Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albert Rivera: “No hay veto a Mariano Rajoy”

El líder de Ciudadanos se entrevistará el martes con el del PP

Albert Rivera, tras recoger su credencial este jueves en el Congreso. Ampliar foto
Albert Rivera, tras recoger su credencial este jueves en el Congreso.

Albert Rivera, que se reunirá el martes con Mariano Rajoy, ha asegurado este jueves que Ciudadanos nunca ha vetado la continuidad del presidente en funciones en La Moncloa. "No hay veto, nunca lo ha habido", ha dicho el líder de la formación de centro, sin pronunciarse ya con la rotundidad de las últimas semanas, cuando anunció que no apoyaría un gobierno del candidato del PP ni por activa (voto afirmativo) ni por pasiva (abstención).

El presidente de Ciudadanos dice que nada ha cambiado. Sin embargo, las declaraciones de los portavoces de su partido sobre el futuro de Rajoy han perdido contundencia. Del "no vamos a apoyar ningún gobierno de Mariano Rajoy" que pronunció Rivera el 27 de junio, se ha pasado a la apuesta de este jueves porque Ciudadanos protagonice una "oposición responsable". De proponer una mesa de negociaciones a tres, con el PP, el PSOE y Ciudadanos, a aceptar una cita bilateral. Y de afirmar que Rajoy no puede liderar una nueva etapa, a pedirle que protagonice una votación de investidura antes de finales de julio. Llegados a ese punto, Rivera tendrá que despejar la incógnita que le persigue: ¿puede acabar apuntalando un Ejecutivo del PP desde la oposición, como ha hecho con su abstención en las Comunidades Autónomas de Madrid, Castilla y León, Murcia y La Rioja?

"Como nuestro voto no da la mayoría, estaríamos en la oposición con un no", ha asegurado José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos, en conversación con EL PAÍS. "Solo vemos un acuerdo de gobierno con renovación de políticas y de equipos", ha añadido sobre la oposición de Ciudadanos a la continuidad de Rajoy y sus ministros. "Si no, no estaremos en ningún acuerdo".

"El plan A sigue siendo la mesa a tres [con el PP, el PSOE y Ciudadanos]. El plan B es que se ponga en marcha la legislatura, con un gobierno trabajando, y que pueda asumir los presupuestos que Bruselas ya nos pide, ajustándolos a la senda del déficit. Hay urgencia, hay necesidad", ha argumentado Rivera durante un tenso intercambio de preguntas y respuestas con los periodistas. "Creo que hay que terminar este mes de julio con un debate de investidura y un intento de formación de gobierno", ha subrayado.

Ciudadanos encara esas negociaciones entre fuertes presiones para que facilite la continuidad de Rajoy y evite una repetición electoral. Los fundadores del partido se han opuesto al veto al presidente en funciones, y voces minoritarias de la propia Ejecutiva se han expresado en el mismo sentido. Como adelantó EL PAÍS, la dirección de Ciudadanos no decidirá el sentido definitivo de su voto en la sesión de investidura hasta que Felipe VI encargue a Rajoy que intente formar gobierno.

Si entonces Ciudadanos acaba por cambiar su posición, algo que niegan todos sus portavoces, rectificará radicalmente toda su estrategia. Rivera anunció en campaña que ni siquiera se abstendría para que Rajoy fuera presidente. Extendió su veto a los ministros del actual gobierno. Y pidió insistentemente cambios de políticas y de personas para participar en cualquier pacto.

Los 32 diputados de Ciudadanos no tienen el peso suficiente para decidir el nombre del próximo presidente, pero pueden ser decisivos en combinación con los del PP para permitir un Ejecutivo en minoría. Que la formación de centro varíe sus posturas estratégicas depende de tres cosas: de las reformas que ofrezca Rajoy; del formato de legislatura que plantee (con una moción de confianza a los dos años, por ejemplo); y de la responsabilidad que sienta Rivera ante la posibilidad de desbloquear la formación de gobierno.

Más información