Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera no usará el pacto con el PSOE como base para negociar tras el 26-J

Ciudadanos se remitirá a una propuesta de diez reformas en 100 días sin los dos partidos tradicionales aceptan su propuesta de empezar a dialogar un día después de los comicios

José Manuel Villegas y Albert Rivera, este jueves ante el Congreso. Ampliar foto
José Manuel Villegas y Albert Rivera, este jueves ante el Congreso.

Además de pedir una reunión con el PP y el PSOE solo un día después de las elecciones, la estrategia de Ciudadanos para que los tres partidos desbloqueen la formación del Ejecutivo incluye acudir a la cita con 10 propuestas de reforma, según José Manuel Villegas, jefe del equipo de campaña de Albert Rivera. El partido no empleará como base de un acuerdo a tres el pacto de gobierno que alcanzó con el PSOE tras el 20-D, pese a que ya cuenta con el visto bueno de dos de los tres socios potenciales.

Si PP y PSOE aceptan la invitación para negociar solo un día después de las elecciones, la formación de Rivera pondrá sobre la mesa las propuestas que lanzó el domingo, pidiendo que se implanten en los 100 primeros días de legislatura.

Iríamos con nuestras 10 propuestas para los 100 primeros días de gobierno. Son propuestas en positivo para un gobierno de cambio”, afirmó Villegas. “No será un contrato de adhesión”, coincidió el candidato de Ciudadanos, aclarando que será flexible en el caso de que se le incluya en las conversaciones, ya que PP y PSOE tendrían votos suficientes sin su participación, según los sondeos. "Si los españoles no ven un cambio, es muy complicado que los españoles piensen que ese gobierno va a renovar. Tiene que ser un gobierno que apueste por las reformas y los cambios".

Medidas difíciles

Aunque varias de las medidas son fácilmente aceptables por los partidos tradicionales (aumentar el permiso parental, educación universal y gratuita de 0 a 3 años, cambiar la ley electoral, ayudar a los autónomos o impulsar un plan contra la pobreza infantil), hay otras que podrían suponer un escollo.

El PP está en contra de suprimir las Diputaciones y el PSOE solo lo haría si son reemplazadas por consejos de alcaldes. Ninguno de los dos partidos está a favor de la propuesta del contrato único. Los equipos de trabajo de Pedro Sánchez y Rivera ya tuvieron problemas tras el 20-D para acordar las fórmulas con las que suprimir los aforamientos de políticos o la expulsión de los imputados de las listas, medidas con las que el PP no está en principio de acuerdo. Y para el partido de Mariano Rajoy también sería difícil de asumir que los evasores que se acogieron a la amnistía fiscal promovida por su Gobierno acaben pagando el 10% del dinero repatriado, y no el 3%, para ingresar en las arcas públicas 2.800 millones.

Más información