Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznalcóllar vuelve a latir

El archivo del caso da alas a la recuperación de una comarca arrasada por el paro

Estado actual de la corta de la mina de Aznalcóllar
Estado actual de la corta de la mina de Aznalcóllar. EL PAIS

Patrocinio Buzón esperará hasta primeros de año para decidir si echa el cierre al bar que, “aguantando el tirón”, regenta en la localidad sevillana de Aznalcóllar desde hace seis años. “El pueblo está muerto, han sido unos años durísimos”, asegura. El futuro de esta mujer separada y sus tres hijos está ligado a la reapertura del yacimiento minero. Como el de otras cientos de familias. “Si vemos que no avanza, cerraré”, afirma resignada Buzón. El archivo de la investigación judicial sobre el concurso de adjudicación de los derechos de explotación de la mina desatasca un proyecto que ha estado paralizado durante seis meses, aunque para muchos de los 6.200 vecinos de este municipio de la Sierra Norte de Sevilla la noticia tenga un sabor agridulce. “Hasta que no la vea abierta, no me lo creo”, dice la hostelera. “Es lo que todos deseábamos, pero no me fío”, añade uno de sus clientes. “Ya no hay marcha atrás”, agrega más optimista otro vecino.

Para su resurrección, Aznalcóllar no solo ha tenido que despojarse del fantasma de la catástrofe medioambiental de 1998, sino también que hacer frente a los recelos de los ecologistas y, finalmente, al escollo judicial. La titular del Juzgado de Instrucción 3 de Sevilla decidió el pasado lunes dar carpetazo al caso al no apreciar delitos de prevaricación. Lo hizo tras ocho meses de instrucción y la imputación de siete cargos y funcionarios del Ejecutivo andaluz, entre ellos, la recién restituida directora de Minas, María José Asensio, quien fue apartada del cargo el pasado agosto. La magistrada considera que no existió un acuerdo entre los imputados para favorecer a la empresa ganadora (Grupo México y Minorbis), como denunciaba la otra empresa finalista, Emerita.

La investigación judicial se inició en plena precampaña de las elecciones autonómicas del pasado marzo y estalló durante el debate para la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta. Durante todo ese tiempo, el Gobierno andaluz ha defendido la “legalidad y transparencia” del procedimiento y ahora estudia emprender acciones legales por las “difamaciones” vertidas contra los empleados públicos. “En política no todo vale. El honor y la imagen hay que repararla”, ha defendido Díaz a lo largo de toda la semana. Los socialistas, incluso, han ido más allá al asegurar que sospechan que las instituciones del Gobierno participaron en el “montaje” del caso. “Los agentes se han limitado a hacer lo que tenía que hacer”, han defendido fuentes de la policía. Fuentes de la Delegación del Gobierno en Andalucía se han limitado a señalar que la insinuación del PSOE es "tan lamentable que no merece respuesta".

Un paseo por Aznalcóllar basta para descubrir sus más de 4.500 años de historia explotando el subsuelo. Una pintada a la entrada del municipio refleja que aún no han cicatrizado las heridas: Boliden, asesina. Pero pocos metros más arriba, un monumento en recuerdo de los mineros recupera esa esencia. “La mina es la salvación del pueblo. El archivo de la causa es una bomba de oxígeno”, asegura el alcalde, Juan José Fernández (IU), quien ha trabajado durante estos años en el mantenimiento del yacimiento. Con una tasa de paro que supera el 32%, la economía de la localidad se basa en la agricultura y en un parque industrial que no termina de despegar. “Tenemos más de 1.600 desempleados y más de 200 familias que no reciben ningún tipo de ayuda. La situación en el pueblo es preocupante”, dice Fernández, quien llegó a la alcaldía tras las pasadas elecciones municipales. “Si no teníamos noticias de la reapertura, ya estaba organizando montar un comedor social para poder atender a estas familias”, dice el alcalde.

“El coste personal es tremendo”

Tres meses. Este es el periodo que María José Asensio ha estado apartada de su cargo como directora general de Minas de la Junta de Andalucía. Cesó en agosto tras su imputación en el caso Aznalcóllar y, tras su archivo, el Gobierno andaluz apenas ha tardado 24 horas en aprobar su restitución. “Estaba clarísimo que la denuncia de Emerita no iba a ninguna parte porque, si acaso, lo que había era una discrepancia administrativa”, mantiene Asensio, quien prefiere no valorar la decisión de su cese. “Denuncias como esta suponen un coste personal tremendo para la gente falsamente acusada”, asegura.

Al igual que una quincena de funcionarios, Asensio declaró a mediados de septiembre ante la magistrada. Como ya hizo durante todo el proceso, resaltó la “absoluta” legalidad del concurso y la “exquisitez” al elegir a la firma ganadora. “La juez ha sido muy clara: el procedimiento ha sido correcto, no ha habido ningún tipo de arbitrariedad y que las discrepancias técnicas se resuelven en lo contencioso administrativo”, afirma tras el archivo del caso. “Lo que no entiendo es cómo hemos llegado hasta aquí con una denuncia de esta naturaleza”, reitera.

