Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘La caravana del PP huye del gran mitin y las capitales

La formación ha diseñado un plan de actos pequeños con los que pretenden dar imagen de cercanía

Rajoy el martes en Benavente en un acto electoral.
Rajoy el martes en Benavente en un acto electoral.

El PP quiere hacer una campaña distinta. Huirán de las capitales y del tradicional mitin en grandes plazas de toros. Han diseñado un plan de actos pequeños con los que pretenden dar imagen de cercanía; en pueblos donde creen que pueden tener un impacto mediático mayor que en las grandes ciudades. En los próximos seis días Mariano Rajoy visitará tres veces Andalucía, donde se reparten 60 escaños del Congreso. También irá en dos ocasiones a la Comunidad Valenciana, uno de sus feudos tradicionales y donde Ciudadanos les come votos y terreno.

Entre la precampaña y la campaña electoral, que arranca esta noche, el PP habrá visitado todas las autonomías para pedir el voto el 20 de diciembre. Rajoy comenzará su periplo en Ávila, la misma plaza donde Albert Rivera (Ciudadanos), el hombre que más votos les quita, habló por primera vez de “la segunda transición”. El lunes y martes los pasará en Andalucía, donde se reparten 60 escaños al Congreso, y donde visitará municipios de Málaga (Estepona) y Cádiz (Algeciras). A Cataluña, donde se reparten 47 escaños, Rajoy irá solo el 17 de diciembre.
En las pasadas elecciones catalanas, los populares han dejado de ser el referente del centro derecha, desplazados por Ciudadanos. Sin embargo, el desafío soberanista es una de las dos grandes ideas —la otra es la recuperación económica y la creación de empleo— de la campaña de Rajoy, o al menos, a las que más tiempo dedica en sus intervenciones.

El motivo de huir de las grandes capitales y el mitin tradicional es dar una imagen de cercanía —el presidente que juega al dominó con los vecinos de Olmedo o se toma cañas en Béjar—, pero sobre todo, amarrar el voto rural (15 millones de personas viven en las ciudades de menos de 20.000 habitantes), donde sus competidores tienen menos implantación y ventaja. Los fines de semana, de momento, Rajoy los dedicará a preparar dos intervenciones televisivas: este sábado en La Sexta Noche, y el 12 de diciembre en Qué tiempo tan feliz, el programa de María Teresa Campos.

En todos sus discursos, el candidato popular alertará de los peligros de “volver atrás”, es decir, de que gane el PSOE, o “ponerse a hacer experimentos”, en alusión a Podemos y Ciudadanos. Rajoy casi nunca les llama por su nombre, pero siempre hace referencia a las dos nuevas formaciones. El miércoles, en Badajoz, los descalificó como “los que nacieron en una tertulia” o “partidos que son pandillas de cuatro amigos” sin experiencia ni de concejales. El candidato insiste en que con ellos en el Gobierno se torcería la recuperación y se pondría en peligro la unidad de España.

Más información