Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil suspende al agente detenido por una violación en San Fermín

El director general del instituto firma la revocación del destino que desempeñaba en Córdoba

Protesta por la agresión sexual ocurrida en Pamplona.

La Guardia Civil ha suspendido al agente encarcelado por su presunta implicación en la violación de una joven durante las fiestas de San Fermín. Asimismo, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha anunciado que "se están tomando las medidas internas disciplinarias". Sanz ha señalado que esta actuación se realiza independientemente del procedimiento judicial que se está llevando a cabo contra el agente y otros cuatro detenidos, todos naturales de Sevilla.

Según ha explicado Sanz, el agente arrestado había terminado recientemente su periodo de formación y acababa de incorporarse al servicio, "aunque estaba pendiente de que se le comunicara su destino". El delegado ha puntualizado que "habrá que acompasar ambos procedimientos", en referencia a la investigación judicial y las medidas disciplinarias internas, y que este suceso le "traerá consecuencias", como la apertura de expediente, las sanciones correspondientes y la separación del servicio. Sanz también ha hecho hincapié en que "habrá que esperar un tiempo" para esclarecer los hechos.

El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ha firmado este lunes la revocación del destino que iba a desempeñar en el puesto de Pozoblanco (Córdoba), al que no había llegado a incorporarse. Fernández de Mesa también ha firmado la tramitación del pase a la situación administrativa de suspensión de funciones.

Según el auto del titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona en el que ordenaba el ingreso en prisión de los cinco detenidos, resulta "indiciariamente acreditado" que sobre las 3.00 del 7 de julio los investigados, naturales de Sevilla, J. A. P. M., J. E. D., A. J. C. E., A. M. G. E. y A. B. F., contactaron con la víctima, de 19 años, en la plaza del Castillo y la acompañaron hasta el coche en el que pernoctaba.

En el camino, aprovechando que estaba abierto el portal número 5 de la calle Paulino Caballero, sujetaron a la joven "por las muñecas" y la obligaron a entrar. La rodearon y, “valiéndose de su superioridad física y de la imposibilidad” de la víctima "de pedir auxilio", realizaron varias agresiones sexuales "mientras grababan los hechos". Luego le quitaron el móvil de la riñonera y abandonaron el lugar. 

Los cinco fueron detenidos el mismo día en una actuación coordinada y llevada a cabo por la Policía foral y la Policía Municipal, encargada de la investigación.

Más información