Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debate sobre Cataluña vence a la reforma laboral y el paro en la red

La lucha contra el terrorismo se queda como el cuarto asunto y los espectadores prácticamente ignoran la corrupción en los mensajes en las redes sociales

La reforma laboral y el desempleo, sumados, preocupan mucho más a los ciudadanos que la situación de Cataluña. Pero ha sido el desafío soberanista catalán el tema que, con más de 7.500 tuits, ha logrado la victoria entre los internautas que han participado en el primer debate digital de los candidatos a la presidencia del Gobierno en la historia de España. Y en esa carrera, a las 23.00, justo al finalizar el debate, el candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, se llevó el mayor número de referencias, casi 3.076, mientras que las dirigidas a Pablo Iglesias ascendieron a 2.499 menciones, con Cataluña como telón de fondo.

En el caso del candidato socialista, Pedro Sánchez, no ha sido el primer asunto para sus seguidores. Le han enviado la mitad de tuits -1.989- sobre el tema catalán que los que ha suscitado el debate de la reforma laboral con 3.499. "De defender Cataluña nadie tiene más autoridad que Albert Rivera", decía a las 22.25 uno de sus seguidores. De hecho, ese debate provocó las primeras fricciones serias entre Rivera y Sánchez y entre estos dos y Pablo Iglesias, que defiende una consulta para los catalanes: "España es diversa y plurinacional. Queremos que los catalanes decidan su futuro votando", ha escrito un ciudadano poco después de las 22.00.

Pero el tema económico, observado en su globalidad, es el que más ha preocupado a los internautas. En un país con 4,8 millones de parados y una tasa de desempleo del 21,3%, esos dos asuntos se han llevado las menciones mayoritarias en la red. Los internautas han sentenciado con más de 11.312 mensajes que el trabajo es lo primero y que identifican la reforma laboral como la causante de una buena parte de sus desgracias: el desempleo, el empobrecimiento y las bajadas salariales para quienes mantienen el puesto de trabajo. La reforma laboral iba en cabeza con casi 5.000 tuits al finalizar la primera hora de debate, frente a los 4.215 del paro.

Al finalizar, el debate catalán provocó 7.564 tuits, la reforma laboral 6.092, el desempleo 5.225 y el terrorismo yihadista 4.091. Curiosamente si el catalán ha sido el que más referencias ha generado entre los candidatos de Podemos y de Ciudadanos, la reforma laboral ha sido el tema estrella para los internautas que seguían al candidato socialista. Y es que el arranque del debate ha sido trepidante con numerosas interrupciones y la coincidencia, con matices, de los tres candidatos en apostar por derogar la reforma laboral. "Voy a derogar la reforma laboral entera", ha dicho Sánchez. "La gente cobra menos, se han pagado 40.000 millones menos a salarios, y para mí es una obligación derogar la reforma laboral", ha criticado, con numerosas alusiones al contrato único que defiende Rivera "como una política de derechas".

De hecho, muchas de las referencias a Rivera han sido críticas con su propuesta de contrato único. Los internautas no acaban de creerse su efectividad: "Albert Rivera habla del contrato único como los daneses. De la protección social de los daneses se ha olvidado, claro". Para muchos comentaristas digitales Sánchez y los socialistas dicen unas cosas y después hacen otras. Fueron habituales durante el debate los tuits que parafraseaban a Iglesias: "La reforma laboral del PSOE también trajo más precariedad. Lo que dicen ahora no es lo que hacen cuando gobiernan", sostiene un seguidor del candidato de Podemos. Las medidas concretas que han propuesto los tres en asuntos como la igualdad salarial entre hombres y mujeres, pensiones, renta básica, con un acuerdo básico para su puesta en marcha, aunque con diferencias cuantitativas, apenas si se han convertido en residuales, en conjunto, en la conversación de los espectadores a través de Internet.

La lucha contra el terrorismo se ha quedado como el cuarto asunto y eso que los tres candidatos polemizaron sobre una hipotética intervención militar contra el terrorismo yihadista que Ciudadanos y el PSOE apoyaron siempre que se cumplan una serie de requisitos como el consenso internacional, y el mandato de la ONU. Pablo Iglesias apostó por "quitarle el agua al pez, en vez de darle una patada al avispero" y por un referéndum que decida sobre una hipotética intervención militar. Los espectadores prácticamente ignoraron la corrupción pese al corto pero intenso enfrentamiento entre Iglesias y Sánchez, ya cuando se les agotaba el tiempo. Iglesias miraba más al atril vacío de Rajoy cuando hablaba de esos temas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información