Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias se reivindica como líder de la nueva Transición

El candidato de Podemos a La Moncloa acusa al líder del PSOE de recurrir a los argumentos de la “caverna mediática”

Pablo Iglesias, Íñigo Errejón e Irene Montero (de espaldas), minutos antes del debate.

El candidato de Podemos a La Moncloa, Pablo Iglesias, se reivindicó anoche a sí mismo como representante de la nueva Transición ante el líder socialista, Pedro Sánchez, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. La idea de renovación política era una de las claves del debate de anoche, y el secretario general de la formación emergente se atribuyó en todo momento el discurso más rompedor pese a admitir los logros de la Constitución de 1978.

Una frase, pronunciada en el mensaje de despedida, resume la filosofía política de Iglesias en este momento. “Hemos vivido muchos avances durante los últimos 40 años, pero quizá sea hora de decir: ‘Muchas gracias, 1978. Hola, 2016”, enfatizó el politólogo, que busca convertir el próximo 6 de diciembre, Día de la Constitución, en una de las fechas simbólicas de esa “segunda Transición”.

Podemos quiere ser ahora lo que fue el PSOE en los años ochenta —en ello se emplean sus máximos dirigentes desde hace un año— y, aunque las encuestas sitúan al nuevo partido algunos puntos por debajo de los socialistas, el exeurodiputado centró anoche la estrategia en tratar de demostrar que su proyecto político es el único que defiende los intereses de los votantes socialistas. En este contexto, apeló a los “socialistas de corazón”, reconoció los logros del primer Gobierno de Felipe González, y buscó corregir en todo momento el discurso de Sánchez, principal blanco de sus críticas. “Hay una diferencia entre lo que decís en campaña y después hacéis”, le reprochó.

Con el secretario general del PSOE tuvo Iglesias tres momentos de tensión. El primero, a cuenta de las puertas giratorias. Acusó a la exministra socialista Trinidad Jiménez de sentarse en el consejo de administración de Telefónica, cuando la todavía diputada lo desmiente y se niega a hablar de especulaciones acerca de su futuro. El segundo mayor choque dialéctico entre ambos se vivió durante la exposición de propuestas sobre el modelo territorial. Tanto Podemos como el PSOE defienden un Estado federal, pero Sánchez aprovechó la presentación por parte de Iglesias de su reforma de la Constitución para comparar el proyecto de Iglesias con el de la Unión Soviética. “¿Sabes cuál era el único país que permitía el derecho a la autodeterminación?”, preguntó el líder socialista. Fue entonces, tras contestar “la Unión Soviética”, cuando el secretario general de la formación emergente afirmó que esos argumentos coincidían con los de la “caverna mediática”. En cualquier caso, ambos chocaron en todos los bloques del debate, sobre política económica, lucha antiyihadista, derechos sociales o regeneración. También sobre el número uno de la lista de Podemos por Jaén, Andrés Bódalo, condenado a tres años por agredir a un exedil socialista.

Urnas para jugarse una década

El candidato de Podemos, Pablo Iglesias rechazó ayer pedir abiertamente el voto —le parece un tic, dijo, de la “vieja política—, pero sí lanzó uno de los mensajes cruciales de su estrategia electoral. “En las próximas elecciones”, afirmó, “no nos estamos jugando solo cuatro años, nos estamos jugando la próxima década”. “España”, agregó, “ya ha cambiado en la calle, ahora tiene que cambiar en el Parlamento y La Moncloa".

Ese es el objetivo de la dirección de Podemos, que ha ido adaptando su idea de cambio a las circunstancias políticas. Iglesias la vinculó en el debate a la filosofía de 1978. “De la Constitución del 78 y de la Transición podemos aprender algo muy importante para entender el momento histórico que estamos viviendo. La diferencia de los inmovilistas y los que quieren el cambio”, enfatizó. A esos votantes se dirigirá antes del 20-D.

La confrontación con el líder de Ciudadanos, con quien Iglesias pugna por el voto del cambio, fue menos intensa, aunque esa estrategia pretendía situar a Rivera en un terreno político ajeno a la centralidad --"Albert Rivera es de lo que haga falta”, opinó—. En tres ocasiones, Iglesias pidió a Rivera y a Sánchez que mantuvieran las formas. La última llamada de atención le molestó al secretario general de los socialistas. “Podrías decir que, en nombre de Podemos, pides perdón a Rivera por lo que dijo Monedero”, enfatizó en referencia a la demanda anunciada por Ciudadanos contra el profesor de Políticas por insinuar que se droga.

El líder de Podemos aprovechó el debate para mostrar un perfil de candidato alternativo y a la vez institucional. Habló de su plan de revisión de la Constitución, se mostró convencido de que en la próxima legislatura podrá llegar a acuerdos con las principales formaciones y llegó a ofrecer un pacto en directo. “Asumamos que las próximas circunscripciones electorales [en las próximas elecciones generales] sean las comunidades autónomas”, exhortó. Aunque, en lugar de hablar de acuerdo, anoche los tres aspirantes se cruzaron acusaciones y reproches en busca del voto. Comienza la campaña electoral.

Más información