Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arnaldo Otegi: una cronología de cárcel y paz

Otegi ha liderado la ciaboga de ETA hacia la paz, desde la prisión y en la calle

Arnaldo Otegi sale de la cárcel de Martutene en San Sebastian, en 2008.
Arnaldo Otegi sale de la cárcel de Martutene en San Sebastian, en 2008.

El líder de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi sale este martes de la cárcel de Logroño, tras cumplir una condena de seis años y medio de prisión por el caso Bateragune, el intento de reconstruir las estructuras de la ilegalizada Batasuna. Durante su estancia en prisión se ha gestado Sortu, la marca de la izquierda abertzale y la heredera de Herri Batasuna, y la alianza de independentistas en torno a la coalición Bildu. Salvo el PP, el resto de los partidos abrazan, con pequeños matices, la creencia de que se trataba de "un preso político".

Otegi lideró la revolución desde dentro, abriendo el abanico de objetivos de la banda a prácticamente toda la sociedad. En el interior de la banda convivían dos puntos de vista: estaban quienes admitían la derrota de la estrategia político-militar y proponían abandonarla, pero también quienes consideraban que, más allá de los objetivos políticos, estaba la propia supervivencia de la banda. Esta es una cronología sobre el caso:

14 de noviembre de 2004. Batasuna, que había sido ilegalizada un año antes, celebró un mitin político en el velódromo de Anoeta, en San Sebastián. Se trataba del primer acto de carácter multitudinario —acudieron unas 15.000 personas— convocado por la organización de la izquierda abertzale desde su ilegalización. El propósito era dar a conocer una nueva postura más abierta al diálogo y al proceso de paz, aunque sin condenar explícitamente la violencia. Otegi se presentó en aquel acto con una rama de olivo en la mano y un pañuelo palestino en el atril. La izquierda abertzale empezaba a separarse del discurso más ortodoxo de ETA y buscaba, fundamentalmente, superar el clima de confrontación y lograr el final del terrorismo.

La fiscalía y el Foro de Ermua apreciaron indicios de un delito de posible enaltecimiento del terrorismo y el caso llegó a la Audiencia Nacional, donde se inició el juicio el 11 de noviembre de 2010. La Audiencia Nacional absolvió Otegi, Joseba Permach y Joseba Álvarez del delito de enaltecimiento del terrorismo del que estaban acusados tras la celebración del acto. El tribual consideró que el delito (la exhibición de unas imágenes de personas relacionadas con ETA y el reparto de propaganda de esta organización terrorista) pudo existir, pero que durante el juicio no se pudo determinar ni la autoría ni la responsabilidad de los acusados. Casi todos los analistas coincidieron tras el discurso de Anoeta que ETA estaba madura y que el paso de Otegi marcaba un camino irreversible en un contexto en el que el terrorismo islámico tomaba el relevo en el escenario de la violencia, después de casi cinco décadas y mil asesinatos sobre la mesa.

18 de junio de 2005. ETA anunció a través de un comunicado el cese de sus acciones "armadas" contra "los electos de los partidos políticos en España".

22 de marzo de 2006. La banda anunció un alto el fuego "permanente", para "impulsar un proceso democrático". Otegi y el secretario general de los socialistas guipuzcoanos, Jesús Eguiguren, trenzaban una hoja de ruta para poner el fin a la violencia y abrir un nuevo escenario, sentados en diferentes mesas y foros, públicos y discretos.

30 de diciembre de 2006. ETA dinamitó la tregua con un atentado en el aparcamiento de la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas, en el que murieron dos ciudadanos ecuatorianos. Atentado que hizo dudar de la unanimidad de la apuesta de ETA por las vías políticas y dejó entrever que podría haber escisiones.

Marzo de 2007. La Sección Cuarta de la Audiencia Nacional absolvió a Otegi de un delito de enaltecimiento del terrorismo por unas frases que pronunció en el entierro de Olaia Castresana.

8 de junio de 2007. Otegi ingresó en prisión de Martutene (San Sebastián) por enaltecimiento del terrorismo tras homenajear al etarra José Miguel Beñarán Ordeñana, Argala, en la localidad vizcaína de Arrigorriaga, el 21 de diciembre de 2003. Hasta entonces había pasado en la cárcel tres años y tres meses, aunque en otras dos ocasiones (en 2005 y 2006) el juez de la Audiencia Nacional lo había encarcelado por breves periodos mientras reunía dinero para pagar enormes fianzas. Al líder de la izquierda abertzale aún le quedaban por aquella época seis procesos pendientes. El más grave, por pertenencia a banda armada, podía acarrearle otros 14 años de cárcel, como así sucedió.

Agosto de 2008. Otegi salió de la prisión de Martutene.

13 de octubre de 2009. El dirigente abertzale fue detenido otra vez, en esta ocasión por el caso Bateragune, acusado de reorganizar la ilegalizada Herri Batasuna a las órdenes de ETA.

5 de septiembre de 2010. Mientras estaba en la cárcel, ETA anunció un alto el fuego de "acciones armadas ofensivas".

10 de enero de 2011. ETA decretó un alto el fuego "permanente", de "carácter general" (incluyendo el fin de la extorsión a empresarios) y "verificable internacionalmente", como "compromiso firme" con "un proceso de solución definitivo y con el final de la confrontación armada".

20 de octubre de 2011. La banda terrorista anunció, a través de un vídeo difundido por Gara, la BBC y The New York Times, el "cese definitivo de su actividad armada".

28 de septiembre de 2012. El dirigente de la izquierda abertzale se muestra partidario de la "disolución de las estructuras militares de ETA". A su juicio, debe ser un proceso "monitorizado por la comunidad internacional". Esta apuesta por el "desmantelamiento de las estructuras militares" de la organización terrorista es una de las reflexiones incluidas en el libro El tiempo de las luces, una extensa entrevista al exportavoz de Batasuna presentada en San Sebastián.

5 de mayo de 2014. El Tribunal Constitucional decide mantener a Otegi en la cárcel al desestimar su petición de revisión de excarcelación después de haber cumplido tres cuartas partes de la condena.

24 de julio de 2014. El pleno del Tribunal Constitucional rechazó el recurso de amparo de Otegi y confirmó su condena de seis años de prisión por un delito de integración en organización terrorista.

18 de enero de 2016. La Audiencia Nacional rechazó el recurso presentado por Otegi contra la condena que le inhabilita durante seis años y seis meses, hasta el 28 de febrero de 2021, para ocupar un cargo o empleo público. La decisión judicial implica que el exportavoz de Batasuna no podrá concurrir a las elecciones autonómicas de Euskadi previstas para octubre de este año. Sin embargo la izquierda abertzale cree que hay una oportunidad en la falta de concrección de la inhabilitación especial. Ya sucedión con el parlamentario Iker Casanova. Pese a tener una inhabilitación igual, es parlamentario vasco.

28 de enero de 2016. La Audiencia Nacional adelanta 27 días —del 28 al 1 de marzo— la excarcelación de Otegi, tras cumplir su condena de seis años y medio de prisión por el caso Bateragune, el intento de reconstruir las estructuras de la ilegalizada Batasuna.

1 de marzo de 2016. Otegi, secretario general de Sortu, sale anticipadamente de la prisión de Logroño después de que el juez de Vigilancia Penitenciaria, José Luis de Castro, accediera a computar dentro del plazo de cumplimiento de condena las comparecencias ante el juzgado que le fueron impuestas como medida cautelar para mantenerlo en libertad provisional antes del juicio.

Más información