Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sémper asume el enfado de Quiroga pero dice que no está desautorizada

El presidente del PP guipuzcoano y parlamentario vasco respalda el intento de Quiroga de deslegitimar el terrorismo y lamenta que "ha sido manipulado"

Borja Semper, en primer plano, Nerea Llanos después, Arantza Quiroga y Anton Damborenea, al anunciar la retirada
Borja Semper, en primer plano, Nerea Llanos después, Arantza Quiroga y Anton Damborenea, al anunciar la retirada

El presidente del PP guipuzcoano y parlamentario vasco, Borja Sémper, le ha echado un capote a su jefa de filas, Arantza Quiroga. El segundo en tres días tras el varapalo político que ha supuesto para Quiroga tener que retirar una propuesta de paz que había registrado un día antes, al obligarle la dirección nacional. Según Sémper, Arantza Quiroga, desaparecida de la esfera pública desde que explicó en el Parlamento que retiraba la iniciativa, "se tiene que sentir políticamente dañada, pero no desautorizada".

Sémper, como el resto de sus compañeros de grupo parlamentario no ha logrado hablar con la presidenta, que después de dar la rueda de prensa para anunciar la retirada de su propuesta, desapareció. Pero apoya el intento, como el resto de su grupo parlamentario, por desatascar una ponencia de Paz y Convivencia, a la que el PP quería dar un giro para lograr avances.

Quiroga no midió las consecuencias de su propuesta"

Sémper ha precisado en una tertulia radiofónica que la "culpa" de esa retirada "no hay que buscarla en la sede central del PP, sino que ha habido muchos actores, aunque no ha precisado más. La tesis que defendió Quiroga para justificar la retirada de su propuesta es que la izquierda abertzale lo había interpretado como una victoria, y ni ella ni el PP querían esa visión. En la misma tertulia participaban el PNV, el PSE, la izquierda abertzale y UPyD, que reprodujeron en unos términos similares la polémica que se ha prolongado a lo largo de eesta semana y que seguramente continuará hasta que la propia Quiroga anuncie qué va a hacer con su carrera política.

El portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, ha apreciado "buena intención" en Quiroga, pero ha estimado que "no midió bien las reacciones del PP y de algunas víctimas del terrorismo ante su iniciativa". Joseba Egibar, del PNV, ha considerado que, en este caso, "se le ha aplicado a Quiroga la misma medicina que ella ha aplicado antes a organizaciones que trabajan desinteresadamente a favor de la paz" y tras apuntar que todos los partidos están expuestos a "presión política y mediática", ha afirmado que la moción "tendría poca consistencia para retirarla tan rápido".

El parlamentario de EH Bildu, Oskar Matute, ha asegurado, por su parte, que "el problema del PP vasco no ha sido EH Bildu, sino Madrid" y tras rechazar que su formación adoptara "poses triunfalistas" tras la presentación de la moción, ha mantenido que volverían a apoyarla. Gorka Maneiro, de UPyD, ha opinado que la presidenta del PP vasco "ha querido ganar protagonismo, pero ha dejado principios por el camino".

Más información