dispuestos a asumir a cambio de la investidura.

En Génova dicen que el presidente maneja muy bien los tiempos, pero el ganador de las elecciones debería comprometerse ya a presentarse a la investidura y emplearse a fondo en conseguir los apoyos necesarios. Ayer, Rivera pasó del no a la abstención y hoy es previsible que Sánchez insista en que “no es no”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En esta tesitura, el que tiene que mover ficha para evitar el bloqueo es el líder del PP. Falta una semana para que se forme el nuevo Parlamento y Mariano Rajoy cuenta con 137 escaños, más un voto a favor de Coalición Canaria, 32 abstenciones de Ciudadanos y 180 votos en contra. Así no vamos a ningún sitio, salvo a unas nuevas elecciones.

¿Es un problema de actitud o de aptitud? Lo primero sería preocupante, pero si el problema es que nuestros políticos no son aptos para llegar a acuerdos, la situación sería más grave. Rajoy, Sánchez y Rivera deben asumir su liderazgo y tomar sus decisiones con responsabilidad. Un buen líder debe ser capaz de explicar luego a sus votantes por qué ha emprendido el camino elegido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS