Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se impone en Andalucía, histórico feudo socialista

Los populares obtienen 23 escaños frente a los 20 de los socialistas y 11 de Unidos Podemos

El líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno (en el centro), tras su victoria.

Vuelco en Andalucía. El Partido Popular ganó las elecciones en esta comunidad, gran feudo tradicional del PSOE, al obtener 23 escaños, tres más que los socialistas, con el 99% del voto escrutado. Los populares obtuvieron 1,4 millones de papeletas, casi 100.000 más que los socialistas, el primer triunfo de Juan Manuel Moreno y un giro que pone en aprietos a la líder socialista y presidenta andaluza, Susana Díaz. El PSOE ha logrado 20 escaños, Podemos ha subido de 10 a 11 diputados y Ciudadanos ha sufrido una leve caída, de ocho a siete diputados.

El PP ya estuvo a punto de ganar los comicios el 20-D, pero en el último momento los socialistas le arrebataron el escaño decisivo para ganar por 22 a 21 asientos. Ahora su holgada victoria despeja —o complica— los movimientos internos del PSOE, dado los complejos equilibrios para formar Gobierno. Con el recuento casi cerrado, los populares recuperan su supremacía obtenida en 2011 en Andalucía, cuando obtuvieron 33 diputados por 25 el PSOE. “Espero que esto sirva a la presidenta Díaz para ser más humilde y entender que Andalucía no es suya, ni de Juanma Moreno ni de Susana Díaz, sino de los andaluces (...) La soberbia es muy mala consejera”, ha censurado el líder de los populares en la sede del PP en Sevilla, informa Ángeles Lucas.

Moreno ha querido resaltar el avance de los populares en la comunidad. "Andalucía es un pueblo sabio, se está poniendo cada cosa en su sitio. Esperamos que la situación desbloquee el Gobierno", ha mencionado al conocer los resultados definitivos. "Aquí no se ha producido el sorpasso, se ha dado el surpasso", ha dicho en tono jocoso

Mientras, Díaz ha replicado a Moreno: “El PP en Andalucía ha ganado por un pequeño margen bastante menor que en España (...) Hemos frenado por tercera vez el populismo desde Andalucía”, informa Antonio J. Mora. A continuación, la socialista ha recordado que el PSOE solo ha ganado en tres de las 52 provincias y las tres son andaluzas, y ha dicho que Izquierda Unida debe reflexionar sobre si le ha compensado unirse a Podemos.

El resultado da un vuelco a los números del 20-D, cuando los socialistas ganaron por la mínima al PP (22-21). Hace seis meses la brecha entre los socialistas y los populares fueron 108.000 votos, diferencia que ahora ha neutralizado el PP con una ventaja de 98.000 papeletas. La victoria de los populares refuerza a Moreno y dificulta el horizonte de Díaz, que en campaña apartó sus tensiones con Pedro Sánchez para movilizar a su electorado, una estrategia insuficiente.

Díaz puso el listón alto para Sánchez e insinuó que al PSOE solo le valía ganar las elecciones. La promesa se verá incumplida por parte de Sánchez, pero este ha evitado el descalabro que anunciaban las encuestas y en cambio la líder andaluza ha sufrido una clara derrota en su bastión.

La clave reside en qué ficha moverá el PSOE a partir de hoy, tanto con su guiño a izquierda o derecha para formar o permitir gobierno. Y todas estas variables influirán en las relaciones, desavenencias, apoyos y tensiones entre Díaz y Sánchez, los posibles pactos con Podemos o el Partido Popular, ya que el tablero está por completo abierto.

A una distancia considerable de PSOE y PP se ha situado con 11 diputados Unidos Podemos, que ha sacado provecho de los 256.080 votos de Izquierda Unida que en diciembre se tradujeron en cero escaños. La coalición de ambas fuerzas se asienta como tercera fuerza en Andalucía con 781.531 votos y 11 diputados.

Ciudadanos ha bajado levemente su representación en el Congreso (de 8 a 7 diputados) respecto al 20-D. La bajada de la formación de Rivera en Andalucía parece consecuencia del retroceso a nivel nacional (de 40 a 32 escaños), aunque el descenso en esta comunidad ha sido más leve. Ciudadanos ha bajado desde el 13% de los votos en diciembre al 11%, caída que le ha costado un escaño menos en el Congreso.

Combatir el "desánimo"

En su última visita a Sevilla, Pedro Sánchez achacó el “desánimo” de sus votantes al pacto con Ciudadanos para formar Gobierno y a la alianza frustrada con Podemos. Este desaliento ha hecho mella en los votantes andaluces y las urnas han castigado al PSOE. En esa ocasión Sánchez, arropado por Susana Díaz, recalcó que su único enemigo era la abstención, temor que sus votantes andaluces han combatido sin excesivo éxito.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información