Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar reafirma su crítica a Rajoy y rechaza la reforma constitucional

El presidente ratifica su "diagnóstico de hechos y datos" del fracaso del PP frente a Ciudadanos en Cataluña y alerta ante las generales

Aznar en un momento de su comparecencia

El expresidente del Gobierno José María Aznar ni se retracta ni rectifica ninguna de sus recientes críticas hacia cómo está gestionando el PP y España el actual presidente Mariano Rajoy ante el desafío soberanista en Cataluña. Aznar mantiene que esos reproches que formuló recientemente son un "diagnóstico" de "hechos y datos" que, además, no han sido refutados por nadie. El presidente de la FAES aclaró que según su criterio lo que hay que hacer ahora para solucionar el problema independentista es "reafirmar el orden constitucional" y rechazó tajantemente cualquier reforma de la Constitución o incluso abrir en estos momentos ese debate.

Aznar participó este lunes como gran estrella invitada en un foro de la Fundación Vocento, en la Casa de América en Madrid, sobre España y América Latina, ante los retos de un nuevo siglo. El periodista moderador, el colombiano Juan Carlos Iragorri, le preguntó por la inquietud que genera la situación en Cataluña en toda Latinoamérica. Aznar no solo no eludió el asunto, sino que profundizó en todas sus advertencias. Empezó por constatar que ante "el diagnóstico" que formuló tras las elecciones ha recibido "descalificaciones personales", pero ningún contraargumento ni tampoco nadie que le haya "desautorizado". Razón por la cual se siente aún si cabe más reafirmado.

Aznar reiteró así que en Cataluña han ganado las elecciones la lista independentista en escaños pero ha perdido el plebiscito que había planteado, también vaticinó que ahora el proceso va a continuar pero peor porque será dirigido por los "más radicales" de los componentes de esa opción política, que relegarán a los dirigentes más moderados. El expresidente auguró así que de cara a los generales y en la izquierda política el PSOE ha conseguido la buena noticia de ser la primera fuerza entre los partidos no secesionistas por delante de Podemos. Y, sin embargo, esa perspectiva no es la misma sino toda la contraria para el PP.

El líder popular advirtió así que en Cataluña el partido de Ciudadanos se ha situado por encima del PP, algo que no había ocurrido nunca, y concluyó que eso ha sido porque es visto como la mejor opción y la más clara para defender allí "el orden constitucional". Esa primacía preocupa y molesta a Aznar, que señaló que es un serio aviso para el PP de cara a las generales. Aznar pidió de nuevo una profunda reflexión sobre ese hecho en el PP, que es el partido de Gobierno en España.

Aznar interpreta que Ciudadanos se ha colocado por delante del PP en Cataluña posiblemente porque allí los electores han entendido que con esa formación "será mejor defendido el orden constitucional" que con los populares. Fue ahí cuando demandó una "reafirmación clara del orden constitucional" y cuando enfatizó varias veces que no es nada partidario de reformar ahora la Constitución. Y luego agregó otra explicación: "No soy partidario de la reforma de la Constitución y sería un error grave abrir ahora vías de posibles reformas porque pueden provocar más confusión" y porque está en contra de cualquier modificación de la Carta Magna que "signifique que España en su conjunto deba pagar un precio a los secesionistas". Por si quedaba alguna duda, y ante de entrar en temas sobre Venezuela y Cuba, Aznar concluyó: "La Constitución no es el problema de España".

Aznar consideró que debe ser el PP el que decida si Mariano Rajoy es el mejor candidato posible para la presidencia del Gobierno y le deseó suerte en su cometido.

Críticas al Papa, Obama, Venezuela, Cuba y Colombia

El expresidente José María Aznar no solo cuestiona la mayor en el tipo de política nacional que está haciendo su sucesor Mariano Rajoy al frente del Gobierno español. A Aznar, presidente ahora de la FAES, la fundación ligada al PP, no le gusta nada tampoco el proceso de apertura abierto en Cuba, las negociaciones del ejecutivo colombiano con las FARC, ni las implicaciones en alguna de esas negociaciones de paz del Papa Francisco o las debilidades de Barak Obama. Aznar hizo esta mañana en la Casa de América en Madrid una enmienda a la totalidad de casi todo lo que está sucediendo ahora en el mundo.

El foro de la Fundación Vocento permitió, en el formato de charla, conocer las opiniones de Aznar sobre los retos a los que se enfrenta ahora mismo América Latina. El moderador, el periodista colombiano Juan Carlos Iragorri, le preguntó primero por Venezuela y ahí el expresidente se permitió recordar que lleva años promoviendo con otros dirigentes políticos relevantes un cambio del actual régimen y apoyando a la oposición a Maduro.

Sobre el camino hacia la apertura emprendido en Cuba Aznar se definió como mucho más que escéptico. Le parece "extraordinario" que el Papa Francisco haya podido incluso visitar la isla y estar con los hermanos Fidel y Raúl Castro, a los que catalogó como dictadores, cuando en el país entiende que no se ha producido ningún cambio, ningún desarrollo democrático, y le molesta profundamente que el pontífice no se atreviera a pronunciar la palabra "libertad" o "presos políticos". Tampoco acepta bien Aznar que se recibiera a Raúl Castro en Nueva York por parte de otros dirigentes internacionales y sobre todo del presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, al que criticó por su debilidad y del que apuntó que ha cometido "más errores" que aciertos.

El expresidente español no respalda las negociaciones actuales entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC. No le agrada, además, que se discuta el asunto en términos de "guerra y paz" y aunque avanzó que tiene un "respeto exquisito" siempre por los ejecutivos colombianos mantiene la opinión de que allí y en otros lugares "cuanto más fuerte permanece el Estado más cerca está la paz" y denosta totalmente que se pueda "equiparar el Estado con los terroristas guerrilleros". Aznar destacó sobre lo que está ocurriendo en Colombia: "La democracia no es equiparable a las acciones de los terroristas guerrilleros". El expresidente español comprende "los deseos de paz de todos los seres humanos de buena voluntad" pero mantiene que "la política" es otra cosa. En esa línea, abogó por construir un "Estado fuerte" y rechazó el término "justicia transicional". Dice que no sabe lo qué es eso.

José María Aznar quiso meterse hoy en todos los charcos sobre Latinoamérica. Ante una cuestión sobre las elecciones presidenciales en Argentina el 25, el expresidente español se decantó "porque le vendría bien un cambio" a ese país. En Brasil lamentó la sucesión de escándalos y corrupción y denigró su "economía subsidiada que provoca un país no competitivo". En México no quiso atacar personalmente al presidente Peña Nieto pero sí señaló que hace falta un "Estado que no falle, y si eso ocurre la única enmienda es más Estado, no un Estado más grande pero sí más poderoso".

Y, finalmente, sobre la situación en Estados Unidos, José María Aznar lamentó la "problemática" de su actual "ausencia de liderazgo", apuntilló que Obama está cometiendo "más errores de los deseados" y se pronunció a favor de un próximo candidato a presidente del partido Republicano que hable español, "porque será más fácil entenderse". Aznar recordó que tanto Jeb Bush como Marco Rubio hablan español y comprenden nuestra cultura y eso es lo que "a España le interesa".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información