Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cartel en un colegio de Melilla advierte de la prohibición del burka

Coalición por Melilla acusa de "discriminación religiosa" a un centro que recordó en su tablón de anuncios la prohibición de acceder a sus instalaciones con el rostro cubierto

Cartel del colegio Enrique Soler de Melilla que ha desatado la polémica.
Cartel del colegio Enrique Soler de Melilla que ha desatado la polémica.

"No podrán entrar, permanecer, o ser atendidas en el centro, aquellas personas cuyo atuendo o indumentaria (velo integral, pasamontañas o casco integral), impida o dificulte la identificación y/o comunicación visual con las mismas". La colocación de un cartel con esta frase a la entrada del colegio Enrique Soler de Melilla tras los atentados de París ha reabierto en la ciudad autónoma un debate que permanecía latente pero dormido: el del uso del burka en instalaciones públicas.

El mensaje, que se exhibe en la mayoría de centros escolares de Melilla desde que en 2013 se estableciera como norma por la dirección provincial del Ministerio de Educación, ha pasado a un primer plano después de que el colegio la hiciera más visible. "El director de un colegio no puede prohibir" la entrada al colegio con niqab o burka a una madre porque "es responsabilidad del Congreso de los Diputados", ha defendido Mustafá Aberchán, presidente de Coalición por Melilla, el principal partido de la oposición. "El cartel que ha colocado el colegio debe responderse con un compromiso en defensa de los valores de la Carta Magna", añade Aberchán, que fue alcalde de la ciudad entre 1999 y 2000, cuando fue reemplazado tras una moción de censura.

Desde el centro educativo la primera reacción ha sido de asombro. "Estamos sorprendidos ya que es una norma expuesta en la mayoría de centros", ha explicado Álvaro González, presidente de la cooperativa que rige el centro, que ha resaltado que el objetivo de la medida es la seguridad de los alumnos. "No vamos a permitir que nadie con la cara tapada intente recoger a un niño. Ningún padre lo permitiría y por supuesto no lo va a hacer el profesorado. Nos da igual que la cara la lleve tapada con un velo, un casco o un pasamontañas" añadió.

Un profesor del centro, también extrañado por la polémica asegura que pese a tener un porcentaje alto de niños musulmanes, “hemos tenido cero quejas de los padres. La comunidad educativa no se ha quejado en ningún momento. Y este documento además fue aprobado por el consejo escolar", dijo en referencia al mensaje del cartel.

Vista de la entrada del colegio, donde está situado el cartel. ampliar foto
Vista de la entrada del colegio, donde está situado el cartel.

Para el líder de Coalición por Melilla "ante todo se debe respetar la libertad de expresión y la religión", y puso a Londres como ejemplo: "si van por la calle Oxford de Londres verán a muchos musulmanes con velo integral y a ninguno se le impide el paso a los grandes almacenes o a los establecimientos". Aberchán cree que la solución pasa por que las mujeres que porten velo se identifiquen cuando se le pida, sin que sea necesario llegar a prohibir el paso.

Entre los padres el tema copaba gran parte de las conversaciónes a las puertas del centro, donde algunos defendían la postura del colegio: "yo no quiero que venga alguien diciendo que viene a recoger a mi hijo sin que el profesor pueda identificar quien es", dijo uno de ellos. El centro escolar quiere que se cierre la polémica porque tal y como afirmaba otro de los padres, temen "que se hable tanto del centro y que la gente tergiverse el mensaje o la intención".

Más información