Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos se enfrentan a una campaña de extremos

Podemos y Ciudadanos reconocen que la encuesta de Metroscopia refleja una polarización del electorado, dividido entre el PP y la opción de Unidos Podemos

Iñigo Errejón, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Iñigo Errejón, en una imagen de archivo. EFE

La dirección de Podemos ha recibido con prudencia y entusiasmo muy contenido la encuesta de Metroscopia, que le concede el segundo puesto en las preferencias de los electores, solo por detrás del PP. Según el análisis de Íñigo Errejón, número dos de la formación, los datos del sondeo reflejan que ante las elecciones del 26 de junio “básicamente hay dos polos”. “El polo del PP para que nada cambie y el polo de Podemos para transformar las políticas en favor de la mayoría", ha señalado. “No nos cabe duda de que vamos a ser capaces de precipitar ese cambio. Tenemos la sensación de que quizá el PSOE tenga que hacer de árbitro, y estamos convencidos de que si le toca ese papel estaremos de acuerdo en conformar un Gobierno para revertir las políticas injustas”, ha agregado. 

En el PSOE difieren de la lectura de Podemos. El partido socialista confía en que la campaña le permita mejorar los resultados que proyecta la encuesta de Metroscopia. Aunque la mayoría de sondeos coincide en el sorpasso en número de votos a favor de Unidos Podemos, la batalla por quién gana en número de escaños está abierta.

"Las encuestas son fotos de cada momento", recordó Susana Díaz, presidenta de Andalucía. "Yo tengo la encuesta de la calle, pateando Andalucía, los rincones de mi tierra, y yo veo que los ciudadanos quieren cambiar. Y quieren cambiar con el partido que saben que tiene un proyecto distinto para España: y ese es el PSOE", siguió. "Los demás están en ver cómo ganar al PSOE. El único partido que puede ganar por este país con un proyecto distinto es el PSOE"

Los datos de Metroscopia reflejan que el partido que más puede sufrir por la polarización de la campaña es Ciudadanos. La formación emergente se reclama de centro. Eso le permite luchar por los electores de izquierdas y de derechas, pero también le hace sufrir frente al reclamo del voto útil que protagonizan los principales partidos. Anclada en la cuarta plaza, la formación que encabeza Rivera no aspira a ganar elecciones, y eso puede penalizar sus resultados en unas elecciones que por ahora se discuten desde los extremos.

"Parece que la derecha y la izquierda están movilizados. Ahora toca movilizar al centro", reconoce José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos y jefe de su equipo de campaña. "Todas las encuestas convergen hacia ese 15,5%-15,9% [de votos para Ciudadanos, mejorando el resultado del 20-D]. No es una mala situación de salida teniendo en cuenta que nosotros somos los únicos que no hemos iniciado la precampaña", prosigue. "El sondeo da una participación muy baja que favorece al PP y nos perjudica a nosotros. Creemos que con algún punto más de participación nuestro resultado mejoraría".

El PP busca los 130 escaños

Natalia Junquera

La encuesta de Metroscopia coincide prácticamente con los datos del PP, que aspira al 30% de los votos y unos 130 diputados el 26-J. "Lo más importante es que la encuesta del día 26 de junio refleje lo que los españoles están necesitando", opina María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP.

El secretario de organización del partido, Fernando Martínez-Maillo, cree que la remontada obedece a la "coherencia" mantenida durante estos cuatro meses.

"Nosotros, al contrario que los demás, no hemos entrado en ningún circo, ni participado en negociaciones que no conducían nada". Maillo, en cualquier caso, llama a la "prudencia" porque "la situación política es muy cambiante".

Preguntado por si les preocupa que la alianza entre Podemos e IU haya desplazado al PSOE de la segunda posición, el vicesecretario de organización popular, comenta: "Lo veníamos avisando hace tiempo. El PSOE critica a Podemos pero luego apoya a Carmena, a Kichi o a Colau. Ya nos gustaría tener una sola izquierda, pero lo que vamos a hacer esta campaña es apelar al voto moderado".

El PP cree que parte del bajón socialista obedece al "sectarismo" de Sánchez y su negativa a sentarse a hablar con Rajoy, pero aún confía en que eso cambie después del 26 de junio. Entiende los altos índices de abstención que reflejan las encuestas - "los ciudadanos están desencantados por la falta de acuerdos"- pero niega que les beneficie y asegura que llamarán a la participación. En cuanto a la valoración de Rajoy, el líder al que los ciudadanos ponen peor nota, Maillo quita hierro al asunto: "No nos preocupa. No es determinante".