Baleares pone coto a la precariedad laboral con 1.300 inspecciones en dos meses

El Gobierno autonómico impulsa por segundo año un plan pionero en todo el Estado

Jóvenes en un chiringuito de Ibiza.
Jóvenes en un chiringuito de Ibiza.Gonzalo Azumendi

Jornadas laborales maratonianas, contratos de apenas unas horas y trabajos de 40 horas semanales que se cotizan como si fueran de tiempo parcial. Una problemática que en las islas Baleares se agrava en los meses de verano y a la que el Gobierno autonómico quiere hacer frente por segundo año consecutivo con un plan específico, pionero en todo el Estado. Un total de 33 inspectores venidos de la Península se sumarán a los 51 que trabajan de forma permanente en la Comunidad para realizar 1.300 inspecciones laborales en empresas de todos los sectores entre los meses de julio y agosto.

Más información
Baleares se convierte en un oasis para el empleo gracias al turismo
Ofensiva inspectora contra la precariedad laboral en Baleares
Solo Baleares logra reducir el número de parados respecto al verano pasado

Los principales objetivos, según el consejero de Trabajo y Formación, Iago Negueruela, son la vigilancia de los contratos temporales, la verificación de las altas a tiempo parcial y la comprobación del número de horas extra reales trabajadas. Según los últimos datos manejados por el Ejecutivo autonómico, nueve de cada diez nuevos contratos en las islas son temporales, situando la tasa en el 30% y duplicando la media europea. Otro de los problemas estructurales del mercado de trabajo insular es el de la contratación a tiempo parcial, que representa un 23% de los contratos de las personas ocupadas.

"El plan tiene un efecto disuasorio" dice el conseller, quien destaca que las actuaciones llevadas a cabo el año pasado permitieron a más de 4.000 empleados mejorar sus condiciones laborales y dispararon un 60% la conversión de contratos temporales en indefinidos. A pesar de que el objetivo primordial es la mejora de las condiciones de los trabajadores, los inspectores pueden abrir un procedimiento sancionador si lo consideran oportuno. "Los empresarios saben a lo que se exponen cuando comenten irregularidades" dice Negueruela, ex inspector laboral en excedencia.

Las visitas a empresas se realizarán en base a perfiles de fraude, buscando sociedades con gran parte de su plantilla contratada de forma temporal o con un peso muy alto de contratación a tiempo parcial. "Se hace con independencia del sector económico, las hay cumplidoras e incumplidoras en todos los sectores", dice Negueruela. En Mallorca se realizarán 650 visitas, a las que se sumarán 320 en Ibiza y 240 en Menorca. Además, por primera vez, los inspectores trabajarán en Formentera, donde se prevé llevar a cabo 80 actuaciones.

El plan contra la precariedad cuenta con el consenso de sindicatos y patronal. Precisamente, estos últimos consideran que la iniciativa ayudará a erradicar "la competencia desleal", en palabras de la presidenta de la Confederación de Empresarios, Carmen Planas. Los líderes autonómicos de Comisiones Obreras y UGT también apoyan la iniciativa, aunque apostaban por un plan de cuatro meses en los que también se vigile a las empresas que trabajan preparando la temporada para conseguir "que se cotice y que se pague como toca".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS