Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El foco de los incendios en Asturias refleja que pudo ser intencionado

El consejero de Presidencia del Principado señala que la rápida evolución de los fuegos "parece indicar" que fueron voluntarios

Incendio declarado en el monte Igueldo, en San Sebastián
Incendio declarado en el monte Igeldo, en San Sebastián. EFE

Más de un centenar de incendios azotó el norte de España el domingo, donde los equipos de extinción siguen trabajando para controlar el fuego mientras las autoridades investigan la posibilidad de que algunos de ellos hayan sido provocados. El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha expresado su preocupación por una situación que comenzó el sábado.

En Asturias, en la noche del domingo permanecían activos 60 incendios forestales, de los cuales 33 están controlados. Los servicios de extinción centran sus esfuerzos en la zona noroccidental de la región, la más afectada, y especialmente en el concejo de El Franco.

Los incendios, iniciados a primera hora del sábado y que se multiplicaron hasta superar los 130 debido a las condiciones meteorológicas adversas, no han provocado daños personales, aunque sí han afectado a varias viviendas, cinco de ellas en El Franco, en cuya capital, La Caridad, se instaló ayer el puesto de mando avanzado. El fuego también ha calcinado otras tres viviendas abandonadas en los concejos de Boal, en las localidades de Cabanas y Vega de Ouria. Los incendios afectan a un total de 37 municipios asturianos, principalmente en la zona occidental, pero también a otros del centro y del oriente, como Gijón, Mieres, Llanes y Cangas de Onís.

La Guardia Civil y el Gobierno del Principado están investigando qué número de los cien incendios registrados han podido ser provocados. El consejero de Presidencia del Principado, Guillermo Martínez, ha subrayado que si bien se habían dado "un conjunto de factores muy desfavorables" para la propagación de los fuegos (fuerte viento, ausencia de lluvia y unas temperaturas inusualmente altas en estas fechas), "todo parece indicar" que algunos de ellos pudieron ser provocados.

La lluvia facilita los trabajos

La situación no está controlada todavía, aunque las lluvias que finalmente sí llegaron durante la noche del sábado al domingo han mejorado las condiciones de los trabajos de extinción, en los que han participado hasta 230 de efectivos entre bomberos y empresas forestales, y agentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

La región vecina de Cantabria también se vio  afectada por una treintena de incendios, aunque actualmente están extinguidos. La Guardia Civil investigará las causas de los incendios forestales originados en esta zona, que van "aminorándose" en cuanto a número de focos activos y que no han causado daños materiales, según ha confirmado el delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz.

La zona próxima de Navarra también registró un incendio que hoy ha sido controlado y que fue provocado por la caída de un árbol sobre un tendido eléctrico. Su propagación se debió al fuerte viento, las elevadas temperaturas, pese al invierno, y la ausencia de humedad en el suelo y en la vegetación.

Campos para pasto

La zona norte de España se caracteriza por el paisaje de montañas de la Cordillera Cantábrica, con una vegetación con alto componente de humedad de bosques de hayas y robles, y prados destinados al pasto.

Precisamente, algunos expertos, como la investigadora de la Universidad de Cantabria Virginia Carracedo, apuntan la posibilidad de que la causa de estos incendios sea la quema de matorral para la apertura de más pastos. La mayoría de los fuegos de invierno del noroeste peninsular "están directamente relacionados con la preparación del terreno para la primavera, en que el ganado sube al monte", ha asegurado.

Carracedo ha recordado que el año pasado por estas fechas se produjeron en Cantabria decenas de incendios asociados a las mismas prácticas, pero este año ha coincidido con esos factores adversos a los que también se ha referido el Gobierno asturiano: el viento sur con temperaturas altas, ausencia de lluvias y la vegetación muy seca.

Más información