Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernad propuso quitar la acusación contra la Infanta “por amor a España”

El líder de Manos Limpias, que acusa a Cristina de Borbón en el `caso Nóos´, habló con el conde de Fontao

El dirigente de Manos Limpias, Miguel Bernad,durante su detención.
El dirigente de Manos Limpias, Miguel Bernad,durante su detención.

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, admitió ante el juez que tuvo conversaciones con La Caixa para retirar la acusación contra la Infanta Cristina en el juicio del caso Nóos, pero que lo hizo motivado "por amor a España" y no por dinero, tal y como denunció la defensa de la hermana del Rey.

Según la agencia Efe, que cita fuentes jurídicas, Bernad explicó, en su declaración del pasado 18 de abril ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que se planteó retirar la acusación contra la Infanta porque querían buscar "soluciones". Miguel Bernad, junto con el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, está en prisión provisional como presunto cabecilla de una trama que se dedicaba a extorsionar a cambio de retirar acusaciones en los procesos judiciales en los que estaban personados.

Bernad indicó al juez que también había hablado de la acusación contra la hermana del Rey con el exasesor jurídico de la Casa Real José Manuel Romero, conde de Fontao, pero que este último le "ninguneó". Según las mismas fuentes, Bernad no concretó la conversación con el exasesor de Juan Carlos I porque el fiscal le interrumpió por considerar que la cuestión no formaba parte de la investigación.

Durante la misma declaración, el líder de Manos Limpias aseguró que había recibido varias propuestas para retirar la acusación en el caso Nóos, incluida una de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el pequeño Nicolás. Bernad no se extendió sobre ese contacto por orden del fiscal.

Según las conversaciones grabadas en la causa que instruye la Audiencia Nacional, el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, también habló con Caixabank, concretamente con Jaume Giró, director general de la Fundación La Caixa —departamento en el que trabaja Cristina de Borbón— y le propuso negociar la retirada de la acusación popular de Manos Limpias.

Pineda llamó asimismo al subdirector general de la Asesoría Jurídica del Banco Sabadell y le dijo que comunicara al abogado de la infanta, Miquel Roca, consejero de la entidad, que él era el "interlocutor idóneo" en este asunto. Pineda y Roca se llegaron a reunir en Madrid para tratar el tema y 15 días después el letrado acudió a la Policía para denunciar la extorsión.

Roca afirmó a la Policía que en esa entrevista Pineda le dijo que se estaba planteando retirar la acusación, "pero que habían tenido muchos gastos procesales" y que estimaban que habían llegado hasta los 3 millones de euros, lo que el abogado interpretó que ese era el montante de la extorsión.

Entre las conversaciones intervenidas también figura una entre Bernad y la abogada de Manos Limpias Virginia López Negrete un día antes de que la Policía detuviera al primero.

Más información