Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los críticos de IU quieren limitar el pacto con Podemos

Las resistencias internas en la federación de izquierdas a la coalición con la formación emergente se han activado tras la apertura de las conversaciones

Garzón, con Iglesias y Errejón en el Congreso.
Garzón, con Iglesias y Errejón en el Congreso. EFE

Las resistencias internas en Izquierda Unida a la coalición con Podemos se han activado tras la apertura de las conversaciones para concurrir juntos a las urnas si se repiten las elecciones. Los sectores críticos con Alberto Garzón, que presentan candidatos alternativos a liderar IU, tratarán de marcar los límites a la negociación. La corriente del excoordinador Gaspar Llamazares advierte contra la “disolución”, mientras la del líder, Cayo Lara, reclama que las siglas de IU no desaparezcan de la papeleta si se llega a una lista electoral conjunta.

Una llamada del secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, a su homólogo de IU, Adolfo Barrena, abrió este viernes los contactos oficiales entre ambas formaciones. Pero el posible pacto va a encontrar resistencias importantes. En Podemos, los errejonistas albergan más recelos y buscan una colaboración que diferencie con claridad ambos proyectos; en IU, Garzón tendrá que lidiar con dos sectores más identitarios, que temen que la formación quede difuminada o casi disuelta en la alianza.

El candidato de IU, que aspira a proclamarse líder de la formación el próximo junio, tiene la mayoría de los apoyos, pero se enfrenta a dos candidaturas que suman juntas casi el 30%. La más potente es la que apadrina el coordinador general, Cayo Lara, cuya candidata es la eurodiputada Paloma López. La ponencia IU, sí, con más fuerza obtuvo el 18% de los avales de la base. La candidata asegura a EL PAÍS que su línea roja para pactar con Podemos es que las siglas de IU aparezcan en la papeleta electoral.

“Planteamos una confluencia en términos de igualdad, en donde nuestras siglas tengan visibilidad porque representan un proyecto, una política de izquierdas, que se tiene que visualizar”, sostiene López. “Queremos a nuestra organización, en Podemos quieren a la suya. Nosotros no les pediríamos que quitaran sus siglas de la candidatura. Queremos el mismo respeto y soberanía”.

Visibilidad de las siglas

La visibilidad de las siglas de IU será una de las claves de la negociación entre las dos fuerzas. Podemos rehúye la marca de la coalición, que considera un lastre porque les identifica con la izquierda y con un proyecto que ven algo caduco. El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero propuso una marca, Podemos-En Común, que, si bien no es la propuesta oficial, da idea de que Podemos está pensando cómo ocultar la marca de la federación. Los cayistas la rechazan tajantemente: “No aceptamos ese tipo de fórmulas. Lo que pedimos es respeto, soberanía y autonomía. Podemos se dirige a un segmento de la población e IU a otro: trabajadores y colectivos vulnerables, con una política clara de izquierdas y transformadora”, argumenta la eurodiputada López.

El sector de Llamazares, Izquierda Abierta, se opone a toda colaboración electoral con Podemos, una formación a la que el excoordinador critica por su “organización plebiscitaria, estrategia de tierra quemada y sus formas prepotentes”. Llamazares ve un “grave error táctico y estratégico” ir a una alianza con el partido de Iglesias. Si se consuma la “integración en las listas de Podemos”, Izquierda Abierta “abrirá una reflexión sobre su papel en IU”. “Nunca acepté las ofertas de la casa común del PSOE. Tampoco lo haré de la candidatura común bajo las siglas de Podemos”, avisa Llamazares, que cree que existe un espacio a la izquierda del PSOE que si IU se alía con Podemos quedará huérfano.

Los dos sectores reclaman a Garzón un referéndum entre la militancia para decidir sobre el acuerdo con Podemos.