Rajoy hablará bien de España para ocultar el baldón de la corrupción

El candidato del PP eludirá los escándalos de su partido de estos años y quiere ser el único que presuma "de las cosas buenas que ocurren en España"

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, a su llegada al congreso del PP gallego este viernes en Orense.
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, a su llegada al congreso del PP gallego este viernes en Orense.Brais Lorenzo / EFE

“Moderación frente a radicalidad y futuro y empleo frente al pasado y el riesgo”. El argumentario de la campaña de Mariano Rajoy para el 26-J está perfilado, claro y no se enredará en más complicaciones. El PP no está nada interesado en discutir sobre la corrupción y los escándalos que han distanciado a más de cuatro millones de sus votantes y soliviantado a la mayoría de los ciudadanos. Rajoy y el PP se quieren diferenciar por ser los únicos “en hablar bien de España”.

Más información

En las primeras discusiones del comité de campaña del PP sobre el estilo del trabajo a realizar ahora para Rajoy y el tipo de mensajes a recalcar de cara al 26-J la corrupción que ha enfangado y hecho tanto daño electoral al partido estos años no ocupa ningún capítulo. “Es una preocupación relativa pero sí hace falta volveremos a explicar lo que no hemos sabido explicar en este mandato: que hemos sido el Gobierno y el partido que más ha hecho para acabar con la corrupción”, remacha uno de los dirigentes más próximos a Rajoy.

Los lemas y los discursos principales irán encaminados a poner el foco “en el futuro, el futuro de las pensiones, el futuro del empleo y el futuro de la unidad de España”. Eso es lo que quieren decir los dirigentes del PP cuando avanzan que su “campaña será en positivo y constructiva”.

Todo lo demás será continuista con respecto a lo ensayado para el 20-D. Solo habrá un cambio bastante apreciable en las intervenciones de Rajoy, que ya lleva varios días probando. “Rajoy y el PP seremos el único candidato y partido que hablará bien de España y relatará las cosas buenas que ocurren y las oportunidades que ya ofrece el país”, admite uno de los más importantes consejeros del aspirante popular.

La idea es muy del agrado de Rajoy, que elude lo máximo que puede hablar de la corrupción de algunos cargos y excompañeros que le han arropado en estos años, y repite hasta la saciedad cada vez que puede que España no debe estar tan mal cuando acuden al año 65 millones de turistas y es destino preferido para los Erasmus.

La intención, ahora, es ahondar en esa línea de trabajo, incluso mezclando citas y encuentros institucionales del candidato en su papel también de presidente en funciones. El viernes, en Ourense, Rajoy confirmó una inminente inversión millonaria de Australia para los astilleros de Navantia en Ferrol, habló de su entrevista el día anterior en La Moncloa con el presidente de Renault España con compromisos concretos de 2.000 empleos en distintas factorías de la península y se guardó otro anuncio similar para próximos días “porque aún no está cerrado”. La jornada anterior había visitado la sede de la multinacional alemana Witzenmannuna en Guadalajara.

El objetivo fundamental de esas imágenes es resaltar el perfil de hombre de Estado, experimentado y solvente de Rajoy pero también el de su equipo, para diferenciarse de los rivales.

La secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, apuntó por esa vía ayer en Ourense en el acto de proclamación de Alberto Núñez Feijóo como presidente y candidato a la Xunta con el 98% de los votos de los compromisarios presentes: “Defendemos a nuestro país y en lo que creemos, Galicia y España, que nos gustan, y mucho. Vamos a seguir creciendo y luchando: Aquí está el PP”.

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Sudoku difícil

Mejora día a día tu nivel con nuestros cinco niveles de dificultad

Lo más visto en...

Top 50