Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos se lanza a la pelea por el voto rural

El partido de Rivera, que es el que tiene más tirón en las capitales de más de 500.000 habitantes, busca crecer en los municipios de menos de 10.000 vecinos

Albert Rivera y Pedro Sánchez, en la entrega de los premios Planeta. Ampliar foto
Albert Rivera y Pedro Sánchez, en la entrega de los premios Planeta. WireImage

Ciudadanos ha superado a Podemos como tercera fuerza política en España porque ha ampliado su base electoral más allá de las grandes ciudades, según los sondeos de Metroscopia. El partido de Albert Rivera, la fuerza que despierta una mayor intención de voto directo en las capitales de más de 500.000 habitantes, según el último barómetro de clima social, busca ahora crecer en los municipios de menos de 10.000 vecinos, su punto débil frente a los partidos tradicionales.

Ciudadanos y Podemos nacieron en Internet, crecieron a través de las redes sociales y las televisiones, maduraron en las grandes capitales, y ahora se enfrentan al reto de expandirse fuera de su hábitat natural para intentar conquistar La Moncloa en las elecciones generales del 20-D. Los datos demuestran la complejidad del objetivo. Según Metroscopia, Ciudadanos es la última fuerza —empatada con Podemos— en los municipios de menos de 10.000 habitantes. Poco a poco, sin embargo, el partido de Rivera está dejando huella en los bastiones de los partidos tradicionales.

“El crecimiento de Ciudadanos se ha debido, entre otras cosas, a que ha sido capaz de ampliar su base electoral más allá de las ciudades”, explicó José Pablo Ferrándiz, de Metroscopia. Para la candidatura de Rivera a La Moncloa esa no es una cuestión menor.

“Ahí tenemos dos grandes problemas”, reconoce José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos y jefe de gabinete del presidente del partido, que en las municipales de mayo pasó de tener once concejales en seis municipios a presumir de 1527 en 756 circunscripciones. “El primero es acceder a las personas que viven en esos ámbitos más dispersos. El segundo, que los estudios sociológicos demuestran que es un votante al que le cuesta más cambiar el sentido del voto. Es más conservador, no ideológicamente, sino con respecto a una nueva elección”, añadió el político que ha pilotado las tres campañas electorales de Ciudadanos en 2015. “Es una cuestión que requiere de paciencia y perseverancia. Avanzamos con lentitud, pero creemos que el voto urbano y el de estos núcleos acabará igualándose. Es un trabajo de fondo”.

Los 25 diputados que logró Ciudadanos en las elecciones catalanas del 27-S han marcado un punto de inflexión en las expectativas del partido frente a las elecciones generales del 20-D. La ejecutiva de Rivera trabaja para aprovechar ese éxito y generar un efecto ganador que atraiga a nuevos votantes, especialmente del centro izquierda, donde los dirigentes del partido creen tener su mayor potencial de crecimiento. Aunque la formación no ha presentado aún propuestas de política agraria, las preocupaciones de agricultores y ganaderos ya empiezan a estar presentes en su discurso. Inés Arrimadas, por ejemplo, ya advirtió a esos colectivos del peligro de perder las subvenciones europeas si Cataluña se independizaba, y prometió en sus mítines de Lleida defender sus intereses.

Descenso de votos

La ejecutiva de Ciudadanos maneja datos que reflejan el salto cualitativo que podría suponer para su número final de diputados crecer en esas zonas. Así, según los registros del partido, el porcentaje de votos que obtiene la formación de Rivera en poblaciones de menos de 5.000 habitantes baja del 10% al 5%. Por eso los estrategas de Ciudadanos pondrán especial hincapié en la propaganda electoral en Castilla y León y Castilla-La Mancha; programarán múltiples actos en las provincias en las que sus datos les hacen albergar la esperanza de obtener diputados (Salamanca, Ávila...); y contarán con que la fuerte presencia de sus líderes en radio y televisión permita que sus mensajes lleguen a los pueblos de menos tamaño.

Tras las elecciones llegarán los pactos. Rivera marcó distancias ayer con el PSOE. Después de negociar los presupuestos de Andalucía, donde gobierna Susana Díaz, advirtió: “Quien extrapole el pacto de Andalucía a España se equivoca profundamente”.