Tras el archivo del caso y los primeros avances en la reapertura de la mina, Asensio se ha mostrado confiada en que “pronto” se note la actividad económica en esta comarca sevillana. “En los primeros años, la actividad en una mina es muy intensa y eso es lo que necesita Aznalcóllar”, señala.

La decisión de la magistrada ha sido recurrida ante la Audiencia de Sevilla por Emerita, que a su vez continúa con el proceso por la vía contencioso-administrativa, tal y como le invitó la juez en el auto de archivo. La empresa canadiense considera “que no se trata de irregularidades administrativas, sino de delitos de prevaricación” y solicita la práctica de determinadas acciones que la juez rechazó. Este recurso ha vuelto a despertar el miedo entre los vecinos a un futuro nuevo parón. “Pasamos de una buena noticia a una mala en cuestión de horas, hay mucha incertidumbre, no sabemos cómo puede afectar ese recurso”, asegura Jessica Rodríguez, quien abrió su bar de copas hace poco más de un año creyendo que la reapertura de la mina “no se demoraría tanto”. “Estamos resistiendo como podemos, pero hay muchos vecinos que ya tienen la maleta preparada por si la mina no se abre”, agrega. Desde el Gobierno andaluz se muestran más confiados. “El recurso no tiene, en principio, por qué paralizar el proceso. Si hubiera alguna cuestión ya lo veríamos a lo largo del tiempo”, defiende el consejero de Empleo, José Sánchez Maldonado.

El pasado día 6, la Junta se adelantó a la magistrada y puso fin a la suspensión al entregar a Minera Los Frailes (Minorbis y Grupo México) los terrenos para reabrir la mina. La empresa ya ha anunciado una inversión inicial de siete millones de euros durante la fase de investigación, que se traducirá en unos 200 empleos, así como la contratación de los 28 trabajadores que durante estos años han mantenido el recinto, que cuenta con unas reservas de cobre, plomo y cinc de 35 millones de toneladas. “Desde el lunes, tengo el móvil lleno de mensajes de gente preguntándome dónde debe enviar el currículo para poder trabajar en la mina”, asegura el alcalde, quien añade que ya han sido varios los empresarios que se han interesado en instalarse en el municipio o en construir viviendas. “Lo que queremos es que la empresa empiece ya a formar a la gente y a desarrollar proyectos que, cuando termine la actividad en la mina, no deje caer de nuevo al pueblo”, pide el alcalde.

También hay vecinos que ya se han lanzado a la piscina. “He alquilado otro restaurante para estar preparada cuando la mina abra, espero no darme con un canto en los dientes”, afirma Saray Domínguez. Con una inversión total de más de 300 millones y la creación de más de mil empleos directos e indirectos, Minera Los Frailes prevé que la construcción de la planta comience el próximo año y que para 2018 comience a producir. “Los próximos tres años van a ser un boom para el pueblo”, se aventura a apuntar el regidor. “El corazón de Aznalcóllar comienza a latir", agrega.

El 'caso Aznalcóllar', en fechas

  • Diciembre de 2013. El Consejo de Gobierno de la Junta aprueba el decreto que ampara la reapertura de la mina de Aznalcóllar (Sevilla). A través de esta norma, la comunidad se reserva los derechos del complejo para sacarlos posteriormente a concurso.
  • Febrero de 2015. La alianza Minorbis-Grupo México gana el concurso internacional para la explotación de la mina. La resolución es retrasmitida en directo por Internet. La otra empresa finalista, Emerita, anuncia que recurrirá la decisión al detectar supuestas irregularidades en el procedimiento.
  • Marzo de 2015. Tras la denuncia de la empresa perdedora, la juez de Instrucción 3 de Sevilla, Patricia Fernández, abre una investigación y pide a la Junta el expediente de adjudicación.
  • Mayo 2015. La juez emite un duro auto en el que reprocha a la Administración andaluza que concediera la reapertura de la mina mediante un concurso público sin "el más mínimo rigor". La presidenta de la Junta, Susana Díaz, anuncia la paralización de la adjudicación hasta que se resuelva la vía judicial.
  • Julio de 2015. La juez imputa por presunta prevaricación en la adjudicación de la mina a siete cargos y funcionarios del Ejecutivo, entre ellos, la directora general de Minas, María José Asensio. Una semana después, Asensio cesa.
  • Noviembre de 2015. La Junta reabre Aznalcóllar sin esperar a la resolución judicial y entrega la mina a la concesionaria. Dos días después, la magistrada archiva el caso al no apreciar delitos de prevaricación. 24 horas más tarde, Junta restituye a Asensio.

Más información