Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera: “Los partidos nuevos tenemos que ser mucho más rigurosos”

"Si alguien no lo ha hecho bien, va fuera", dice el líder nacional tras conocerse que Ciudadanos Murcia pagó gastos electorales con fondos de la Asamblea

Albert Rivera, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Albert Rivera, en una imagen de archivo.

La dirección nacional de Ciudadanos ha abierto expediente a un diputado autonómico en Murcia (Luis Fernández) y a su delegado territorial en esta Autonomía (Mario Gómez) tras conocer que presuntamente decidieron pagar casi 20.000 euros de gastos de la campaña electoral de mayo de 2015 con fondos del grupo parlamentario. La ley de financiación impide ese uso de la subvención pública. En los tres últimos meses, la formación se ha enfrentado a las consecuencias de su rápida expansión nacional, en la que sumó a centenares de nuevos candidatos. Nazareth Quijano, concejal en Logroño (La Rioja), se dio de baja al descubrirse que había desviado 18.000 euros de los fondos de la agrupación a su cuenta. Eva Borox, diputada autonómica en Madrid, dimitió tras conocerse su amistad con David Marjaliza, muñidor de la trama Púnica. Y un diputado autonómico por Aragón (José Luis Juste) y el coordinador de La Rioja (Federico Pérez Oteiza) han dejado sus cargos al saberse que tenían empresas en Panamá (los dos defienden la legalidad de sus negocios).

"Si alguien no lo ha hecho bien, va fuera", ha asegurado Albert Rivera, líder nacional de Ciudadanos, en la mañana de este sábado. "En la política nueva tenemos una obligación", ha valorado durante una entrevista en Onda Cero. "Aunque el error no tenga que ver con la financiación ilegal, actuamos", ha dicho sobre el caso de Murcia. "Los partidos nuevos tenemos que ser mucho más rigurosos, incluso cuando no sea delito o no haya nada ilegal", ha rematado sobre el caso de Murcia, que ha considerado "un error" administrativo.

Ciudadanos decidió emprender su expansión nacional a finales de 2014. Para cumplir con el objetivo de presentarse en la mayoría de las circunscripciones de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015, la formación emergente emprendió un vertiginoso proceso de expansión nacional, durante el que incorporó a sus listas a centenares de integrantes de otros partidos previamente disueltos y a personas recién llegadas a la política. Todas debieron firmar una Carta ética en la que se comprometían a renunciar a su acta si eran imputadas por casos de corrupción política, así como a representar al partido siguiendo su reglamento. Como resultado, el partido de Rivera tiene casi 100 diputados autonómicos y más de 1.500 concejales. La dirección nacional juzga esa decisión estratégica como "un éxito".

Sin embargo, desde mayo de 2015, fecha de las últimas elecciones municipales y autonómicas, más de 60 concejales han dejado de representar al partido, bien porque han sido expulsados o porque lo han abandonado por su propia voluntad. Dos diputados autonómicos (Borox y Juste) ha renunciado a sus puestos. Otro (Fernández) puede perder el suyo si el expediente sancionador se resuelve en su contra. Y en consecuencia, el partido, según fuentes de su dirección, afrontar el próximo Congreso Extraordinario con un objetivo básico: consolidar la estructura territorial de Ciudadanos, donde en 2016 surgen las primeras grietas tras un 2015 de vertiginosa expansión.