Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La operación Nelson

Pineda dijo que la abogada de Nóos tendría que “plegar velas” contra la Infanta

Pedraz relata cómo Ausbanc y Manos Limpias chantajearon a la infanta Cristina

Luis Pineda entra en el registro en Ausbanc el viernes pasado.
Luis Pineda entra en el registro en Ausbanc el viernes pasado.

El 29 de febrero de 2016, lunes, arrancó la semana en la que la infanta Cristina de Borbón tenía que declarar como supuesta cooperadora de dos delitos fiscales en el juicio del caso Nóos. La tarde de ese día, a las 17:27, Luis Pineda, presidente de Ausbanc, que tenía el teléfono intervenido por orden del juez Santiago Pedraz, llamó al director general de la Fundación La Caixa, para proponerle la retirada de la acusación popular contra la hermana del Rey y trabajadora de dicha fundación. Según la grabación policial, Pineda mencionó la idea de pactar una declaración que pudiera utilizarse después para justificar el desistimiento de la acusación.

La infanta declaró cuatro días después, el jueves 3 de marzo, ante el tribunal presidido por Samantha Romero. Cristina de Borbón solo respondió a las preguntas de su abogado, pero Virginia López Negrete, abogada que representa a Manos Limpias en la causa, expuso de viva voz todas las preguntas que quería plantear a la esposa de Iñaki Urdangarin. Esa noche, tras la declaración, Pineda llamó a Francisco Javier Castro Villacañas, director de comunicación de Manos Limpias. “Virginia se ha pasado”, le comentó el presidente de Ausbanc. Y a continuación le comentó: “Pero bueno, luego tendrá que plegar velas, tío, y punto”, en referencia a la letrada.

El juez Pedraz entiende que este comentario permite entrever que “Virginia se tendrá que ajustar en la parte que afecta a la Infanta en el caso Nóos a las directrices que le marquen, las cuales estarán encaminadas al archivo de la causa si Luis Pineda logra un acuerdo económico que le satisfaga”.

El 14 de marzo, Luis Pineda siguió con sus gestiones para tratar de extorsionar a la defensa de la Infanta. Llamó a las 13.50 al subdirector general de la asesoría jurídica del Sabadell y le pide que le comente al abogado de cabecera de Cristina de Borbón, Miquel Roca, secretario del Banco Sabadell, que él es el “interlocutor idóneo” para negociar “el asunto del archivo”. Esa tarde, el asesor jurídico de la entidad catalana devolvió la llamada, manifestándole que Roca le ha pedido que acuda él a la entrevista fijada al día siguiente.

Este asesor jurídico se presentó tras el encuentro en dependencias policiales para denunciar la extorsión de Pineda. Según su testimonio, corroborado al día siguiente también por Miquel Roca, el presidente de Ausbanc les pidió el 15 de marzo dos millones de euros para retirar la acusación. Esta oferta ilegal ya había sido planteada seis meses antes sin éxito, según su declaración policial. La cantidad se elevaba a tres millones para compensar los “gastos procesales” en los que había incurrido Manos Limpias en su acción contra la Infanta. Roca y el asesor jurídico del Sabadell se levantaron de la mesa “al no querer seguir hablando de este tema”, relata el juez Pedraz.

Un millón de Unicaja en el caso ERE para librar a su presidente

Pedraz desarrolla en dos de los 23 folios del auto cómo supuestamente Unicaja cedió al chantaje de Luis Pineda y pactó la declaración judicial de su presidente, Braulio Medel, imputado en el caso ERE a cambio de un millón de euros. Según el juez, Pineda mantuvo un “continuo intercambio de información” con el secretario general de Unicaja para preparar la declaración de Medel, celebrada el pasado febrero. “A cambio de ello, Ausbanc recibirá una importante contraprestación económica abonada por Unicaja y camuflada en convenios publicitarios, patrocinios y otros servicios prestados por las sociedades del grupo Ausbanc”.

Pineda, que representaba como abogado a Manos Limpias en el caso ERE, instaba al ejecutivo de Unicaja a estar pendiente de las novedades de la instrucción. En los días previos a la declaración judicial, que se produjo el pasado 17 de febrero, ambos ultimaron los detalles "para que transcurriera en un sentido favorable al presidente del banco". El día posterior al interrogatorio, Pineda y el secretario se reunieron "y celebraron lo bien que había salido todo".

El escrito en el que Manos Limpias y Ausbanc retiraban finalmente su acusación, presentado el pasado 1 de marzo, fue remitido por Pineda a Medel con la leyenda “Misión Cumplida”, agrega el auto.

La cifra abonada por el banco rondó "el millón de euros a pagar en dos bloques". El primero de ellos, por importe de 600.000, debía abonarse antes de la declaración y el resto, 400.000 después de ella, dice.