Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE exhibirá un proyecto de gobierno para frenar a Podemos

Sánchez tiene previsto anunciar un plan para modificar la regulación de los contratos parciales

Pedro Sánchez. Ampliar foto
Pedro Sánchez. EL PAÍS

Pegados al terreno y preparados para gobernar inmediatamente. Esta es la baza que piensa apurar el PSOE hasta los comicios del 26-J al presentarse ante el electorado progresista con propuestas concretas y con la exhibición de un proyecto para el país. La semana pasada fueron ofertas sobre pensiones; este lunes, en torno a la explotación laboral, y la previsión abarca todos los terrenos. Esta es su apuesta para vencer a las encuestas que predicen el sorpasso de Podemos y que los socialistas queden relegados al tercer lugar.

“Tenemos proyecto, equipo y líder para gobernar el país inmediatamente después de las elecciones”. Esta sentencia casi a modo de eslogan es lanzada por los miembros del comité electoral de campaña para tratar de diferenciarse del resto de las fuerzas políticas. Los actores de la campaña socialista no cambiaron ayer el paso a pesar del mazazo que cayó sobre la organización con la evidencia de un sorpasso de Unidos Podemos en varias encuestas, entre ellas la de Metroscopia publicada por EL PAÍS. Su estrategia se basará en la presentación continua de propuestas muy concretas con las que el electorado progresista puede identificarse. O, al menos, reconocer que el PSOE sí hace propuestas.

¿Se escuchan las propuestas durante las campañas electorales? En el PSOE creen que en esta ocasión sí, dado que hay un actor nuevo, Podemos, que aspira a gobernar. El adversario para el PSOE es el PP, pero quien puede impedir que le dispute el primer puesto es Podemos.

Plan contra la explotación laboral

A.D.

En España existe una situación de “explotación laboral” con jornadas abusivas y horas extras no pagadas. Esta es la denuncia del PSOE cuyo candidato, Pedro Sánchez, presentará hoy en Sevilla un plan para combatir esta situación con el endurecimiento de las sanciones, el refuerzo de la Inspección de Trabajo y el cambio de la regulación de los contratos parciales. El plan socialista prevé que el afloramiento del trabajo real hará que los trabajadores dispongan de 2.500 millones adicionales de masa salarial, las arcas públicas ingresen 1.200 millones y se creen 78.000 empleos.

En España se ha empezado a generalizar “el trabajo con sueldo parcial, pero a tiempo completo” con “horarios propios de explotación laboral”, pérdida de recaudación porque muchas de las horas no se declaran ni se pagan y salarios que sitúan a trabajadores en la pobreza”. Este es el cuadro tenebroso que pinta el equipo económico del PSOE, dirigido por Jordi Sevilla, para quien la reforma laboral vigente es la causa principal del deterioro de las condiciones de trabajo. “Estamos ante el imperativo ético de combatir el fraude del trabajo a tiempo parcial, que es uno de los grandes agujeros de la reforma del PP”, acusa.

En combatir esta situación se centrarán hoy las propuestas de Sánchez, que en un encuentro informativo en Sevilla, organizado por Europa Press, presentará el Plan contra la Explotación Laboral. El acompañamiento del título dice: “Tiempo de trabajo digno, igual a más empleo, más salarios y más recaudación”.

3,5 millones de horas

Según el Instituto Nacional de Estadística, INE, en los últimos cuatro años el número de horas extra no pagadas alcanza ya los 3,5 millones semanales. “Esta es parte de las consecuencias de la reforma laboral que vamos a derogar”, señala Sevilla. Se trata de evitar que los trabajadores asuman más horas de trabajo de las que marca la ley. El plan de Sánchez consiste en reforzar las inspecciones de Trabajo y de la Seguridad Social y tipificar como infracción grave la realización de jornadas de trabajo superiores a lo acordado en los contratos a tiempo parcial. Se prohibirán las horas “voluntarias”, que solo se permitirán “si se somete a convenio colectivo y aplicadas a trabajadores con contrato indefinido y con el tope del 15% de la jornada”, reza el documento de la propuesta.

Con esta evidencia trabajan los socialistas, que no podrán desligarse de la referencia al partido de Pablo Iglesias durante toda la campaña. Los dos predican el cambio —“El PP no es cambio”, recalca el coordinador de la campaña, César Luena, sino “inmovilismo”—, pero la diferencia está en que los socialistas se presentan como los representantes “del cambio para gobernar; no así Podemos”, sentencia el vicecoordinador del comité electoral, Óscar López.

Propuestas para 20 días

La apuesta no tiene vuelta atrás, por lo que junto a la crítica al PP y a Podemos, el candidato socialista, Pedro Sánchez, desgranará en los próximos 20 días propuestas muy trabajadas por su equipo de gobierno en la sombra y que abarcarán todos los terrenos. El grupo económico que dirige Jordi Sevilla está especialmente activo al estimar que la creciente desigualdad en España requiere nuevas políticas fiscales y laborales. Detrás del programa están Meritxell Batet y José Enrique Serrano, que coordinan el trabajo del resto de los expertos.

En este terreno es en el que quieren competir con Podemos, al estar convencidos de que sus propuestas son más solventes y “más realistas”, señala Óscar López, esperanzado en que el electorado progresista lo perciba así, a pesar de que ahora las encuestas colocan a Unidos Podemos por delante del PSOE. No se las creen o no quieren creérselas. El equipo de campaña del PSOE se retrotrae a seis meses atrás cuando las encuestas otorgaban a Ciudadanos una representación que no tuvo en las urnas.

En algún momento de los estudios demoscópicos el partido de Albert Rivera se puso a la cabeza pero las urnas colocaron a Ciudadanos en cuarto lugar y a Podemos en el tercer puesto, aunque muy pegado al PSOE, que solo les aventajó en 300.000 votos. “Queda toda la campaña y si el electorado socialista habitual se moviliza, el resultado nos será muy favorable”, señala el vicecoordinador de la campaña socialista, Óscar López. Metroscopia recoge que la fidelidad del voto socialista es muy baja. La transferencia de voto de Podemos al PSOE empieza a darse, según los estudios encargados por este partido, pero cabe determinar si será suficiente para contrarrestar el efecto de la unión de Podemos e Izquierda Unida.

Más información