Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE no descarta un nuevo comité federal que replantee el veto al PP

Idoia Mendia y Sara Hernández mantienen la tesis oficial de 'no' a un Ejecutivo popular

Micaela Navarro, Pedro Sanchez y Cesar Luena. Uly Martín

La espera de Mariano Rajoy, presidente del PP, a que el PSOE debata el próximo sábado en su comité federal la posición sobre su investidura se saldará con un no a apoyarla. Los socialistas le instarán a que intente forjar una mayoría con Ciudadanos, Coalición Canaria, CDC y el PNV. Este es el clima en el que se desenvuelven las entrevistas que ayer comenzó el líder socialista, Pedro Sánchez, con los dirigentes territoriales. El PSOE aguardará a la evolución de las conversaciones de Rajoy para hacer definitiva su posición.

La unidad del PSOE es sólida respecto a la respuesta que saldrá de este comité federal a la investidura de Mariano Rajoy: no. Y se irá apreciando en las reuniones del secretario general con los líderes territoriales. Así fue ayer en la primera que mantuvo con las secretarias generales del PSE-EE, Idoia Mendia, y del PSOE-M, Sara Hernández. Las dirigentes vasca y madrileña depositaron en Rajoy la tarea de forjar una mayoría que le apoye sin contar con el PSOE. La respuesta de Mendia a las preguntas de los informadores sobre si podría convocar otro comité federal más adelante pareció abrir la puerta a un cambio de posición.

“No lo descartaría. No es malo que el comité federal se reúna las veces que sea necesario. Es el órgano máximo entre congresos, es el lugar idóneo para adoptar una decisión de calado. Puede darse perfectamente”, señaló. En conversación con EL PAÍS, la dirigente vasca aseguró que en ningún momento quiso dar a entender que podría celebrarse un segundo comité federal para cambiar de opinión pero sí entraba dentro de lo normal que la ejecutiva federal, o miembros de ese órgano, decidieran convocarlo.

Sin hablar de un nuevo comité federal, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García- Page, defendió el no pero “nadie sabe qué puede ocurrir si se produce en España un bloqueo institucional”. En ese caso, apuntó: “Los socialistas tenemos que dar todo el apoyo y toda la legitimidad a nuestro secretario general, Pedro Sánchez, para que tome la decisión”.

Un no, por tanto, pero no definitivo a pesar de que todo el énfasis se pone en lo primero, como ayer hicieron Mendia y Hernández. “Somos la alternativa al PP y, en ese sentido, no podemos favorecer ni facilitar un Gobierno de ese partido, por lo que el voto del PSOE será no a la investidura de Rajoy”, manifestó la dirigente vasca tras su reunión con Sánchez. “La gobernabilidad del país pasa única y exclusivamente por el PP”, señaló la dirigente de Madrid.

Las razones que dan para no apoyar a Rajoy son las esgrimidas siempre por el PSOE para rechazar un Gobierno de coalición. “Somos la alternativa y como tal defendemos posiciones completamente diferentes en políticas que han causado mucho dolor a la ciudadanía”, argumentó Mendia. “No es no”, zanjó después la dirigente madrileña, ante la reiteración de preguntas sobre modalidades distintas de la negativa que ahora esgrimen los socialistas.

Puerta cerrada, sin llave

No parece que haya disposición en este comité socialista para debatir posibles opciones en torno a la investidura de Rajoy diferentes al rechazo, tal como se aprecia en las cada vez más categóricas declaraciones de sus dirigentes socialistas. “No nos dejemos enredar, estamos pecando de ingenuidad”, señaló el presidente aragonés, Javier Lambán, para afianzar la tesis de que debe ser el partido ganador de las elecciones el que busque aliados. “A los socialistas los ciudadanos nos han puesto en la oposición y tenemos que empezar a ejercerla votando no a la investidura de Rajoy”. Así se lo dirá a Sánchez cuando el viernes se reúna con él. La tarea del PSOE es “reconstruirse como alternativa” y “acomodarse a la oposición”.

Igualmente se ha manifestado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. “El PSOE tiene que decir un no a Mariano Rajoy y Pedro Sánchez lo debe defender sin complejos”. El líder del PP debe buscar los apoyos “en los 182 diputados conservadores de la Cámara” y citó a Ciudadanos, CDC, Coalición Canaria y el PNV, “con quienes se ha entendido en el pasado”. Todos los socialistas saben que en el PP confían en que, al final, se verán obligados a reconsiderar su posición por responsabilidad y evitar unas terceras elecciones. “Si el PP está jugando a que el PSOE pueda abstenerse, está equivocado”. Pero él mismo reconoció que puede haber “un punto ciego”, como ocurre en la conducción, si se produce un bloqueo institucional y, entonces, quizá los socialistas tendrían que cambiar de posición. El PSOE cerrará la puerta a Rajoy “pero no con llave”, afirman en el entorno de Page.

Sánchez sigue en silencio

La ronda de Pedro Sánchez con los líderes territoriales del PSOE continúa hoy con Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana; Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha; Francina Armengol, de Baleares; y Miquel Iceta, primer secretario del PSC. El presidente asturiano, Javier Fernández, y el aragonés, Javier Lambán, acudirán el viernes, así como el secretario general de Castilla y León, Luis Tudanca. Es previsible que ese mismo día Sánchez se reúna con la presidenta andaluza, Susana Díaz, que se ha mostrado tajante en el rechazo a facilitar la investidura de Mariano Rajoy.

El silencio de Pedro Sánchez continúa. El dirigente socialista no se ha dirigido a la opinión pública desde su comparecencia de la noche electoral del 26-J. En aquella ocasión hizo una breve valoración del resultado electoral en la que reconoció su insatisfacción y apuntó que los ciudadanos habían colocado a su partido en la oposición. En la reunión de su ejecutiva, celebrada el 27 de junio, adelantó la posición de rechazo a la investidura de Mariano Rajoy.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información