Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La preceptora del Rey y la Infanta siente pena del desgarro familiar por Nóos

Carmen Iglesias considera que el caso ha marcado un antes y un después "para ella misma"

La directora de la Real Academia de la Historia, Carmen Iglesias. Ampliar foto
La directora de la Real Academia de la Historia, Carmen Iglesias.

La directora de la Real Academia de la Historia (RAH), Carmen Iglesias, que fue preceptora del Rey y tutora de la infanta Cristina, ha afirmado sentirse apenada por el desgarro familiar producido entre Felipe VI y su hermana con motivo del caso Nóos. Cristina de Borbón está procesada como colaboradora necesaria en dos delitos contra la Hacienda Pública que se atribuyen a su esposo, Iñaki Urdangarin.

La profesora, que ha participado en un desayuno coloquio organizado por la revista Vanity Fair celebrado este miércoles en Madrid, ha confesado vivir "con mucha pena" esta separación entre ambos hermanos, con los que estableció un potente vínculo por su relación pedagógica, para la que fue requerida por el entonces rey Juan Carlos I.

La situación causada por la imputación de la Infanta en el caso, en el que el cuñado del Rey está procesado por malversación, fraude, prevaricación, falsedad y blanqueo de capitales a través de la fundación sin ánimo de lucro, supuso una carga de profundidad contra la Corona. La credibilidad de la institución marcó un mínimo histórico desde su restauración en 1975 por un escándalo que estuvo en la raíz de la abdicación de Juan Carlos I.

Iglesias, que fue nombrada condesa de Gisbert por el Rey tras sus 20 años de cometido en la Zarzuela, ha afirmado que fue tutora de la Infanta en todos sus años en la universidad y que ella y Felipe VI "tienen cosas muy positivas", aunque ha admitido que "estos errores" han establecido "un antes y un después para ella misma".

La directora de la RAH ha recordado que "en el principio" dijo que la Infanta "tenía que hacer algún gesto" para liberar a la Corona de la presión, pero que ahora ya solo espera el desenlace del caso: "A ver si pasa". "Me siento muy triste porque son personas muy valiosas y a veces se cometen errores", ha añadido.

Tras varios intentos infructuosos por parte de Juan Carlos I para que su hija Cristina renunciara a los derechos dinásticos y al Ducado de Palma, Felipe VI tomó la decisión de revocar el título para establecer un cortafuegos entre su familia y la institución. La relación entre ambos hermanos está rota. "Lo siento mucho. Les sigo teniendo mucho cariño", se ha sincerado la profesora.

Más información