Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tercera renuncia de un diputado de UPyD en 2015

La baja de Lozano se une a las de Cantó y Anchuelo, con lo que solo Rosa Díez y Carlos Martínez Gorriarán permanecen en el Congreso del quinteto original

Rosa Díez y el ministro Montoro, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Rosa Díez y el ministro Montoro, en una imagen de archivo. EFE

Andrés Herzog, candidato de UPyD a la presidencia de España, está convencido de que el partido logrará representación en el Congreso tras las elecciones generales del 20-D. La progresiva descomposición de los cuadros dirigentes de la formación, sin embargo, le han dejado huérfano de algunos de los rostros más conocidos para la campaña. El fichaje de Irene Lozano por el PSOE se suma a las bajas voluntarias de Toni Cantó, ahora número dos de Ciudadanos por Valencia, y Álvaro Anchuelo, con lo que solo dos de los cinco diputados que empezaron la legislatura por UPyD continúan en el partido (Rosa Díez y Carlos Martínez Gorriarán).

"Este asunto no altera lo más mínimo nuestros planes", ha dicho Herzog sobre la marcha de Lozano. "Nosotros seguimos volcados en la preparación de la campaña y comprobando como el nuevo UPyD vuelve a generar ilusión", ha añadido. "Lo que me sorprende es la actitud de Pedro Sánchez, que parece que sigue la estela de Zapatero, haciendo política del espectáculo y la apariencia", ha seguido. "Yo reivindico la coherencia de UPyD. Nosotros tenemos una forma de actuar muy alejada de la política de la apariencia que ejerce el PSOE, porque las apariencias no solucionan los problemas de la gente de este país. Nosotros no estamos en política por un sillón sino porque queremos una España mejor. Y no hemos cambiado de ideas, sino que el nuevo UPyD sigue trabajando por la igualdad de los españoles".

Aunque la dirección de la formación asegura que los números de afiliación se mantienen, ha habido bajas sensibles entre sus representantes públicos. Desde las elecciones autonómicas del 24-M, UPyD solo mantiene representación en el Parlamento Vasco (Gorka Mainero). Dos de sus cuatro eurodiputados (Fernando Maura y Enrique Calvet) ya no defienden sus siglas, tras ser expulsados por no cumplir con el reglamento interno, según el criterio de los órganos disciplinarios. Previamente se marchó el eurodiputado Sosa Wagner. A eso se unen ahora las dificultades financieras del partido, que complicarán su campaña electoral y le han obligado a ejecutar un expediente de regulación de empleo.

Las últimas encuestas sitúan a UPyD por debajo del umbral del 1% de votos para las generales. En las municipales de mayo, sin embargo, logró un 2,4% de los sufragios en Madrid, lo que deja el acceso del Congreso a un paso de Herzog. La dirección de la formación confía en que la huella que ha dejado entre los ciudadanos su lucha judicial contra la corrupción política tenga premio en las urnas (para continuarla acaba de lanzar una campaña de financiación ciudadana). Ese es el objetivo del candidato: mantener viva la voz de UPyD al mantener su presencia en la cámara baja.

Más información