Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez promete reconocer el Estado palestino en cuanto llegue al Gobierno

El líder del PSOE reclama unidad al resto de los partidos en el pacto contra el yihadismo

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta de la Junta de Andalucía y líder del PSOE andaluz, Susana Díaz.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta de la Junta de Andalucía y líder del PSOE andaluz, Susana Díaz. EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha defendido en Jaén que “la paz será uno de los elementos fundamentales” de su futuro Gobierno, y ha asumido públicamente “el reconocimiento del Estado palestino”, una promesa incluida en su programa electoral que este domingo adelanta EL PAÍS, y que el líder de los socialistas se ha comprometido públicamente a poner en marcha en cuanto acceda a la presidencia. Aunque Sánchez coincide con Podemos en ese compromiso, ha marcado distancias con la formación de Pablo Iglesias, a quien ha reprochado que no se sume al pacto contra el yihadismo. “Los españoles no entenderían que todos no estemos unidos contra el dolor y el terror yihadista”, ha subrayado.

Durante su intervención —ante unas 1.600 personas que abarrotaban el auditorio del recinto de congresos— Sánchez ha subrayado que uno de los primeros acuerdos que aprobará el Consejo de Ministros si el PSOE llega a La Moncloa será la creación de una ponencia que impulse una reforma de la Constitución. Una reforma, ha dicho, que avance hasta el Estado federal, pero sobre todo “que blinde los derechos sociales que hoy están en riesgo”. Sánchez ha pedido a los militantes socialistas que “miren al pasado con orgullo” y reivindiquen lo logrado por anteriores gobiernos socialistas: “Si Felipe González puso en marcha la España de los derechos, y Zapatero la España de las libertades, nosotros pondremos en pie la España de las oportunidades”.

El líder socialista ha proclamado, orgulloso, que “es la primera vez en la historia del PSOE que llevamos más mujeres que hombres como cabezas de lista” en unas elecciones. Sánchez ha compartido mitin por segunda vez en la precampaña del 20-D con la presidenta andaluza, Susana Díaz (ambos coincidirán en otras dos ocasiones ya en campaña en Andalucía), a quien ha saludado diciendo que “el socialismo andaluz es el orgullo del socialismo español”. Sánchez y Díaz han pedido a la militancia un esfuerzo para lograr la “mayoría social”. Y lo han hecho en Jaén, “una de las cunas del socialismo español” (en las pasadas Autonómicas fue la provincia con mayor apoyo porcentual al PSOE) en un acto que se ha convertido en una defensa a ultranza de los derechos sociales y la igualdad de oportunidades.

“La patria de los socialistas está en la educación y en la sanidad pública”, ha entonado Sánchez, jaleado en varias ocasiones con gritos de “presidente, presidente”. “Cuando lleguemos al Gobierno le aplicaremos a Mariano Rajoy un despido procedente por causas objetivas”, ha señalado Sánchez, después de reiterar su compromiso de derogar la Reforma Laboral aprobada por el Ejecutivo del PP. “El 20-D tenemos que derribar el muro social, pero también el muro de la indiferencia y el de la mentira”, ha añadido el candidato socialista a la presidencia del Gobierno.

Díaz: "Me dicen que no me vaya"

Por su parte, la presidenta andaluza y secretaria general del PSOE en esta comunidad, Susana Díaz, no ha escatimado gestos de complicidad hacia Pedro Sánchez: “Este país necesita un presidente del Gobierno que lidere a España y que respete la concordia, desde la tolerancia y la igualdad. Ahora más que nunca España necesita al PSOE a un presidente como Pedro Sánchez, os pido que le ayudéis y que nos dejemos la piel”, ha pedido a los militantes.

Díaz ha hecho una encendida defensa de las políticas sociales puestas en marcha desde la Junta de Andalucía. “En Despeñaperros hemos logrado frenar el sufrimiento y demostrar que se podían hacer las cosas de otra manera”, ha enfatizado, tras resaltar la apuesta por la educación, la sanidad pública o la dependencia. Y recordó que la restricción del reconocimiento de los dependientes moderados que el Gobierno del PP ha mantenido durante cuatro años ha afectado a más de 6.000 dependientes.

Tras demandar a la militancia “echarse a la calle” para lograr un triunfo el 20-D, ha vuelto a reiterar su compromiso con Andalucía. “Hay miles compañeros que me dicen que no me vaya”, ha señalado en un momento de su intervención. También se ha mostrado muy crítica hacia Podemos en Andalucía y hacía su líder en la comunidad, Teresa Rodríguez. “Le he tendido la mano del Gobierno de Andalucía, de quien tiene en su ADN la lucha por los derechos de los trabajadores; que deje la mano del PP y mire hacia la izquierda andaluza”.

Más información