Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Euskadi se aleja más del “segundo frente”

Las encuestas aconsejan al lehendakari Urkullu mantener las elecciones vascas en octubre

En los próximos días, el lehendakari Urkullu decidirá si adelanta las elecciones vascas a junio, en coincidencia con la probable repetición de las generales, o agota la legislatura autonómica y las celebra en octubre. Evitar a los vascos una cuarta votación en año y medio era razón suficiente para que sopesara romper la norma de separar ambos comicios. Pero una macroencuesta, encargada por EITB y muy fiable por su amplia muestra, reafirma la hipótesis inicial del lehendakari: convocar en octubre y separar las elecciones.

La macroencuesta demuestra que los vascos distinguen nítidamente ambas elecciones. En las vascas, el PNV supera abrumadoramente (27 escaños) a su número dos, Podemos y Bildu (empatados a 15), seguidos a distancia de los partidos estatales, el PSE (10); PP (7), Ciudadanos (1). Sin embargo, en las elecciones generales, los resultados son muy similares al 20-D, con una ligerísima mejora nacionalista: Ganaría PNV, con 6 escaños, seguido de Podemos, con 5 ó 6; PSE, 3 ó 2, pues podría perder uno a favor de Podemos; Bildu, 2, y el PP, 2.

El dato más relevante es que mientras el PNV logra en las generales el 26,9% de los votos, en las autonómicas sube espectacularmente al 35,3%, con Podemos sucede lo contrario: en las generales logra el 25,3% mientras en las autonómicas baja al 19,1%. También Bildu mejora sensiblemente de las generales a las autonómicas (del 15,8% al 19%) mientras al PP le sucede lo contrario: baja del 10,2% de las generales al 8,8% de las autonómicas, y el PSE se estabiliza en el 12%.

Si las elecciones vascas confirman la tendencia que marca esta encuesta, Euskadi no tendría problemas de gobernabilidad. El PNV sumaría con su socio, el PSE, 37 escaños de los 38 necesarios para la mayoría absoluta en el Parlamento, frente a los 30 de un hipotético pacto alternativo Bildu-Podemos. Ese resultado reafirmaría el pacto que gobierna Euskadi, PNV-PSE, en ayuntamientos, diputaciones y en las políticas socio-económicas del Ejecutivo.

Pero ni siquiera está clara la materialización del pacto “de izquierdas” que Bildu propone a Podemos. La jueza Garbiñe Biurrun, probable candidata de Podemos a lehendakari, discrepa de la estrategia de este partido de fijar como prioridad desbancar al PNV del Gobierno. Biurrun no descarta pactos con el PNV que, a diferencia del nacionalismo catalán, ha forjado la mayoría de sus acuerdos con las izquierdas.

Finalmente, el último llamamiento de Bildu, esta semana, a Podemos y PNV de establecer un “pacto por el derecho a decidir”, en la dirección del “segundo frente”, tras Cataluña, se ha encontrado con el rechazo peneuvista. El PNV se reafirma en una reforma del Estatuto legal y pactada. Pragmático, cree necesario que, al menos, la asuman PSE y Podemos para superar el trámite de las Cortes y no repetir lo sucedido a Ibarretxe.