López intenta preservar el Congreso del conflicto institucional con el Gobierno

El presidente de la Cámara logra apoyo de los demás partidos para evitar el “espectáculo” de un pleno de control sin ministros

El presidente del Congreso, Patxi López, durante una rueda de prensa ofrecida el 12 de abril.
El presidente del Congreso, Patxi López, durante una rueda de prensa ofrecida el 12 de abril. Paco Campos (EFE)
Más información
El Gobierno anuncia que no irá a la sesión de control en el Congreso
La Ley 25 supera el primer trámite pero no será aprobada sin investidura
El Congreso convoca al Gobierno para someterse al control el 20 de abril

El presidente del Congreso, Patxi López, intenta estos días amortiguar el conflicto institucional con el Gobierno y preservar a la Cámara de la decisión de La Moncloa de no someterse al control del Parlamento.

Para eso, ha logrado el acuerdo del resto de partidos para evitar lo que considera el “espectáculo” del pleno del Congreso este miércoles por la mañana con diputados haciendo preguntas a los escaños vacíos o mudos del presidente del Gobierno y sus ministros.

La idea es iniciar el pleno del día antes con un turno de palaba de cada uno de los portavoces para lamentar por un tiempo de tres minutos que el Gobierno en funciones se niegue a someterse al control del Gobierno. A continuación se reanudará el Pleno ordinario y el miércoles no habrá sesión.

Todos los partidos salvo el PP habían aprobado en la Junta de Portavoces y la Mesa del Congreso la celebración de la sesión de control con preguntas al Gobierno, con la única limitación de que se refieren a competencias del Ejecutivo en funciones. Se establecieron los cupos, se abrió el plazo de presentación de preguntas, pero el Gobierno remitió un escrito en el que comunicaba su negativa a acudir al pleno.

Esa situación ya se ha producido media docena de veces en las últimas semanas, pero con ministros y en comisiones del Congreso. En todos esos casos se ha esperado a que el ministro no entrara en la sala y cada grupo ha intervenido para formular sus preguntas. La diferencia es que en este caso ocurriría con el presidente del Gobierno y en el Pleno, una situación de mayor gravedad institucional.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

López, y otros miembros de la Mesa como los representantes de Podemos, entendían que esa situación podía provocar un deterioro institucional irreversible. Ocurriría este miércoles y el siguiente, el día 27, en el último que se celebraría en esta breve legislatura si ates del 2 de mayo no hay acuerdo de investidura.

López buscó respaldo en PSOE, Ciudadanos y Podemos y este martes lo ratificarán en la Junta de Portavoces.

Con la ausencia del Gobierno en funciones quedarán sin contestar preguntas de todos los demás grupos sobre el caso que ha terminado con la dimisión de José Manuel Soria como ministro de Industria.

Queda aún una circunstancia por resolver porque PSOE, Ciudadanos y Podemos han solicitado la comparecencia en pleno del presidente del Gobierno en funciones para dar cuenta de esa dimisión. Se verá este martes en la Junta y, en principio, se fijará para el día 27, en el último acto parlamentario de la breve legislatura. Si La Moncloa mantiene su posición, ese día tampoco estará Mariano Rajoy ante los grupos y se reproducirá el conflicto institucional. Ants el Gobierno tendrá ue comunicar formalmente su negativa a acudir a la Cámara.

Como consecuencia de ese conflicto el Congreso, solo con la oposición del PP, aprobó llevar al Gobierno en funciones ante el Tribunal Constitucional. Está pendiente la respuesta de La Moncloa al requerimiento del Parlamento, previo a la presentación del escrito ante el Tribunal, pero el Ejecutivo pretende agotar el mes legal de plazo para entorpecer su tramitación.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS