Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las confluencias dan la segunda batalla por los grupos en el Senado

En Comú, Compromís y En Marea reclaman un grupo diferente también en la Cámara alta

Mònica Oltra y Joan Ribó, en la sede de Compromís.
Mònica Oltra y Joan Ribó, en la sede de Compromís.

La batalla por los grupos parlamentarios se dirime también en el Senado, con la diferencia fundamental de que la mayoría absoluta del PP —145 senadores del total de 266— reduce sustancialmente las posibilidades de negociación. Las confluencias que concurrieron junto a Podemos en las pasadas elecciones generales —En Comú Podem, En Marea y Compromís-Podemos És el Moment— reclaman, al contrario de lo decidido al final en el Congreso, que se les permita formar un grupo separado del de Podemos en la Cámara alta. El PP, sin embargo, no está por la labor de permitirlo, según ha confirmado a EL PAÍS, mientras el PSOE sí lo aceptará si los letrados de la Cámara consideran que es acorde al Reglamento. La Mesa, que se reúne el miércoles y tiene mayoría absoluta del PP, tiene la última decisión. "Cualquier interpretación que nos impidiera formar grupo sería torticera y política", ha advertido el senador de Compromís Carles Mulet. "Llegaremos hasta el Tribunal Constitucional si se vulneran nuestros derechos", ha avanzado.

Los grupos coaligados con Podemos han presentado esta tarde en el registro del Senado una solicitud de grupo con 13 senadores. Lo integran nueve senadores de los partidos que no son Podemos en las confluencias: cuatro de En Comú, dos de En Marea y uno de Compromís, a los que hay que sumar otros dos elegidos en las autonómicas: un senador por Catalunya Sí que es Pot (la marca de la coalición catalana de Podemos en las autonómicas) y otro más de Compromís. Además, se han integrado tres senadores de Podemos en Euskadi y otro de Podemos en Galicia, este último porque cometieron un "error administrativo" al registrarlo.

El grupo tendría el nombre de "Grupo Plurinacional. Podemos Euskadi- En Comú- Compromís- En Marea", y su portavoz sería, de ser aceptado, Carles Mulet, senador de Compromís.

El reglamento del Senado exige un mínimo de 10 senadores para formar grupo. Las confluencias incorporan a otros cuatro senadores cedidos por Podemos para sumar más de 10, igual que ha hecho el PSOE con Esquerra Republicana (ERC), Democràcia i Llibertat (DL) y el PNV para permitirles formar grupo. Es lo que se conoce como un "préstamo temporal" de parlamentarios, y se ha venido haciendo tradicionalmente: una vez constituidos los grupos, los senadores o diputados cedidos vuelven después al grupo original.

Los representantes de Compromís argumentan que se les debe aplicar el mismo criterio que a los nacionalistas. "Ni el PNV, ni Democracia i Llibertat ni ERC llegan a los 10 senadores y se los han cedido. Aplicando estrictamente el reglamento del Senado, el PSOE no podría hacer un grupo parlamentario con el PNV, con DL ni con ERC", ha criticado el senador de Compromís. "Si para ellos hay una excepción, es aplicable en nuestro caso", ha defendido.

La norma que regula el funcionamiento del Senado incorpora una precisión, en su artículo 27.3, similar a la que se está esgrimiendo en el Congreso para negar a Podemos formar cuatro grupos diferentes. "Los senadores que hayan concurrido a las elecciones formando parte de un mismo partido, federación, coalición o agrupación no podrán formar más de un grupo parlamentario", señala el reglamento del Senado. Los senadores de las confluencias defienden que sus coaliciones son "autónomas e independientes" de Podemos, porque tenían su CIF propio, su legalización única ante la Junta Electoral, y así se lo ha reconocido el Ministerio del Interior, cuando ha informado de los resultados de las elecciones generales computando los votos por separado.

Al mismo tiempo, arguyen el precedente de La Entesa, la coalición integrada por el PSC, ICV y EUiA que ha formado grupo propio esta pasada legislatura, de forma que el PSOE y el PSC estaban en dos grupos diferentes.

Podemos, por su parte, ha registrado ante la Mesa del Senado su propuesta de grupo propio con 10 senadores. El portavoz del partido de Pablo Iglesias en la Cámara alta, Ramón Espinar, subraya que aunque el PSOE haya anunciado públicamente que estaría dispuesto a aceptar sus dos grupos, no se lo ha comunicado directamente, porque no ha querido hablar con ellos. "Hasta ahora la actitud del PSOE en el Senado ha sido establecer un cordón de seguridad y no tener ningún tipo de interlocución con nosotros", señala Espinar a este diario. "Tenemos la sensación de que Pedro Sánchez no quiere ser presidente del Gobierno", añade el senador.

Las confluencias insisten, por otro lado, en que no son lo mismo que el partido de Pablo Iglesias. "No somos Podemos; si hubiéramos querido ser Podemos, nos hubiéramos presentado con esa marca. Somos otro proyecto político diferente al de Podemos", ha manifestado el senador de Compromís, que no descarta que al final tengan que integrarse en el grupo de Pablo Iglesias. "Sabemos que hay una opción última de un grupo junto a Podemos, pero pensamos que se podría trabajar mucho mejor con grupos separados que defienden esa plurinacionalidad del Estado". 

La decisión de la Mesa —en la que el PP tiene mayoría absoluta con cuatro miembros frente a dos del PSOE y uno del PNV— se conocerá el miércoles, y contará con un informe de los letrados del Senado al efecto. "Retamos al PP a que acate lo que digan los letrados", ha reclamado el senador de Compromís. El Partido Popular, sin embargo, considera que el Reglamento del Senado impide que Podemos pueda conformar dos grupos diferenciados en la Cámara alta. El portavoz del Grupo Popular en el Senado, José Manuel Barreiro, sostiene en declaraciones a EL PAÍS que las confluencias y Podemos "son formaciones que han ido bajo el mismo paraguas en las elecciones, por lo que no hay dudas de que tienen que ir juntas en el mismo grupo". "El Reglamento no da cabida a que formen grupos separados y por tanto no lo vamos a apoyar", sostiene, aunque pide ser "respetuosos" con lo que decida la Mesa mañana, en la que el PP tiene mayoría absoluta, con cuatro representantes frente a dos del PSOE y uno del PNV.