Rivera, a favor de negociar cambios en el reglamento del Congreso

Ciudadanos se une al PSOE, que se ha mostrado a favor de incluir la reforma en las negociaciones para la formación de la Mesa, y espera que Podemos se sume

Jesús Posada, último presidente del Congreso.
Jesús Posada, último presidente del Congreso. J. J. Guillén (EFE)

La predisposición del PSOE, unida a la entrada de Ciudadanos y Podemos en el Congreso, impulsará la próxima legislatura la reforma del reglamento de la Cámara Baja, que data de 1982. El texto, que entre otras cuestiones articula las comparecencias del presidente del Gobierno, las preguntas al Ejecutivo o las posibilidades que tiene la oposición de ejercer su labor de control, ha sido objeto de propuestas de reforma en las últimas seis legislaturas, aunque ninguna se ha llegado a votar en el pleno. Los representantes de Ciudadanos, que saben que el PSOE está dispuesto a plantear esta cuestión en el marco de las negociaciones para formar la Mesa del Congreso, creen que su objetivo se ve favorecido por los complejos equilibrios parlamentarios a los que obliga el resultado del 20-D.

Más información
Rotas las conversaciones para cambiar el reglamento de la Cámara baja
El PSOE tiene alta probabilidad de presidir el Congreso sin acuerdo
¿Qué pasa si no hay mayoría suficiente para formar gobierno?
Rajoy: “Si se repiten elecciones yo seré de nuevo candidato del PP”

"Si hay algo bueno de las matemáticas que han dejado las urnas es eso", explicó una fuente conocedora de cómo está organizando Ciudadanos su desembarco en el Congreso. "Ahora, el poder legislativo va a tener la capacidad de manejar la agenda política, y no tanto el Gobierno", añadió.

La formación que lidera Albert Rivera, que logró 40 diputados en las elecciones generales, no tiene fuerza para aprobar la reforma por sí misma ante los 69 escaños de Podemos, los 90 del PSOE y los 123 del PP. Sin embargo, sus dirigentes creen que Podemos y el PSOE comparten su objetivo de "garantizar la imparcialidad del presidente de la Mesa frente al Gobierno", asegurar la transparencia de los procedimientos y facilitar la rendición de cuentas del Ejecutivo ante la oposición.

"Yo, desde luego, tengo la voluntad de que esa Mesa refleje la pluralidad de España y también la voluntad de una nueva etapa política", argumentó Rivera este martes, durante una entrevista en Antena 3. "Son unas Cortes que van a tener que trabajar mucho, que reformar mucho, que tendrán que reformar el reglamento del Congreso para actualizarlo y modernizarlo en muchos temas", siguió. "Viene una nueva era y la presidencia y la Mesa de las Cortes tienen un papel importante, como lo tuvieron en la Transición".

Las iniciativas para intentar agilizar la encorsetada vida parlamentaria han sido múltiples. Unas veces se han estrellado contra las mayorías absolutas del Gobierno de turno. Otras, como en 2007, contra la pretensión de los partidos nacionalistas de introducir el catalán, el gallego o el euskera en el día a día de la Cámara. Fuentes conocedoras del funcionamiento del Parlamento argumentan estos días que el PP perdió una oportunidad durante la pasada legislatura, en la que gozó de mayoría absoluta y pudo haber aprobado una reforma a su medida que hubiera acabado con el argumento de que el texto lleva 30 años sin modificarse. El PSOE y Ciudadanos esperan lograrlo uniendo a otros grupos, como Podemos, a su propuesta.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS