Iglesias y Garzón se distancian tras la ruptura del acuerdo

Desde el pasado octubre, cuando las negociaciones para la candidatura conjunta se rompieron, la relación entre los antiguos amigos se ha enfriado

“No hemos vuelto a hablar”, reconoce Alberto Garzón. El candidato de Unidad Popular-Izquierda Unida admite que su relación con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se ha enfriado desde que los dos dirigentes de izquierdas buscaron un acuerdo conjunto para presentarse a las elecciones. Desde el pasado mes de octubre, cuando las negociaciones para la candidatura conjunta se rompieron abruptamente, los antiguos amigos que ahora son adversarios electorales se han distanciado. “En campaña, es muy difícil”, alega Garzón.

“En realidad, nunca fuimos íntimos”, asegura el líder de IU, que sostiene que no guarda “rencor ni resentimiento” a Iglesias por romper con la posibilidad de un acuerdo. De sus palabras sí se deduce cierto reproche por el trato a su formación. “Hay una palabra bellísima en la izquierda: el reconocimiento. Podemos nunca reconoció a IU”, se quejó el martes por la noche en una charla organizada por la revista Mongolia.

En la contienda electoral, el candidato de IU ha cargado contra Podemos, aunque siempre ha excluido a Iglesias de sus críticas. Iglesias, por su parte, ha optado por ignorar a Garzón y centrarse en los que considera sus principales rivales: Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera. Cada vez que se le pregunta por su relación con el líder de IU, recuerda sus diferencias estratégicas y se limita a desearle suerte. Pero el candidato de Podemos no solo evita críticas directas a la candidatura que encabeza sino que busca distinguirse apelando a la responsabilidad de Estado. En cualquier caso, los dirigentes de la formación emergente confían en entenderse con el político malagueño en el Congreso tras el 20-D.

Las coincidencias programáticas entre ambas fuerzas quedan reflejadas, además, por las alianzas territoriales fraguadas en Cataluña y en Galicia. Ayer, Iglesias participó en A Coruña en un acto de En Marea, candidatura integrada por Podemos, Anova, Esquerda Unida y las mareas. Recibió el apoyo de Yolanda Díaz, dirigente de IU con la que colaboró en la campaña de las elecciones gallegas de 2012. Díaz aseguró que, pese a pertenecer a una organización distinta, le desea lo mejor. “Yo le deseo personalmente que tenga una enorme suerte. ¿Y sabéis por qué? Porque su suerte va a ser nuestra suerte”. 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS