La Infanta y Urdangarin quieren vender sus dos pisos de Palma

Los bienes serán vendidos por 250.000 euros, pero tras el pago de las hipotecas quedarían casi 27.000 para ingresar en el juzgado

La infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarin, en Ginebra (Suiza).
La infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarin, en Ginebra (Suiza).europa press

La infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarin, han pedido permiso para vender sus dos apartamentos en la bahía de Palma y así tener dinero antes de la celebración del juicio del caso Nóos, el 11 de enero de 2016. Los antiguos duques de Palma ya vendieron su palacete de Barcelona por 6,9 millones de euros, trabado con una hipoteca de 4,4 millones.

Más información
La infanta Cristina se sentará en el banquillo el 11 de enero
Torres pide que el Rey decida si quiere declarar en el ‘caso Nóos’
El juez embarga 15,8 millones a la esposa del socio de Urdangarin
Investigan pagos municipales al instituto de Iñaki Urdangarin

Son dos apartamentos de 65 metros cuadrados cada uno, en un edificio moderno de segunda línea del paseo Marítimo, una de las zonas más caras de Palma, a menos de un kilómetro del Palacio de Marivent. La compra de los inmuebles, una década atrás, se culminó mediante la firma de una hipoteca de 391.850 euros concedida por el BBVA.

El abogado de Urdangarin, Mario Pascual, indica que los bienes serán vendidos por 250.000 euros; de este monto, 14.500 euros serán para el intermediario y 200.550 para levantar las hipotecas. Así, quedarían casi 27.000 euros para ingresar en el juzgado, tras las plusvalías y las últimas amortizaciones. El escrito revela los compradores y un apoderado de la operación. El compromiso de venta vence el 15 de diciembre.

Los pisos cuentan con sendos aparcamientos y trasteros y, al ser adquiridos, fueron vinculados a la sociedad patrimonial de los exduques de Palma, Aizoon, que encauzaba los caudales de los negocios de Urdangarin, sus asesorías y los réditos directos del Instituto Nóos, entidad oficialmente sin ánimo de lucro. La inversión inmobiliaria de los beneficios y la firma de créditos bancarios generaba efectos fiscales favorables para los titulares de la compañía.

El juez Castro ha reclamado opinión y posición sobre este caso a las partes, el fiscal, defensas y acusaciones. La pretendida operación inmobiliaria se da en un momento de alza de la demanda de inmuebles de lujo en Palma. Tras la venta millonaria del palacete de Pedralbes, la compañía familiar Aizoon se quedaría con un inmueble en Terrassa (Barcelona), una planta baja por la que se pagaron 231.000 euros, con pago a través de hipoteca, según los datos que obran en la causa del caso Nóos. El letrado de Urdangarin asegura que el inmueble de Terrassa también está en venta.

Aizoon alquiló los dos inmuebles de Palma y en uno de los casos instó judicialmente el desahucio y embargo del sueldo de una inquilina por el impago de mensualidades.

La Infanta ya colmó, con su mitad del dinero generado por la venta del palacete, la fianza civil estipulada por la Audiencia de Palma de 449.525 euros. La fianza fijada inicialmente por el juez fue de 2,6 millones de euros para Cristina de Borbón, cantidad que fue rebajada por la sala en 735.111 euros. Urdangarin carga con otra fianza de 13,5 millones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS