Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El descenso de muertos en accidente retrocede a niveles de 2012

275 personas pierden la vida en la carretera en el primer trimestre, 28 más que en el mismo periodo de 2015

El autobús accidentado en marzo en Tarragona, que dejó 13 muertos.
El autobús accidentado en marzo en Tarragona, que dejó 13 muertos. (EFE)

Como puntilla a un mal trimestre: una mala Semana Santa. El accidente de autobús de Tarragona, que dejó 13 estudiantes muertas la madrugada del Domingo de Ramos, ha marcado un periodo festivo que ha disparado los datos provisionales de siniestralidad recabados por la DGT. Entre enero y marzo, 275 personas han fallecido en las carreteras españolas, 28 más que en el mismo periodo de 2015 (+11%) y 55 más que en 2014 (+25). Un alza que se repite en el primer trimestre por segundo año consecutivo, algo que no ocurría desde hace dos décadas; que marca la cifra más alta desde 2012; y que irrumpe en pleno debate sobre las iniciativas de seguridad vial impulsadas por el Gobierno de Mariano Rajoy. Tras frenarse súbitamente el descenso de víctimas, diferentes colectivos del sector han denunciado que el Ejecutivo ha "abandonado" este tipo de políticas.

"El Gobierno debe tomar medidas reales para concienciar y formar a la población, confeccionando políticas que realmente sancionen las imprudencias graves, pero que también eduquen", subraya Francisco Canes, presidente de la asociación DIA. "No recuerdo spots de televisión y cuñas de radio en esta Semana Santa. Son necesarios, aunque ya se haya hecho en otras campañas", apuntaba también a principios de semana Ana Novella, de Stop Accidentes, cuando insistió en que el aumento de los fallecidos entre el último Viernes de Dolores y el Lunes de Pascua —41 muertos, frente a los 34 del mismo periodo de 2015— "son un reflejo de la tendencia de los últimos meses".

Porque llueve sobre mojado. Tanto en enero de 2016, como en febrero y marzo, han aumentado los fallecidos en carretera respecto al mismo mes del año anterior. En enero de este ejercicio han muerto 90 personas (88, en 2015); en febrero, 84 (79); y en marzo, 101 (80). Desde 1990 no subían el número de víctimas en los tres meses a la vez. Y esto sucede después de un complicado 2015. En julio del ejercicio pasado se supo que España había experimentado en 2014 el primer alza de muertos en accidente tras una década continuada de descensos —con datos consolidados y definitivos, porque los de 2015 y 2016 aún son provisionales—. A su vez, el primer trimestre del año pasado cerró, por primera vez desde 2002, con más víctimas que el año anterior; el número de fallecidos también subió entre julio y septiembre por primera vez desde 2007; y el verano, otra de las etapas clave, concluyó con el primer repunte desde 2007.

Fallecidos en el primer trimestre

Número de muertos en accidente de tráfico entre enero y marzo de cada año. Los datos recogen los fallecidos en las 24 horas posteriores al siniestro.

  • 2006: 730
  • 2007: 628
  • 2008: 509
  • 2009: 459
  • 2010: 341
  • 2011: 314
  • 2012: 300
  • 2013: 241
  • 2014: 220
  • 2015: 247
  • 2016: 275

La DGT explica que España se mueve, actualmente, en un contexto de aumento de la movilidad. Según sus datos, se han producido 81,7 millones de desplazamientos de largo recorrido entre enero y marzo, casi cuatro millones más (+9,46%) que en el mismo periodo de 2015. Pese a ello, subraya la institución, el país encabeza los rankings europeos de seguridad vial: es el sexto país de los Veintiocho donde hubo menos fallecidos el pasado año; y solo Dinamarca, Grecia y Portugal han reducido más el porcentaje de víctimas que España en el último lustro.

Además, debido a la convocatoria electoral, el Ministerio del Interior guardó en un cajón el nuevo reglamento de circulación, uno de los proyectos estrella de Tráfico y que preveía reducir el límite de velocidad a 90 kilómetros por hora en las carreteras secundarias —donde se concentran más del 80% de los fallecidos en accidente—. Una decisión que causó cierto reproche en el seno de la DGT. Su directora, María Seguí, cuyo cargo depende directamente del ministro Jorge Fernández Díaz, llegó a afirmar que "le preocupaba" que no se diese luz verde a este proyecto.

Más información