Rajoy se reafirma en su ausencia de “la pelea de gallos” por ser segundos

Los populares concluyen que su candidato hizo bien en no ir al debate y en que Sánchez salió mal parado frente a Rivera e Iglesias

El candidato del PP, Mariano Rajoy, ha dedicado la mañana de este martes tras el debate en EL PAÍS de sus tres principales rivales el 20-D a visitar la población castellana de Olmedo (Valladolid), donde dio un pequeño mitin a menos un grado de temperatura, visitó el hogar del pensionista y jugó una partida de dominó, en la que perdió 2-0. El aspirante popular no mencionó en ningún momento ni el debate ni sus conclusiones pero en su equipo de campaña se reafirmaron en su decisión de evitar esa confrontación. "Hubo una discusión previa y bastantes dirigentes del partido que creían que debía ir al debate a cuatro de EL PAÍS este martes han llamado para admitir que hizo bien en no acudir a esa pelea de gallos para saber quién será el segundo y el líder de la oposición tras las elecciones", concluyó uno de los máximos responsables del PP. Los populares no solo se ratifican en que Rajoy hizo bien sino que constatan también que el peor parado del debate fue el líder del PSOE, Pedro Sánchez, al que consideran su principal adversario.

Más información
El PP considera a Rajoy ganador del debate pese a su ausencia
Medios extranjeros creen que el presidente pagará su estrategia
Las cambiantes opiniones de Rajoy sobre los debates electorales
Rajoy solo quiere debatir con Pedro Sánchez para obviar a Rivera

Rajoy eludió comentar el debate e hizo como si no hubiese ocurrido. Llegó a Olmedo y se plantó en la plaza del pueblo de 3.800 habitantes donde el PP gana habitualmente sobrado. Los simpatizantes que le aguardaban eran mayoritariamente de la tercera edad. El aspirante del PP les endosó su formato de mitin en el que recuerda lo mal que estaba España en 2011, lo mucho que ha cambiado en estos cuatro años y lo que hay que perseverar en las mismas políticas para llegar al objetivo 20/20, es decir 20 millones de puestos de trabajo en 2020.

El presidente del Gobierno solo se permitió una alusión a sus rivales cuando les descalificó de nuevo por su falta de experiencia siquiera "al menos como concejales" para dar algo de "certidumbre y confianza" a los españoles. Luego reiteró la idea de que el PP sí es un partido serio, con implantación en todos los pueblos de España y no inventado en media hora en una cafetería o una tertulia de televisión. Rajoy no habla directamente de los debates para restarles trascendencia.

En el PP, sin embargo, muchos de sus principales dirigentes sí estuvieron atentos a las pantallas para seguir la discusión organizada por la web de EL PAÍS en el primer debate digital en España. Y esta mañana, antes de que Rajoy saliera de La Moncloa hacia Olmedo y en una gira por Castilla y León, se pusieron en contacto para corroborar que su premeditada decisión de no ir al debate había sido acertada, según su criterio. "El debate no aportó nada, el nivel fue muy flojo y de poca trascendencia, sin profundizar en nada, y para nosotros nos ha salido muy bien porque Rajoy no se tiene que poner al nivel de una pelea de gallos de los segundos", remachó uno de los principales dirigentes del partido.

Fuentes oficiales del PP confiesan ahora que se produjo una discusión interna sobre si acudir o no al debate de EL PAÍS y también que había muchos dirigentes que sostenían que había que estar. Tras visionar el debate, en el PP señalan ahora que hay un mayor consenso en el partido de que Rajoy no tenía nada que ganar en ese encuentro, que su estrategia pasa por ofrecer un perfil presidencial y que su único rival en estas elecciones sigue siendo el socialista Pedro Sánchez, al que consideran el perdedor del duelo porque se enzarzó con sus contrincantes, especialmente con Albert Rivera. En el PP apuntan a que el mejor parado del debate resultó al final el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

En la dirección del PP y su comité de campaña empiezan a pensar ya en cómo abordar el debate a cuatro en el que sí estarán representados por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y para el que apuestan por la estrategia de no confrontar con los demás rivales e intentar llevar la iniciativa con propuestas concretas de gobierno, tanto de las realizadas durante este mandato como de las incluidas en el nuevo programa electoral.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS