Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias: “Es probable que tengamos que asumir responsabilidades muy importantes”

El líder de Unidos Podemos pide al PSOE apoyo "para encabezar un Gobierno de cambio"

Iñigo Errejón, Pablo Iglesias y alberto Garzón en la pegada de carteles. Ver fotogalería
Iñigo Errejón, Pablo Iglesias y alberto Garzón en la pegada de carteles.

“Es probable que tengamos que asumir responsabilidades muy importantes”. Con estas palabras inició Pablo Iglesias la campaña electoral del 26-J. Flanqueado por su número dos, Íñigo Errejón, el líder de IU, Alberto Garzón, Irene Montero y Rosa Martínez (Equo), el candidato de la coalición Unidos Podemos aseguró que se dirigía a sus votantes y al resto de la población. Horas después de conocer los datos del CIS que arrojan un escenario de sorpasso al PSOE, reiteró su oferta a Pedro Sánchez: “Vamos a tender la mano para encabezar un Gobierno de cambio”.

La coalición lanzó la campaña con un cartel que representa el pacto con IU y sus alianzas en Cataluña y en la Comunidad Valenciana, pero no incluye rostros de En Marea, la candidatura gallega con la que concurre a las elecciones. En él, el candidato a la presidencia aparece rodeado de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la vicepresidenta valenciana y coportavoz de Compromís, Mónica Oltra; Errejón; Garzón; Carolina Bescansa, cofundadora del partido; Montero, y el general Julio Rodríguez. ¿Por qué? “Los compañeros de En Marea van a apostar por un liderazgo coral y vamos a respetar enormemente su decisión”, justificó Iglesias.

La coalición de Podemos e Izquierda Unida eligió para la pegada de carteles el parque de la Cornisa de Madrid, donde en mayo de 2015 Manuela Carmena protagonizó el acto central de su campaña para la alcaldía de la capital. Los portavoces de Unidos Podemos hablaron delante de un mural que busca simbolizar uno de los objetivos de su programa de gobierno: que los jóvenes que trabajan en el extranjero puedan regresar a España. “Que vuelvan”, se lee en la imagen, en la que destacan un Quijote montando en bici, científicos en un laboratorio y estudiantes. Todo, entre las palabras “ilusión” y “con corazón”.

Iglesias y Garzón buscan imponer una imagen de dualidad entre Unidos Podemos y el PP. Su objetivo consiste en consolidar la idea de que su alianza puede ser el voto útil de la izquierda, en detrimento del PSOE. A lo largo de la campaña deberán sortear varias contradicciones, la primera relacionada con su definición ideológica. Mientras Iglesias se postula como nuevo líder de la socialdemocracia, Garzón revindica su identidad comunista. Pese a estas discrepancias de fondo, los estrategas de la coalición confían en que la unión sea capaz de captar a los simpatizantes socialistas y, a la vez, asegurar el apoyo de la gran mayoría de los votantes de IU. Según el CIS, lograría retener a casi el 70% de los electores que el 20-D optó por la federación de izquierdas. En cualquier caso, la principal labor de Errejón, responsable de la campaña, será la del control de daños y controlar al máximo el mensaje para que Unidos Podemos no pierda los apoyos cosechados hasta ahora.

La dirección de la coalición considera, por otro lado, que la tendencia al "desempate", esto es, que haya una suma de dos formaciones que logren acercarse a la mayoría absoluta, puede cimentar un pacto con el PSOE. Con este objetivo, Errejón, invitó ayer Pedro Sánchez a "tener claro quién es el rival en estas elecciones". La candidatura de Pablo Iglesias rebajará el tono con los socialistas durante las próximas semanas. Les tenderá la mano y buscará generar en esa formación clima interno de presión para que su secretario general se vea obligado a ceder y a ponerse de acuerdo con Podemos si no quiere aupar a Mariano Rajoy.

En cualquier caso, según el análisis de los dirigentes de Podemos y de Izquierda Unida, los estudios de opinión confirman que tras el 26 de junio solo habrá dos escenarios de pacto o una gran coalición o un Ejecutivo encabezado por Iglesias y Pedro Sánchez. “Creo que se puede apuntar que todas las encuestas que estamos viendo en estos días dicen básicamente lo mismo: que después del 26-J habrá dos opciones para formar Gobierno y solamente dos. Una gran coalición entre PP y PSOE o un Gobierno progresista formado por Unidos Podemos y el PSOE”. “Nosotros”, agregó, “tenemos muy claro que la primera opción sería un desastre para la gente y la economía de nuestro país y por eso apostamos por la segunda. Creo que es fundamental que todas las fuerzas políticas sean igual de clara”.

Más información