Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una edil de Pamplona se niega a dimitir tras votar un contrato a una empresa ligada a su hermana

Berro califica de "pequeño error" haber participado en la votación que adjudicó un contrato de 130.000 euros

Fachada del Ayuntamiento de Pamplona, en una imagen de archivo.
Fachada del Ayuntamiento de Pamplona, en una imagen de archivo.

La concejal de Igualdad de Pamplona, Laura Berro, califica de "pequeño error" que participara el pasado 1 de abril en la Junta de Gobierno Local que aprobó la concesión de un contrato de 130.000 euros a la asociación Yoar, que preside su hermana. La edil forma parte de la agrupación Aranzadi, apoyada por Podemos en las elecciones municipales de mayo de 2015, y mantiene que no dimitirá, como solicitan UPN y PSN-PSOE, que forman la oposición municipal en el Ayuntamiento que preside Joseba Asirón (EH Bildu).

La Junta de Gobierno Local, de la que forman parte concejales de EH Bildu, Geroa Bai, Aranzadi e Izquierda-Ezkerra, aprobó el 1 de abril la concesión del contrato del servicio de acción preventiva comunitaria para los barrios de Milagrosa y Azpilagaña a la asociación juvenil Yoar, representada por María Eugenia Berro, hermana de la edil de Aranzadi. La Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas marca que los cargos públicos deben abstenerse de participar en la votación y ejecución de asuntos en los que los "administradores de entidades o sociedades interesadas" tengan parentesco de "segundo grado de afinidad", entre el que se encuentran los hermanos. Sin embargo, Laura Berro formó parte de esa votación, para la que la entidad de su hermana era la única candidata, que fue aprobada por unanimidad.

Laura Berro ha atribuido a "un lapsus" haberse mantenido en la sesión y añade que no existió "mala fe ni deseo de favorecer a un familiar". La edil reconoce que "no conocía el reglamento" que marca esa obligación de abstenerse y asegura que nadie de sus compañeros de Junta de Gobierno ni tampoco el secretario municipal le advirtió de ello. Berro aseguraba que, aparte de sí misma, ninguno de los miembros de ese órgano conocía que su hermana era quien presidía la asociación beneficiaria de ese contrato.

Tanto UPN como PSN-PSOE han pedido la renuncia de la concejal de Aranzadi. "Es grave, da muy poca confianza una persona que no conoce algo tan elemental", ha señalado el portavoz de UPN, Enrique Maya. Por su parte, la edil socialista Maite Esporrín considera "irritantes" las explicaciones de Berro atribuyendo a un lapsus su participación en el expediente.

No es la primera vez que se da esta situación en el Ayuntamiento de Pamplona. En la legislatura 1996-99 el concejal de UPN Miguel Ángel Ruiz de Langarica participó en las votaciones que adjudicaron dos contratos para unos programas de deporte municipal a una empresa de la que era socia su hija. Ambos contratos fueron aprobados por unanimidad en el pleno. Ruiz de Langarica dimitió en marzo de 1999 al conocerse su relación familiar con la empresa adjudicataria.