Rivera: “El PP y el PSOE tienen que dejar de darse la espalda mutuamente”

El líder de Ciudadanos reconoce que ocho días después de las elecciones no ha recibido llamadas

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera.
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera.Jaime Villanueva

Ocho días después de las elecciones generales del 26-J, Albert Rivera no ha recibido ni una sola llamada para negociar la formación del Gobierno o la composición de la Mesa del Congreso de los Diputados. Ciudadanos logró 32 diputados en la cita con las urnas, por lo que no tiene los votos suficientes para decidir el nombre del próximo presidente con un acuerdo bilateral. Su oposición a que Mariano Rajoy siga en La Moncloa ha estrechado aún más su capacidad negociadora. Y, sin embargo, el único movimiento público para intentar desencallar las negociaciones ha sido suyo: Rivera llamó el lunes a Rajoy y Pedro Sánchez, les ofreció una mesa a tres, y se encontró con la negativa de ambos.

Más información
Ciudadanos fijará su postura final sobre Rajoy cuando este acepte ir a la investidura
Ciudadanos mantiene su negativa a apoyar a Rajoy
Los fundadores de Ciudadanos se oponen al veto de Rivera a Rajoy
Rivera no consigue que Rajoy y Sánchez abran una negociación a tres bandas

"Seguimos esperando a que quien quiere gobernar mueva ficha", ha dicho Rivera este lunes, en referencia al PP. "La mesa a tres no se pone en marcha por el bloqueo que el PP y el PSOE se tienen mutuamente. Seguimos pensando que la mesa a tres es la única que puede traer estabilidad", ha seguido. "La otra opción, la del Gobierno en minoría, frágil y débil, tampoco se ha puesto en marcha. Lamento decir que España sigue esperando, que ocho días después de las elecciones no se ha movido ficha. Asumimos que el PP y el PSOE bloquean la legislatura. Tienen que dejar de darse la espalda mutuamente".

En el mitin con el que cerró su campaña, Rivera pidió un Gobierno fuerte, capaz de aguantar toda la legislatura, y con los votos suficientes para emprender las reformas que, a su juicio, necesita España. Un Ejecutivo débil, advirtió, sería sinónimo de inestabilidad, lo que solo alimentaría las opciones de que Podemos llegue al poder en las próximas elecciones.

El presidente de Ciudadanos sigue defendiendo esa tesis. El teléfono, sin embargo, no suena. Ocho días después del 26-J nadie negocia el Gobierno de España con los partidos mayoritarios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS